13 junio 2017

Carrera de La Antigua en Valladolid

Buen martes amig@s,

Aprovechando que llevo unas semanas por España, el pasado domingo participé en mi ciudad natal, Valladolid, de la versión #23 de la Carrera de La Antigua, Gran Premio Laboral Kutxa, organizada por el Club de Atletas Populares. La Antigua, para los que no conozcáis “Pucela”, como se conoce coloquialmente a Valladolid, es una de las iglesias más famosas de la ciudad, especialmente por su estilizada torre románica del siglo XII que se destaca contra el cielo. 


La ruta, sobre una distancia de 8.2 kilómetros, tuvo su salida en la Plaza del Portugalete al lado de la Catedral de Valladolid, y discurría al lado de lugares muy emblemáticos del centro histórico de la ciudad, incluyendo algunos en los que pasé muchas horas estudiando, o mejor dicho haciendo que estudiaba jajaja, como el Colegio San José o la Facultad de Derecho.



Como en anteriores oportunidades mi hermano Carlos no quiso dejarme solo y me acompañó en la línea de partida, mientras que mi cuñada Raquel se encargó de tomarnos fotos para la “taquilla”. Siempre es un placer correr con Carlos y compartir el enorme entusiasmo que siente por el running. De hecho me ha dicho que tiene la ilusión de correr en el futuro la Maratón de Panamá, otra prueba más que sumar a su extenso palmarés de 111 maratones completadas a lo largo del mundo.


En cuanto a participantes fuimos alrededor de 500 los inscritos, no una elevada cantidad pero si con un altísimo nivel competitivo. Y es que en Europa y sobre todo en España los corredores recreativos actualmente son minoría, a diferencia de lo que sucede en Panamá. También me llamó la atención el pequeño número de mujeres frente al de varones, solo un 19% versus 81%, cuando en Panamá en una prueba corta como esta te puedes encontrar casi con un 60% a favor de las mujeres. 


En cuanto a la organización cumplió muy bien, aunque hubo algunos aspectos como la ausencia de baños portátiles o de hidratación en la ruta que en Panamá son temas vitales en los que nunca te puedes descuidar. Obvio fliparon cuando les comenté que en la Santa´s Race para solo 5 kilómetros instalamos siempre dos puestos de hidratación en la ruta y otro en meta, todos ellos con tinas de hielo, y con una previsión de casi dos litros y medio de agua fría por participante. Cada vez me reafirmo más en que las condiciones climatológicas que nos toca sufrir a los runners en Panamá son salvajes, y en la idea de que el corredor que logre terminar en Panamá un Maratón, lo podrá hacer ya en cualquier parte del mundo.


Volviendo al tema de la carrera, de salida debíamos dar un pequeño loop para abrir boca y luego dos vueltas al recorrido, incluyendo bastantes giros y zonas con piso de empedrado. Sinceramente fue una bonita experiencia correr de nuevo en casa, a pesar de que las sensaciones no fueron las mejores, pero tengo que dar gracias de que me encuentro bastante recuperado de las lesiones que me han tenido corriendo a medio gas los últimos meses. 




Mi hermano Carlos, una verdadera inspiración para cualquier corredor
Para la próxima semana comienzo ya con el plan específico para la Maratón de Medellín donde participaré con Tere a mediados de septiembre, así que hay que recuperar la confianza y volver a ser constante en los entrenos.


En este ENLACE podéis leer la crónica de la prueba de mi hermano Carlos, en este otro los RESULTADOS, y aquí fotos de PERSIGUEME, algunas de las cuales he tomado prestadas para ilustrar la entrada.

Fuerte abrazo y nos vemos pronto de nuevo en la Ruta!


FER

2 comentarios :

  1. Estupenda crónica, como todas las tuyas, de unos momentos cargados de emociones por todo lo que significa volver a correr tantos años después con mi hermano pequeño del alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, la verdad que la admiración es mutua y por supuesto nos quedan muchos más kilómetros que recorrer juntos.

      Besos,

      FER

      Eliminar