TRADUCTOR / TRANSLATOR

07 octubre 2019

Circuito City GAMBOA 2019

Buen lunes amig@s:

Ayer se celebró la quinta y última prueba del CIRCUITO CITY Scotiabank 2019, correspondiente a la tradicional Media Maratón de Gamboa. En lo personal, y creo que en esto coincido con otros muchos corredores, esta prueba tiene algo especial que provoca que año tras año queramos ser de la partida. En ello tiene mucho que ver la ubicación de la zona de salida y meta en Gamboa, así como la propia ruta que discurre entre vegetación por el Parque Nacional Camino de Cruces. 


Acostumbrados a correr muchas de las pruebas que se celebran en la ciudad capital en la Cinta Costera, Costa del Este y otras áreas urbanas, la Media Maratón de Gamboa supone un hábitat natural completamente diferente, y más en un día como el de ayer que estuvo metido gran parte de la mañana entre brumas que le dieron un ambiente espectacular.



El recorrido este año sufrió una pequeña modificación, ya que en la parte inicial no se completó el cruce del Lago Gamboa por el vetusto puente de madera junto a la línea de ferrocarril, sino por el puente nuevo recientemente inaugurado. 


Algunos de los que hemos completado ya bastantes ediciones de esta prueba, como es mi caso en 10 oportunidades, sufrimos cierta nostalgia de no correr entre esos tablones que te ponían en alerta para evitar tropiezos y caídas, pero hay que reconocer que la logística de la prueba se hacía cada año más complicada al tener que compartir los corredores un estrecho carril con los autos en ambos sentidos. El precioso paseo de los bambúes que era un spot imperdible de esta prueba también ha desaparecido de las fotos, pero el progreso a veces exige sacrificios e imagino no había otra ubicación donde anclar el puente.

Entrando ya en materia, el domingo hubo que madrugar a las tres de la mañana para tener tiempo de desayunar, en mi caso cafecito y panqueque 🍵🍞 que es lo que mejor me entra a esas tempranas horas. Luego la visita obligada al baño para aliviar la tensión 💩 jajaja, y el ritual de ponerse la "armadura" obviamente seleccionada durante los días previos, porque el hecho de que vayamos a hacer ejercicio, no está reñido con que nos guste ir bien combinados. 

En la partida junto con mi amigo Ariel, aka BobDestruye :)
Este año se notó que la gente fue con mayor antelación al sitio, porque faltando todavía hora y media para la partida ya había fila de carros en la calle que conecta el Parque Summit con Gamboa. Creo que a diferencia de otras carreras donde la gente llega, corre y al rato se va, esta prueba del Circuito se toma con otra mentalidad, no solo por ser la última y completar lo que para muchos es un enorme desafío, sino por el fenomenal ambiente y camaradería que se forma al final entre los diferentes grupos de corredores. 


En este tipo de pruebas son tantos los amigos y conocidos que uno tiene que te la pasas saludando y tomando fotos para la "taquilla", jajaja, es que si no hay fotos es como si no hubieras ido 😂😂😂😂.  Como viene siendo habitual los últimos años, la modalidad principal era la individual de 21 kilómetros, pero también existía la posibilidad de completar la distancia en relevos de tres personas, haciendo cada uno un tramo de 7 kilómetros. 


Puntualmente nos citaron a la salida y allí se formó una tremenda columna de corredores ansiosos por escuchar la cuenta regresiva y salir a completar la carrera. Cincooo,... cuatrooo,... tresss,... dosss,... y ya no hizo falta el uno porque toda la adrenalina contenida por muchas semanas se soltó de golpe.


De inicio tuvimos una pequeña loma para ir acelerando la respiración y carrera en dirección a la salida del hotel entre los barracones de madera de la antigua zona canalera. En la punta obviamente los equipos más rápidos de relevos buscando ganar segundos al reloj, mientras los corredores cruzábamos el puente sobre el lago como salidos de una tercera dimensión. 


El clima la verdad que estuvo espectacular, fresco y nublado casi todo el recorrido, lo que ayudó a que la hidratación fuese menos esencial que en otras oportunidades. 


Tras cruzar el nuevo puente llegó el ascenso en dirección al Centro penitenciario del Renacer, y de allí un sube y baja constante por los siguientes kilómetros hasta alcanzar el punto de relevos, el cual con la modificación del recorrido, se desplazó algo de ubicación. Al haber 300 equipos inscritos y funcionar ese punto tanto para el cambio del primer relevo como del segundo, era impresionante la cantidad de participantes y espectadores animando cuando uno pasaba por allá. La verdad que te daba una energía adicional para afrontar la dura loma del "Red Tank", que ya no es red pero todo el mundo la conoce así. 


