TRADUCTOR / TRANSLATOR

25 septiembre 2018

12 Meia maratona do Porto

Hola de nuevo amig@s:

Algún tiempo sin escribir puesto que hemos estado de viaje por Europa, pero como ya estamos de regreso a Panamá, os quiero compartir la experiencia que tuvimos Tere y yo en la MEIA MARATONA DO PORTO organizada por Sport Zone.


Llegamos la semana antes de la prueba a España vía Madrid-Barajas y de allí nos trasladamos hasta Valladolid, mi ciudad natal, donde estuvimos con parte de mi familia y realizamos algunos entrenamientos por la zona de los pinares y también por los alrededores del estadio de fútbol José Zorrilla (aupa Pucela jajaja).

Comentar que este año somos de nuevo de primera división, y adicional el equipo está de moda porque lo ha comprado Ronaldo "el gordito".

El Pinar de Antequera en Valladolid


Estadio de fútbol José Zorrilla
El clima nos acompañó todos esos días y fue muy agradable correr en esas condiciones, con una temperatura de entre 25 a 30 grados pero sin humedad. A pesar de entrenar algunos días más de hora y media, era sorprendente que la ropa y las zapatillas terminaban casi secas.

Desde Valladolid nos fuimos a mitad de semana hasta tierras Gallegas, más concretamente hasta la localidad de O Barco de Valdeorras en Orense, donde reside mi hermano Carlos que también estaba inscrito a la prueba. Allí completamos el viernes nuestro último fondo previo a la carrera, un trote suave de casi dos horas por las orillas del río Sil, pasando por pequeños pueblos y agradables paisajes de huertas y cultivos. A Tere le fascinó especialmente la estrecha pasarela sobre el río de Penouta jajaja, allí se graduó contra sus miedos a las alturas y estructuras inestables.


Tere se creía como en el "Titanic" 
Con Miguel y mi hermano Carlos del Club Trotadas de O Barco
La localidad estaba en fiestas y había al lado de la casa de mi hermano bastantes atracciones y puestos de feria, por lo que decidimos viajar ese mismo día hasta Portugal y así evitar la estridente música y los gritos de los feriantes por la noche (incluyendo el "Enriqueta, que se te mueve la te..").

Nuestro primer punto de destino fue Guimaraes, el sitio donde se afirma nació Portugal, una localidad preciosa llena de edificios históricos a cual más sorprendente. Pasear por sus calles en la noche después de cenar de forma pantagruélica en el restaurante Etcétera -super recomendable-, fue algo que recordaremos toda la vida.


Al día siguiente nos trasladamos hasta Porto y lo primero que hicimos fue visitar la feria del corredor para retirar los dorsales. Esta estaba ubicada en un centro comercial cerca del Estadio do Dragao, donde juega el equipo de fútbol en el que milita desde hace varias temporadas Iker Casillas. 


Después de tomarnos unas fotos por allí y de hacer sentir nuestra presencia istmeña, incluyendo algunos gritos por mi parte, sofocados por Tere, de "Bolillooooo, sácales la chu..." jajaja. Buscamos nuestro alojamiento y procedimos una vez más a llenar el tanque,...uffff, que bien que se come en Portugal y además económico. Hemos comido más bacalao que en toda nuestra vida. Tere la verdad temía que al día siguiente en vez de correr iba a tener que rodar jajaja :)

No se puede visitar Porto y no ir a lugares tan emblemáticos de la ciudad como la librería Lello, considerada como una de las más bonitas del mundo y donde J.K. Rowling se inspiró para escribir algunos de los pasajes de la saga Harry Potter. La verdad que el sitio es muy curioso, aunque saturado de gente que quiere tomar fotos como si en ello le fuera la vida. Ya desde hace varios años hay que pagar entrada para poder visitar la librería y las colas en la calle son enormes. De todos modos, merece la pena la espera.


La "Hermione" panameña 


También estuvimos dando un paseo por la zona antigua donde hay varias iglesias con preciosos azulejos en sus paredes, la estación de tren de Sao Bento, y como no podía faltar, por la orilla del río Duero que atraviesa la ciudad, incluyendo el famoso puente metálico de Luis I.



Entrando ya en materia, el día de la prueba, y a diferencia de las jornadas anteriores que habían estado soleadas, amaneció con una espesa neblina que cubría toda la zona de la desembocadura del Duero.


Cuando salimos a la calle sentimos de una vez que la temperatura estaba más fresca de lo previsto, seguramente ideal para los corredores europeos, pero algo desapacible para estos dos "flacos" llegados del istmo. Tuvimos que dejar el carro algo alejado de la zona del circuito, y desde el área de meta montamos en buses que la organización había dispuesto para llevar a los corredores hasta la salida, distante a unos 7 kilómetros.


La ruta de 21 kilómetros contemplaba un recorrido en su mayoría plano, el cual discurría casi en su integridad por las orillas del río Duero. La salida estaba ubicada en el Ponte do Freixo, y tras los primeros kilómetros y tras de cruzar por el puente Luis I, corrimos un loop por la otra orilla en el área de las bodegas de Gaia. Completado el kilómetro 13 la ruta regresó al margen del Duero perteneciente a Porto, finalizando la prueba en las inmediaciones del Jardim do Calem.

