17 octubre 2016

Running y muerte súbita

Buen inicio de semana amig@s,

Espero que a pesar de ser lunes tengáis buen ánimo y determinación para afrontar una productiva semana, tanto en lo laboral y/o académico, como en lo deportivo. Por mi parte estos días pasados han estado llenos de ejercicio físico, comenzando el sábado temprano en Clayton con algo de running, enseñando a Tere el nuevo circuito de la Santa´s Race, luego spinning, algo de acondicionamiento físico en el gym, y para terminar piscina para relajar la musculatura. La verdad que nadar me encanta, y aunque soy como un plomo en el agua y no avanzo mucho, me ayuda muchísimo para evitar dolores de espalda. Creo es la mejor terapia que existe para las personas que como yo sufrimos de la espalda baja.

Ayer domingo en cambio madrugamos para ir a correr a Amador, ya que Tere tenía 28 kilómetros de fondo en preparación a la Maratón de Panamá y los iba a hacer con Domingo Wong y Fernando Mojica del grupo de Fernando Blanco. Yo inicié con ellos para luego correr con mi amigo francés Patrick, y al final terminé los últimos kilómetros de nuevo con el grupo. Gozamos de un clima excelente, nublado y amenazando tormenta todo el tiempo, pero idóneo para correr con menos calor. En la ruta coincidimos con muchísimos otros amigos y conocidos que estaban participando de los relevos de FANLYC, que placer ver a tanta gente haciendo ejercicio físico por una buena causa. 

Pasando a otro tema, y como os había comentado en entradas anteriores, este año me realicé exámenes cardiológicos (electrocardiograma, ecocardiograma y prueba de esfuerzo en cinta), adicional a exámenes completos de sangre, orina y "pupi", incluyendo hasta pruebas para descartar posibles tumores en próstata, tiroides y similares. Gracias a Dios todo ha salido bien, dada mi edad y condición de corredor de fondo, así que una preocupación menos. Más vale prevenir que curar. Este mes de octubre es una buena oportunidad para realizarse este tipo de chequeos.

Relacionado a este tema es sobre lo que escribí para la revista SPORTS & HEALTH, en su edición #101 de octubre 2016, ya que la muerte súbita en el running es un asunto de debate que está captando una enorme repercusión en los medios de prensa. 


Si estáis interesados podéis leer el artículo directamente en el web de la revista en este ENLACE, ver las páginas completas en las imágenes insertas a continuación, o consultarlo en modo sencillo de texto al final de la entrada.

muerte subita

muerte subita

Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta!

FER


**************************************************

RUNNING Y MUERTE SÚBITA
Por Fernando Revuelta

Durante los últimos años, las cadenas de televisión y el resto de medios de comunicación, se hacen eco cada vez con mayor frecuencia de noticias relacionadas al fallecimiento de corredores mientras estaban participando en alguna competencia, sobre todo en eventos de maratón. Ello ha generado una lógica alarma en la población en general, y como es obvio, en mayor grado entre los corredores y sus familiares. Los casos de muerte súbita entre deportistas no son un tema nuevo, pero con la popularización del running y del número de aficionados, pareciera que en la actualidad se producen en mayor proporción. A la tragedia que supone que durante una carrera atlética se presente en alguno de los participantes una parada cardiorrespiratoria, se suma el desconcierto ante el hecho de que en teoría los corredores habituales deberían disfrutar de un estado de salud mucho mejor que el de una persona sedentaria. Las preguntas que surgen de estas reflexiones anteriores son varias: ¿es recomendable desde el punto de vista de la salud hacer un deporte como correr?; aun considerando que la práctica de ejercicio físico moderado sea buena, ¿es aconsejable desde un punto de vista médico someter al organismo a un nivel de exigencia y esfuerzo como el de correr un maratón?; y por último, ¿aumentan las posibilidades de sufrir un caso de muerte súbita por ser corredor respecto de la población en general?

CONCEPTO Y CAUSAS

Se entiende por muerte súbita el fallecimiento de una persona en apariencia con buena salud, que acontece de manera inesperada y que tiene su origen en causas naturales debido a problemas de origen cardíaco. Los problemas pueden ser variados, algunos de ellos hereditarios, pero el proceso se presenta en forma de una parada cardiorrespiratoria acompañada de pérdida de conciencia, la cual si no es atendida de manera inmediata y eficiente con maniobras de resucitación cardiopulmonar, desencadenará en la muerte de la persona. Hay ciertos síntomas que si se presentan mientras corremos o después de terminar pueden anticipar la existencia de una posible cardiopatía, como palpitaciones o sensación de mareo.

PREVENCIÓN ES LA CLAVE

Con relación a la muerte súbita en deportistas se han realizado numerosos estudios, que aunque difieren en algunas de sus conclusiones, comparten conceptos básicos. No se pone en duda que la práctica de ejercicio físico tenga efectos beneficiosos para la salud de la población en general, pero se recomienda antes de iniciar un programa regular de ejercicios someterse a una revisión médica con el objeto de detectar posibles patologías ya existentes o situaciones que pudieran desembocar en problemas a futuro. Los estudios concuerdan en que una gran mayoría de los fallecimientos por muerte súbita que se han producido en la última década, se relacionan a corredores experimentados con patologías cardíacas que podrían haber sido detectadas con exámenes médicos previos. La conclusión es que estas personas no deberían haber competido en esfuerzos tan demandantes en los que se genera tal fatiga y estrés, situación que se agudiza si las condiciones de temperatura y humedad durante la prueba son extremas y provocan la deshidratación del corredor.

El enunciado de “más vale prevenir que curar” adquiere todo su sentido cuando nos referimos a los supuestos de muerte súbita en corredores, ya que la prevención será nuestro mejor aliado. De hecho, en algunas pruebas de mayor exigencia ya se obliga a los participantes a pasar un reconocimiento médico de modo previo, aunque este examen no suele contemplar pruebas cardíacas específicas que garanticen que el corazón del corredor está capacitado para resistir esa clase de esfuerzo.

EXÁMENES CARDÍACOS

Adicional a realizar una analítica completa, cualquier corredor habitual debería someterse a chequeo médico por parte de un cardiólogo, que incluiría como primera etapa la auscultación mediante fonendoscopio para para escuchar los sonidos cardíacos, así como un electrocardiograma básico en reposo para comprobar el funcionamiento eléctrico del corazón. El siguiente paso sería la realización de una prueba de esfuerzo, la cual sirve para monitorear el funcionamiento cardiovascular del deportista conforme este va aumentando su nivel de exigencia al trotar en una caminadora. Por último, el tercer examen recomendado sería una ecocardiografía, que consiste en una prueba de imagen para ver la estructura del corazón y detectar posibles alteraciones en sus compartimentos y válvulas.

SER RESPONSABLES

Los casos de muerte súbita en corredores no deben llevarnos al alarmismo, porque proporcionalmente no son mayores que los que se dan en otros deportes como el futbol, ni su incidencia es muy diferente a los fallecimientos que se producen por este motivo entre la población en general. Así se estima que el porcentaje de sufrir un paro cardíaco en un evento de maratón es solo de 1 cada 100,000 hombres y de 1 cada 500,000 mujeres. La responsabilidad de comprobar que estamos en buenas condiciones de salud es de cada uno de nosotros, los corredores, por lo que debemos ser diligentes con este tema, pero sin caer en un temor o psicosis que terminen por hacernos dejar de disfrutar de nuestra pasión por correr.  

**************************************************

No hay comentarios :

Publicar un comentario