24 agosto 2014

Sexteto de Viento

Buenas tardes amig@s,

Aprovechando un pequeño descanso en las "agradables" tareas caseras de los domingos por la tarde, las cuales incluyeron hasta arreglar un microondas (impresionante lo que uno aprende en youtube), os cuento que esta mañana completamos con éxito el fondo dominical que teníamos programado en el team G-e-o-r-g-E de 2h30. Las instrucciones de la Doctora eran que debía ser una corrida relajada, conversando y sin exigirse demasiado. Esta semana habíamos comido bastante asfalto, y aunque las patas ya no estaban para grandes alegrías, se nota que los entrenos van dando sus frutos de cara a las maratones que se vienen en la segunda parte del año.

Para la ocasión se formaron diversos grupos con diferentes locaciones y horarios, eligiendo el nuestro salir del Biomuseo a las 5.00 am. Mi amigo Patrick me protestó un poco por tener que madrugar tanto un domingo (me dijo algo que no entendí de merde o algo así), pero bueno, lo normal para ser francés,...jajaja,...aunque creo que luego se alegró de haber iniciado de noche. En lo personal prefiero acostarme temprano y ganarle terreno al sol, que terminar un fondo de estos largos tipo 8.00 am deshidratado. Por fortuna la climatología hoy estuvo excelente, con el cielo nublado, así que ni los lentes oscuros nos hicieron realmente falta.

Adicional a Patrick también se sumaron a la "locura" Johann Jurado, Abdul Yair, Anel Grimaldo, y Carlos Ayala, completando yo el sexteto. Si tuviera que definir que tipo de sexteto fue, no diría que fue de cuerda sino mas bien de viento jajaja,... y es que las cenas de anoche (pizzas, cakes y otras delicatessen) causaron estragos en los aparatos digestivos de varios de los integrantes del grupo. No daré más detalles :)

Corro con George

De Amador tomamos la opción de agarrar ruta dirección CC3, luego CC2, CC1, retornando en Paitilla por el mismo recorrido hasta Causeway, giro en Isla Flamenco, y final en el punto de partida del Biomuseo. Los seis tenemos un nivel atlético parecido, así que la mayoría del tiempo fuimos muy cerca los unos de los otros, formando mini-grupos y pendientes de si alguno tenía un inconveniente. Siempre he pesando que esa es la manera correcta de salir a correr en conjunto, apoyarse y ayudarse a mejorar, pues de otro modo si cada uno va por libre a cuchillo como si fuera competencia mejor correr solos. 

Aunque hubo algunas pequeñas diferencias en el tiempo y kilómetros recorridos, Carlos y yo llegamos a completar justo 30 km en las 2h30, acelerando un poco en los kilómetros finales para compensar el ritmo más lento en la salida. Obvio terminamos cansados, porque 30 km no se fuman en pipa como se dice, pero en verdad fue muy grato y se nos pasó el entreno más rápido que otras veces. Como dato curioso a pesar de llevar hidratación, beber en varias plumas a lo largo del recorrido, y meterme más de un litro de batido de proteína a la llegada, mi peso bajó en casa a 144.4 libras, lo que indica lo exigente de hacer fondos en estas latitudes.

Durante el trayecto vimos a muchísimos runners y ciclistas, algunos conocidos y otros anónimos, con los que casi siempre hubo un "vamos" o un pulgar hacia arriba. Ante todo buena camaradería pues al final tod@s somos compañer@s de ruta.

Fuerte abrazo y a iniciar con ánimos la semana,

FER


No hay comentarios :

Publicar un comentario