28 abril 2014

Estrés al Volante

SEGURIDAD ANTE TODO



Buen lunes compañer@s:

En el día de ayer publiqué una nueva colaboración en LA ESTRELLA DE PANAMÁ, dentro de la sección FACETAS. El tema elegido en esta oportunidad fue el de la conducción, el peligro de manejar con estrés, cansado, sin la debida atención, y como incrementar la seguridad tanto para uno mismo como para los demás usuarios de la vía. A veces uno no sabe porqué suceden las cosas, pero a las pocas horas de salir publicado nos enterábamos con tristeza de un nuevo atropello a un grupo de ciclistas locales cuando un camión infringiendo varias normas de tráfico los embistió. La peor parte se la llevaron Karen Lezcano y Dante Spano, pero por fortuna pudieron salvar la vida y contarlo. 

Karen Martinelli
Karen Lezcano
Hoy Karen subió al facebook unas impactantes fotos de sus heridas, cortes, y raspaduras que solo de verlas te ponen a pensar como tuvo que ser el golpe y el susto que se llevaron. No he querido ponerlas acá sin su permiso, pero de verdad que algo más debemos de hacer toda la comunidad deportiva de Panamá para crear conciencia de que los ciclistas, - y ocasionalmente también los corredores -, somos usuarios de la vía, y no unos molestos obstáculos a los que golpear como si se tratara de pines de una bolera. Mucho ánimo a ambos, y a recuperarse para estar muy pronto de nuevo en la ruta pedaleando y zapatilleando.

En cuanto al artículo podéis verlo online en el siguiente LINK, la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada.

Fuerte abrazo,

FER

Consejos conducir


>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

ESTRÉS AL VOLANTE


Conducir un auto debería ser una actividad relajante por la sensación de poder y libertad que conlleva, pero nuestra frenética vida diaria lo ha convertido en una obligación muchas veces estresante.

La imagen de las principales arterias de ingreso a la ciudad cualquier día laboral en la madrugada no suele ser otra que la de largas filas de vehículos sin casi separación luchando por cada espacio, intentando ganar cada metro que se pueda adelantar respecto de otros usuarios. Los arcenes que deberían ser áreas destinadas solo a emergencias o para facilitar alguna maniobra, se convierten en carriles adicionales que con frecuencia solo sirven para postergar el tranque o embotellamiento, provocando adicional situaciones de mucho riesgo con rápidos adelantamientos. Las normas de circulación y la solidaridad debida entre conductores desaparecen, convirtiéndose la carretera nunca mejor dicho en “una jungla de asfalto”, donde pareciera siempre acaba triunfando la ley del más fuerte, del más vivo, del que arriesga más una posible colisión.

Con estos antecedentes, y por muy buena predisposición y ánimo con el que nos levantemos en la mañana, es casi imposible no terminar agarrando rabia y malhumorados teniendo que sufrir estas situaciones al volante un día si y otro también. Toda esa tensión que se acumula mientras se maneja acaba por ser nefasta no solo para nuestros reflejos y capacidad de reacción, sino también para nuestra salud y bienestar general.

MANEJANDO EL ESTRÉS

Mucha de la tensión y ansiedad que acumulamos al manejar tiene su origen en la necesidad de cumplir un horario, y llegar a un sitio en un tiempo determinado. Por ello es recomendable salir siempre con antelación suficiente para evitar que tranques o imprevistos nos pongan contra el reloj. Actualmente los medios de comunicación y sobre todo redes sociales como @traficologo o @protegeryservir, son un excelente instrumento para mantenerse informado de accidentes, embotellamientos o cortes de calles, pudiendo planear así rutas alternativas.

Cuando estemos en medio de un tranque, realmente no hace sentido estar cambiando constantemente de carril, con acelerones, o encimando al vehículo que nos precede. La ganancia de tiempo será mínima comparada con el estrés y el riesgo adicional de sufrir una colisión. Aunque creas tener la razón, no es recomendable ponerse a discutir de carro a carro con otro conductor, insultarlo o realizar gestos obscenos. Nunca se sabe quién es el otro conductor, su estado mental, incluso si puede ir armado, pudiendo desencadenarse una situación de alto riesgo.

DESPLAZAMIENTOS EN LA URBE

Para desplazarse a algún compromiso o reunión dentro de la ciudad, muchas veces resulta más conveniente dejar el carro propio estacionado y servirnos del transporte público, ya sea selectivo o colectivo. Hasta hace tan solo unos años en la ciudad capital se notaba bastante la diferencia en el volumen del tráfico entre las horas punta y las que no lo eran, pero en la actualidad el flujo vehicular se mantiene prácticamente constante durante todo el día en las principales calles y avenidas. Tomar un taxi por ejemplo nos elimina no solo el tener que manejar en un tráfico pesado, sino también la dificultad y pérdida de tiempo de encontrar estacionamiento cerca de nuestro destino.

PROFESIONALES DEL VOLANTE

Si la conducción supone por si misma un factor de estrés para muchas personas, especialmente lo es para aquellas que hacen del manejo su modo de vida. Conductores de taxis, autobuses y camiones de carga pasan muchas horas seguidas al volante, acumulando cansancio y tensión que puede llevarlos a perjudicar seriamente su salud. Respetar los periodos de descanso es fundamental, teniendo precaución de no ingerir comidas muy pesadas, ni tomar alcohol u otras sustancias que afecten a los sentidos y la capacidad de reflejo durante el manejo.

CONDUCCIÓN NOCTURNA

Durante las horas de la noche se produce un acusado descenso del tráfico vehicular que se estima hasta en un 70%, pero de modo paralelo se suele producir un aumento en el número de accidentes de entre un 20% a un 30%. Dentro de lo posible hay que evitar manejar de noche, sobre todo cuando se trata de las últimas horas del día a las que el conductor llega cansado física y mentalmente. En esos momentos el único pensamiento del conductor suele ser llegar cuanto antes a su destino y así poder finalmente descansar, por lo que tenderá a incrementar la velocidad y evitará paradas para tomar aire y estirar las piernas. En estas condiciones de cansancio la probabilidad de un accidente se incrementa.

TRANSPORTE ESCOLAR

El transporte colectivo escolar facilita mucho la vida de aquellas familias con hijos en edad estudiantil, porque pocas situaciones hay tan estresantes como tener a diario que llevarlos temprano en la mañana a sus respectivos centros. Para complicar más la cuestión, algunos de los colegios son muy estrictos con este rubro, cerrando la puerta a la hora en punto, y obligando a los padres o familiares al inconveniente de tener que estacionarse y completar una boleta de tardanza. Nunca he visto tal situación de angustia y caos como cerca de algunos de estos planteles, en los que según se acerca la hora de entrada se ve a conductores cometiendo infracciones tales como manejar en vía contraria, cruzarse de un sentido a otro saltándose medianas, e incluso conducir montados en las aceras peatonales. Tal es el nivel de estrés asociado a la entrada de los colegios que cualquier medio es justificado para obtener el fin perseguido, sin importar si con ello se afecta a otros padres o usuarios de la vía.

No hay comentarios :

Publicar un comentario