TRADUCTOR / TRANSLATOR

25 marzo 2019

PASIÓN POR LOS TRILLOS

Muchos corredores se aventuran cada vez más a realizar sus entrenamientos y rutinas de ejercicio no solo en áreas pobladas, sino también en zonas de montaña y bosques. El deseo de escapar de las ciudades, descubrir nuevas rutas, respirar aire puro y estar en mayor contacto con la naturaleza, son incentivos muy atractivos para incorporarse al llamado trail running. Correr en caminos y trillos presenta significativas diferencias a considerar respecto del running urbano tradicional, como por ejemplo el terreno sobre el que se corre, la técnica, la seguridad o el equipo.

A TENER EN CUENTA

Cuando se corre en zonas urbanas la superficie sobre la que se pisa será mayormente de asfalto, concreto u otra superficie rígida y estable. En áreas de montaña y bosque en cambio la superficie será por lo general de tierra y más irregular, incluyendo la presencia frecuente en la ruta de rocas, raíces y otros elementos de la naturaleza. También es usual que estos caminos y trochas estén en parte enlodados, y nos encontremos desde agua estancada, hasta tener que sortear pequeñas quebradas en la época de invierno. En cuanto al perfil de elevación de los caminos y trillos de montaña, en la mayoría de los casos contendrán numerosos columpios, puesto que seguirán en su trazado el relieve natural del entorno.


Por este motivo, al correr en montaña y bosque deberemos ir muy pendientes del terreno que tenemos delante, sobre todo en bajadas pronunciadas y cuando haya rocas y piedras sueltas. La visión debemos mantenerla en la ruta, anticipando la trayectoria que vamos a seguir en cada momento, y previendo dónde vamos a ubicar cada uno de los apoyos de nuestros pies. No podemos perder la concentración ni un segundo, puesto que una pequeña distracción puede provocar que acabemos tropezando o resbalando, y sufrir desde magulladuras a una lesión de mayor alcance como un esguince o fractura.


En la naturaleza el ritmo y la distancia recorrida son conceptos muy relativos, ya que por lo irregular del terreno y el perfil cambiante, no debemos hacer comparación con la velocidad a la que usualmente entrenamos en zonas urbanas. Adicional, cuando afrontemos subidas muy pronunciadas muchas veces no será eficiente correr, ya que malgastaremos energía, siendo más recomendable caminar con zancadas cortas y rápidas.


Correr acompañado de por al menos otra persona puede sernos de gran ayuda, tanto si tenemos cualquier emergencia de salud, como para sentirnos seguros y protegidos del entorno. Cuando lo anterior no fuera posible, es conveniente dejar aviso con algún amigo o familiar del recorrido previsto, y la hora estimada de retorno. En la naturaleza es frecuente que haya tormentas eléctricas y lluvia, por lo que tomaremos la precaución si vamos a correr por largo tiempo de llevar con nosotros una pequeña mochila donde guardar un impermeable, una botella con hidratación, algo de comer como frutos secos o barritas energéticas, y documentación personal. Aunque el celular puede ser funcional en algunos casos, en la mayoría de las locaciones no tendremos cobertura.


EQUIPO Y CALZADO

En cuanto a nuestra vestimenta podemos usar la ropa habitual de correr en la ciudad, aunque resultan muy prácticos tejidos que resistan enganchones, y en las piernas usar licras largas nos evitará arañazos con la vegetación. Nuestro calzado debe ser resistente, y que cumpla con los requerimientos de tener una buena estabilidad, amortiguación y tracción. En este sentido la suela de los calzados específicos de trillo se diferencia a simple vista de la de los modelos de asfalto, con numerosos y sobresalientes tacos de caucho de alta resistencia para un buen agarre. Otra característica es que los calzados para trail son más resistentes que los de ruta, con numerosos refuerzos para darles mayor rigidez y durabilidad.


BROOKS CASCADIA

El modelo Cascadia es uno de los calzados más populares entre los corredores amantes del trail a nivel mundial. La nueva versión 13 ya está a la venta en el mercado local, y se caracteriza por ser una zapatilla que cumple con alta nota ante los requerimientos de correr en terrenos de montaña y caminos: buena amortiguación, excelente soporte, gran tracción y alta transpirabilidad.


La Brooks Cascadia 13 trae además un upper mejorado que favorece el ajuste y la comodidad, sin demeritar la robustez de los materiales que la protegen ante piedras, ramas y otros elementos de la naturaleza con los que se pueda enfrentar.


Si todavía no has descubierto los atractivos de correr en trillo, no esperes más y disfruta de la naturaleza. No te arrepentirás!!!

No hay comentarios :

Publicar un comentario