Tere y Carlos en su corral sonrientes antes de la partida
Al lado del río había bastante brisa que entraba del mar y hacía bajar la sensación térmica, así que me refugié enseguida en mi corral protegido por otros corredores, mientras que Tere y mi hermano Carlos lo hicieron en el suyo. 

Foto: www.meiamaratonadoporto.com
El evento contemplaba una mini maratona de 6 kilómetros y la media maratón de 21 kilómetros, distancia en la cual estábamos inscritos más de 4,000 corredores. Poco antes del pistoletazo de salida y rodeado de corredores de 50 países, sentí gran emoción cuando por la megafonía fueron nombrando las naciones presentes y citaron a Panamá como único país centroamericano. Es algo que te pone los pelos de punta y te acelera la respiración. En esos momentos imaginé cómo se debía sentir Tere en su corral y la emoción que la debía embargar. 

Foto: www.meiamaratonadoporto.com
Todos esos pensamientos se disiparon en un instante cuando nos dieron puntualmente la partida y aquella enorme serpiente multicolor se puso en movimiento. Como no podía ser de otro modo, poco a poco los corredores nos fuimos ubicando según el ritmo de carrera, encabezados por los atletas africanos que dominan habitualmente las pruebas de fondo. 

Foto: www.meiamaratonadoporto.com
Os comento que esta prueba es una de las más rápidas de la distancia a nivel mundial, y ha visto coronarse como ganadores en anteriores ediciones a atletas de la talla de Paul Tergat, Samuel Wanjiru, Zerzenay  Tadese y al mismísimo Haile Gebrselassie.

Foto: www.meiamaratonadoporto.com
En el loop que hacíamos por Gaia nos cruzamos precisamente todos los corredores, y fue alucinante ver el lote de punta en ese momento con unos 12 africanos que iban literalmente volando sobre el asfalto. A pesar de los miles de participantes también pude saludarme con Tere y con mi hermano Carlos que iban casi juntos. Esta es una de las ventajas de los circuitos que no son lineales. 

Foto: www.meiamaratonadoporto.com
En la rama masculina los atletas de Kenia impusieron su ley copando las tres primeras posiciones con Mike Kiptum (1h00.53), Abraham Kasongor e Ismael Chelanga. Por parte de las mujeres, la keniana Susan Kipsang se alzó con el triunfo (1h11.06), seguida de su compatriota Sharon Jemutai y la ugandesa Juliet Chekwel. 


Por lo que respecta a nuestra participación, yo tenía en mente correr en lo posible a ritmo constante cercano a los 4 minutos por kilómetro, y la verdad que me sentí contento ya que en la parte final pude cerrar superando a bastantes corredores. Tiempo en meta de 1h 26 y otra media maratón más para el palmarés.





Tere por su parte había entrenado muy bien con la idea de mejorar su marca de 1h 59, y a pesar de que perdió algo de ritmo debido a los numerosos tramos de adoquinado (pavés) a los que no está acostumbrada, logró su objetivo llegando feliz y orgullosa a la meta con la bandera de Panamá al aire y registro de 1h 56.

 



Cada día me sorprende más el entusiasmo y determinación que le pone Tere al running para ser una corredora recreativa, y cómo le ha cambiado a mejor la vida por hacer deporte,...claro ejemplo, el conocerme a mí :)  jajaja!!!

Mi hermano Carlos llegó poco más tarde también a meta, sumando otra prueba a su impresionante curriculum deportivo,... lleva más de 100 maratones y casi el mismo número de medias. Con mi hermano Carlos tengo precisamente una afinidad especial para estos temas "runeriles", ya que con él completé mi primera maratón en Valladolid allá por 1987; corrimos también juntos en la maratón de Donosti solo un mes antes de venirme a vivir a Panamá en 1998; y entramos de la mano en meta de su maratón número 100 en la de Montes Torozos en 2015. De seguro no será esta la última vez en que compartamos ruta juntos. Ya lo dice el refrán: "familia que corre unida, permanece unida".


Después de tomarnos las fotos de rigor con las medallas y la bandera, buscamos rápidamente un restaurante donde almorzar (nos la pasamos comiendo jejeje), ya que a las pocas horas se celebraba esa tarde en el pueblo de mi hermano una milla urbana y no tuvo que hacer mucho esfuerzo para convencernos a Tere y a mí de ser de la partida. Pero esa es otra historia que dejo para la siguiente crónica que subiré en un par de días.

Visitar y correr en Portugal es muy recomendable, lugares preciosos, gente super amable, comida rica y abundante (ya os había hablado de la comida???), así que si alguien se anima de seguro no se va a arrepentir. Os dejo el vídeo resumen de la prueba como ejemplo.


Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta!


FER

6 comentarios :

  1. Felicidades a los dos, que bien

    Sandra

    ResponderEliminar
  2. Roger Ureña Rojas

    Uf la pluma de Fer y la correa de Tere, buena combinación, excelente post mi pana, bonita carrera. Felicidades por los tiempazos son unos chiquillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando Revuelta

      Roger Ureña Rojas Muchas gracias, un placer viniendo de ti 😍

      Eliminar
  3. Daniel Vega

    Felicidades mi hermano, igual a Tere..
    �� �� ��

    ResponderEliminar