15 septiembre 2016

Entrevista a Tomás Galdámez

Buenos días amig@s,

Ya de regreso en el país después de pasar unos días excelentes por Medellín con el grupo de Pty Runners. La experiencia valió la pena al 100% y la maratón me encantó, así que ha sido una aventura vivida al máximo. Espero mañana poder subir la crónica del viaje y la carrera.

Mientras tanto os comparto una entrevista que le hice a Tomás Galdámez y que salió publicada este último domingo en LA ESTRELLA DE PANAMÁ. En los meses pasados corrí con Tomás varios de mis fondos largos en preparación para Medellín, y hemos entablado una bonita amistad que espero perdure por mucho tiempo. Una de las mejores cosas del running sin duda alguna es la gente que conoces en este mundillo y las nuevas relaciones humanas que se forjan. Muchas gracias a Tomás por su amabilidad y simpatía. 

Si estáis interesados en conocer algo más de la vida y experiencias de Tomás, podéis leer la entrevista en línea en este ENLACE, ver la página completa en la imagen inserta a continuación, o consultar el texto íntegro en modo sencillo al final de la entrada.


Saludos y nos vemos en la Ruta!

FER

********************************************************

TOMÁS GALDÁMEZ, PASIÓN POR CORRER

Llueva, truene o relampaguee, para este corredor no hay excusas a la hora de cumplir con su rutina diaria de correr

Muchos son los panameños y residentes en nuestro país que día tras día se ejercitan en las calles y parques, habiendo adoptado la afición por correr como una de sus principales rutinas. Dependiendo de la motivación que mueve a cada uno de ellos, bien sea solo para mejorar la salud o con miras a participar en competencias, así varía el número de sesiones semanal, aunque como denominador común, incluso los atletas más dedicados y competitivos, intercalan uno o dos días de descanso por semana para facilitar la asimilación de los entrenamientos. Pero a nivel mundial, existen cientos de personas que no perdonan salir a correr ningún día, independientemente de su estado de salud, circunstancias familiares, obligaciones laborales o malas condiciones climatológicas. Son los denominados en la terminología anglosajona como streak runners, dentro de los cuales los más osados acumulan hasta varias décadas sin faltar un solo día a su cita de carrera.

A nivel local, aunque estamos lejos de las cifras que atesoran los pioneros de esta tendencia, contamos con Tomás Galdámez, un salvadoreño de nacimiento pero que desde hace 16 años reside en nuestro país, el cual acaba de cumplir 150 días consecutivos corriendo una distancia media de 20 kilómetros por día. La Estrella de Panamá lo entrevistó en la Cinta Costera, su lugar preferido para ejercitarse y en el que cumplimenta la mayoría de sus sesiones.


P –Tomás, ¿Cuándo comenzaste a correr y por qué?

R - Siendo corredor aficionado he estado más o menos involucrado con el running desde hace 20 años, pero es de unos 5 años a esta parte que lo he tomado más en serio. La razón principal es para mantenerme en forma. Cuando nació mi hija mayor empecé a ganar peso hasta llegar a las 250 libras, lo que me causó algunos problemas de salud. Las dietas por sí mismas no me ayudaban mucho pues pronto recuperaba el peso perdido, así que lo comencé a complementar con actividad física diaria, y fue así que comencé a correr periódicamente.

P - ¿Qué te aporta correr frente a la práctica de otros deportes?

R - Correr es el deporte más accesible. Nada más necesito ponerme las zapatillas y ahí voy. Y la resistencia que adquiero me ayuda en otros deportes en los que se requiere esfuerzo intenso prolongado como por ejemplo el ciclismo, el cual practico de vez en cuando.

P - ¿A qué hora sueles practicar y dónde?

R - Para no afectar mis otras actividades diarias, correr suele ser lo primero que hago en el día. Me levanto a las 4:30 de la madrugada para poder hacer mi rutina tranquilamente y llegar a tiempo a mi trabajo. El lugar favorito, y el que tengo más cerca de casa, es la Cinta Costera, y por extensión el Causeway. Ambos son lugares excelentes para practicar la carrera sin tener que lidiar con tráfico de autos.

P - ¿Cómo es esa afición tuya por los gatos, y darles de comer todos los días mientras vas a correr?

R - Anteriormente sólo me interesaban los perros, (sonríe), pero un día trajimos a casa unos gatitos abandonados con la intención de entregarlos en adopción, y terminamos enamorándonos de ellos y nos los quedamos. Ese fue apenas el comienzo. A la fecha, tanto yo como mi esposa e hijas ayudamos a rescatar, alimentar y conseguir hogar permanente a gatitos de la calle que están en necesidad. En mi rutina diaria de correr por las mañanas en la Cinta Costera, me iba encontrando con todos esos gatos que viven por el Club de Yates, el Muelle Turístico, Mirador del Pacífico, Mercado de Mariscos y el Parque V Centenario. Al principio alimentaba a un par. Hoy en día me verás comenzando mi carrera diaria con una bolsa llena de comida para gato en la mano, en vez de una botella de agua como otros corredores. Los gatos suelen esperarme en el mismo lugar y a la misma hora, y esa es una de las razones por las cuales suelo correr en la misma área, porque sé que mis felinos están ahí esperando por su comida. Si fallo en la hora o en el lugar, me quedo pensando que posiblemente van a pasar hambre ese día y me da lástima.

P - ¿No te aburre el correr casi siempre en el mismo sitio y siguiendo una misma rutina?

R – Curiosamente, no me aburre. A pesar de que la gran mayoría de ocasiones son en el mismo lugar y precisamente a la misma hora.