Una vez superada la misma se llegaba a la recta más larga de todo el recorrido, aproximadamente de un kilómetro, en la cual uno podía tomar referencias sobre los corredores que iban por delante. A esas alturas de carrera ya no había casi grupos, sino mayormente una fila interminable de corredores jadeantes buscando llegar a la mitad de la prueba. Después de pasar por la entrada del Summit es que me crucé con los primeros corredores, encabezados por uno de los equipos de relevos de los Expreso Runners, y muy cerquita el primer corredor de la modalidad individual, el policía de frontera Elkin Mena. 

Elkin Mena el ganador corriendo en solitario con enorme ventaja
Me saludé con él y ya con más de 11 kilómetros a sus espaldas le sentí con muy buen ritmo. Los siguientes corredores venían ya a bastante distancia, por lo que me quedó claro que si no le pasaba algún percance, sería el ganador con gran diferencia. 

Me seguí cruzando con el resto de punteros hasta que yo mismo llegué a las alfombras de control del retorno, y ahí pude ver todo lo que venía en mi persecución. Me dije a mí mismo "Fer, aprieta el fuas" que te van a pasar por encima 😆. Después de un rato me crucé con Tere 💑 y ahí nos saludamos, la vi con buena cara y ritmo, así que eso me dio tranquilidad. 


Al pasar de nuevo por el punto de relevos ya con 14 kilómetros encima los gritos de ánimo se redoblaron. En el medio de la calle solo quedaba un estrecho pasillo por donde pasabas chocando manos y recibiendo porras. La verdad que a pesar del cansancio uno se emocionaba, creo es lo más cercano al running en estado puro que uno puede sentir en una carrera de Panamá. 


La última parte del recorrido tiene el perfil más llevadero de la prueba, ya que como dice el refrán "todo lo que sube, baja", así que tocaba apretar los dientes e intentar no perder muchas posiciones. De todos modos la prueba acabó pasando factura a varios de los punteros, a los que vi teniendo que caminar parte en los kilómetros finales. 

Regresando por el puente con la ganadora Egris Arias
La Loma de la Muerte. Podría ser el título de una película, quizás lo sea, pero en este caso se refiere a la subida que da acceso al hotel en el último kilómetro y que te saca las pocas energías que uno tiene. Gracias a los amigos que había animando no me puse a caminar, porque ya a esas alturas de la prueba, subir esa loma es casi como ascender al Everest con un brazo amarrado a la espalda 💣.


De allí a meta la bajada final y esa recta interminable donde de nuevo se reproducían las porras y gritos de ánimo, acompañados en este caso por Hector Villarreal en la megafonía de la prueba. Tiempo oficial de 1h 28.43, puesto 22 absoluto y 2° de la categoría. Satisfecho de poder seguir completando esta carrera después de tantos años.


Tomé algo de hidratación en las toldas de los patrocinadores, incluyendo una cerveza bien fría, y esperé a que llegara Tere a meta. Su registro 1h 57.30, sexta de la categoría, y mejor tiempo de sus cinco Gamboas. Al llegar la pusieron la correspondiente medalla, pero yo creo que más ilusión le hizo el chorizo recién salido de la parrilla que había pedido para ella 😉.

En cuanto a los ganadores, en categoría masculina no me equivoqué, y Elkin Mena se impuso con mucha solvencia y un excelente registro de 1h 12.40, mientras que la venezolana Egris Arias hizo lo propio con 1h 28.23.

Los tiempos tanto individuales como de los equipos de relevos están disponibles en el siguiente enlace:


En total aparecen registrados 1,618 corredores, 718 que completaron los 21 kilómetros y 900 en la prueba de relevos. Con estos datos las cinco pruebas del Circuito City se ubican hasta la fecha en las cinco primeras posiciones del 2019 en cuanto a carreras con mayor número de participantes. Todo un éxito que a buen seguro se repetirá en el 2020, en el que ya nos comentaron habrá sorpresas. Felicidades al equipo Organizador liderado por Cristy y Pia, así como a Corredores del Istmo por la operación de las pruebas.

En cuanto a fotos del evento hay muchos álbumes, así que os adjunto unos cuantos enlaces para que podáis buscaros y descargar vuestras imágenes. 




















Valentina y Estefanía, las hermanas Peña compartiendo ruta

En el Circuito City todos tienen cabida

Daniela Araujo corriendo en relevos esta vez

Gilberto Guevara completó su fondo en preparación para la Maratón de Panamá

Pura actitud, incluso subiendo loma

El Team Ferchi al completo, con Olivier abriendo la punta
Al más puro estilo RUN HAPPY

Pame Valencia con su medalla de finisher

La gente feliz de completar el Circuito
Luciendo las medallas, Felicidades !!!

Oyeden Ortega terminó su primer Gamboa

Andrea Fauerso cansada pero feliz

Las tres mosqueteras, Cristy, Pia y Tere

Se me quedan muchas cosas en el tintero, pero no quiero atrasar más la entrada. Felicitaciones a los ganadores y a todos aquellos que tuvieron la determinación de enfrentar esta dura ruta.

Saludos,


FER

No hay comentarios :

Publicar un comentario