P - ¿Alguien en tu familia se ha aficionado también a correr?

R - Si, con el tiempo he logrado que mi esposa y mi hija mayor se interesen también por el running. Mi esposa ya lleva un par de medias maratones en su palmarés y me acompaña tres veces a la semana en las madrugadas a correr, aunque vamos con distinto ritmo y pronto nos separamos. Es una gran ventaja compartir la afición por correr en familia, pues disfrutamos de tener un tópico de conversación más, del cual compartimos interés.


P - ¿Cómo ha mejorado tu salud, aspecto físico y otros aspectos de tu vida desde que corres?

R - Para mí el running es una terapia; como generalmente voy sin música, ocupo esos momentos para meditar, planear y hasta resolver problemas en mi cabeza. Físicamente me ha beneficiado muchísimo, pues he logrado mantener mi peso bajo control, algo que ni con dietas había podido conseguir. A mi trabajo llego con la mente fresca, cero estrés, listo para enfrentar el día.

P - ¿Qué le dirías a alguien que lleva una vida sedentaria?

R - Que no saben lo que se están perdiendo. No solamente es por el bienestar físico, sino mental y hasta espiritual. Les recomendaría elegir una actividad física recreativa, -el running, por supuesto, es una excelente elección- y practicarla con frecuencia, de manera que se vuelva parte de su forma de vivir. Los beneficios no se harán esperar, incluyendo la tendencia a ser más felices y positivos ante la vida.

P - ¿Cuantos días llevas seguidos corriendo y que media de kilómetros te sale por día?

R - Corro diariamente desde hace varios años pero sin reloj o celular, y no solía llevar registros. El mes de diciembre de 2015 tuve varicela y eso me tuvo fuera de combate un par de semanas. Pero, una vez retomé el ritmo, no he parado: de enero a agosto de este año hice más de 5,000 kilómetros, y en ese mismo período, los únicos días en los que no he corrido fueron un día antes y dos días después de la Maratón Internacional de las Américas, en abril. Mi promedio diario es de 21 kilómetros. Una maratón completa cada dos días. Uno pensaría que el cuerpo se resentiría ante un esfuerzo así, pero supongo que de tanto practicar, mi cuerpo ha desarrollado una buena capacidad de recuperación. En todo el año he estado alejado de las lesiones y me siento mejor que nunca.

P - ¿Qué objetivos tienes para lo que resta del año?

R - A la fecha sólo he participado en cuatro carreras, todas maratones, y éstas son mi objeto de interés de lejos. Por ahora no tengo planes de viajar para participar de carreras en otros países, así que aprovecho al máximo los tres eventos principales de ese tipo que se dan en Panamá: la Maratón de Las Américas, la Maratón Internacional y la Maratón George. Mi meta es completar las tres. Este año ya hice la primera, faltan las otras dos que serán a finales de noviembre y comienzos de diciembre respectivamente.

P – ¿Cuáles son tus preferencias a la hora de correr?

R - Soy minimalista, no me gusta cargar muchas cosas cuando corro, como celular, botellas o cinturones. Eliminé la dependencia de la música hace tiempo y aprendí a estar en sintonía con mi respiración y los sonidos del ambiente. Algo que llamaría la atención en mi caso, es verme corriendo los primeros kilómetros de mi rutina diaria haciendo paradas repentinas y frecuentes para depositar pequeñas porciones de comida a los gatitos callejeros. Es especial ver cómo éstos me reconocen de entre otros corredores, salen a mi encuentro y hasta me siguen. Otro aspecto peculiar es que tengo horario de alondra: me acuesto bastante temprano, -en ocasiones a las 7 de la tarde ya estoy en cama-, y me levanto igualmente temprano. A veces, especialmente los domingos, uno se siente un poco raro andar aplanando calles a las 5 de la madrugada, cuando la enorme mayoría de los capitalinos aún duerme.

P – A buen seguro durante estos años has tenido alguna anécdota corriendo de madrugada. ¿Recuerdas alguna?

R - Al correr en la oscuridad uno tiene que ser muy cuidadoso y fijarse adónde pisa. En varias ocasiones me he tropezado con objetos que sobresalen del suelo, y me he dado buenos golpes. También he sido perseguido por perros callejeros en varias ocasiones. Recuerdo una en la que, tratando de evadirlos, tropecé y caí de cabeza en el concreto. Casi me rompo el cráneo. También he aprendido sobre la importancia de tomarme todo el tiempo que sea necesario, -y no puedo enfatizar esto lo suficiente-, antes de salir a correr, para  llevar mi sistema digestivo en buenas condiciones. O de lo contrario, ir preparado para ese tipo de emergencias!

P- ¿Hasta cuando piensas seguir corriendo como streak runner?; ¿Tienes alguna cifra de días en mente?

R - Hasta donde me dé el cuerpo. Dicen que con el paso de los años llega un momento en que el cuerpo ya no puede seguir los ritmos a la intensidad a la que uno pudiera tenerlo acostumbrado desde los años mozos. Tengo 46 años, y espero que falte mucho para que eso suceda en mi caso. Mientras tanto, lo seguiré haciendo. Salvo enfermedad, accidente o lesión. Y creo incluso que a pesar de eso! Sé que los que estamos en el running lo hacemos porque nos gusta y nos genera cambios positivos en nuestro estilo de vida. En mi caso, y si pudiera echar los años atrás, me hubiese gustado descubrir el deporte desde una edad más temprana. Quién sabe si hasta pudiese haberme dedicado a ello profesionalmente. Eso sería un sueño hecho realidad.

********************************************************

No hay comentarios :

Publicar un comentario