15 junio 2016

Mujer y Maratonista, combinación exitosa

Buen miércoles amig@s,

Este pasado domingo publiqué en LA ESTRELLA DE PANAMÁ una entrevista a algunas de las maratonistas que en los últimos años están dando la cara por el país en competencias internacionales, independientemente de que sean del patio o hayan elegido a Panamá como su residencia habitual. Como es obvio el espacio en el periódico es limitado, y "no están todas las que son", pero aún así creo son un buen ejemplo de cómo la mujer está tomando cada vez un mayor protagonismo en el Running. Muchas gracias a Danielle Wagner, Yennis Sanhouse, Frida Falk y Williana Rojas por su amabilidad y haber compartido sus experiencias y anhelos con el resto de la comunidad de corredores.

Si estáis interesados podéis consultar la entrevista directamente en el web del diario en este ENLACE, ver la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto sencillo al final de la entrada.

Mujeres en el maratón

Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta!

FER

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

MUJER Y MARATONISTA, COMBINACIÓN EXITOSA

Durante la última década, y al igual que en otros diferentes ámbitos, las mujeres se han venido incorporando de modo progresivo a la práctica del running, una modalidad históricamente dominada por hombres, tanto así, que en la actualidad las mujeres son mayores en número porcentualmente frente a los hombres en muchos de los eventos que se realizan a nivel mundial. Nuestro país no ha sido ajeno a esta tendencia, y en las competencias de hasta 10 kilómetros que se llevan celebradas durante lo que va del presente año, las mujeres corredoras suman una horquilla del 55 al 59 por ciento, frente a un 41 a 45 por ciento de corredores varones. En distancias de hasta media maratón los números tienden a equilibrarse, mientras que en la distancia reina del atletismo de fondo, la maratón, las corredoras por el momento son todavía minoritarias, con solo un 25 a 35 por ciento del total.

Desde Kathrine Switzer, que en 1967 desafió en Boston la prohibición de que pudieran participar mujeres, y se convirtió en la primera corredora en finalizar una maratón de manera oficial, hasta nuestros días, las mujeres han debido superar un largo y costoso camino. La maratón con sus 42,195 metros está considerada como la prueba olímpica más exigente, solo al alcance de atletas con gran capacidad física pero también mental, y no cabe duda de que no tardando, la presencia de mujeres en la maratón será así mismo mayoritaria.

DANIELLE WAGNER

En tan solo tres años, la panameña Danielle Wagner se ha convertido en la referencia nacional del atletismo de fondo. En la maratón de Chicago en octubre de 2013 completó su primera prueba sobre esta distancia, y desde entonces ha visto acción en París, Boston, Nueva York, Rotterdam y Ottawa, evento en el que participó hace solo un par de semanas. “La maratón de Ottawa en Canadá fue una experiencia memorable, y como siempre, de todas las experiencias se aprende”, comenta Wagner.

Danielle Wagner

A sus 36 años Danielle está todavía en una edad propicia para seguir mejorando sus registros, y confía en poder representar al país en unos Juegos Olímpicos. De hecho, la fondista panameña logró en Ottawa rebajar por segunda vez en dos meses su marca personal, dejándola en 2 horas, 49 minutos y 27 segundos, nuevo récord nacional de la distancia y a tan solo cuatro minutos de la mínima olímpica. “Los 42 kilómetros son un reto de distancia y velocidad. Lo más difícil de practicar esta distancia en Panamá es manejar el tiempo y organizarse para poder lograr todas las cosas que uno quiere lograr, y a la vez ponerle prioridad al entrenamiento. El clima y la humedad tampoco ayudan mucho”, afirma la corredora panameña.

Wagner piensa seguir corriendo mientras le haga feliz: “el running me ayuda a tener paz y serenidad, para mí es una herramienta de meditación. Me da fuerza, y me recuerda que la dedicación y el esfuerzo dan muchos frutos”.

YENNIS SANHOUSE

Aunque venezolana de nacimiento, Yennis Sanhouse se siente plenamente integrada en Panamá, país al que llegó ya hace diez años y del que afirma es hermoso. La afición por correr le viene de familia, ya que su padre llegó a ser atleta olímpico en pruebas de velocidad. Sus inicios fueron como corredora de pista, pero después tuvo que centrarse en sus estudios y abandonó la disciplina atlética durante una época. De vuelta a las competencias, su debut en la distancia de maratón fue en la de Chicago en el año 2009, tras la cual vendrían otras 11 pruebas completadas, con una mejor marca personal hasta la fecha de 3 horas, 19 minutos y 27 segundos.

“De la maratón me atrae la exigencia, el reto, es una distancia donde trabajas tu cuerpo pero también muchísimo tu mente, y me prepara para hacerme fuerte mentalmente en todos los aspectos de mi vida. Es una distancia donde juega la inteligencia y la experiencia, es una carrera de estrategia y eso me encanta”, señala Sanhouse. “Entre las pruebas que me gustaría correr en el futuro está Boston, donde ya tengo el tiempo según mi edad para la edición del 2017, pero por razones económicas está solo en mente por ahora, y también Berlín. Me fascinaría regresar a Nueva York, ya que cuando logré todo para ir a correr esa maratón en el 2012 la suspendieron a tan solo cuarenta horas de la salida debido al ciclón Sandy. Quedé muy desanimada y triste”, confiesa Sanhouse.

Yennis Sanhouse

Entrenar para competencias de maratón en Panamá requiere de un gran sacrificio, y Sanhouse lo confirma: “además de llevar una dieta correcta para poder soportar un entrenamiento exigente y estar bien o llegar bien hasta tu objetivo, una de las cosas más difíciles es sacrificar tiempo de sueño y equilibrar tu vida deportiva y tu vida profesional. Como levantarte a las 3 de la mañana para salir a entrenar lo más temprano posible y así evitar los efectos de la humedad y el sol ardiente porque ese día toca en tu plan 30 o  35 kilómetros. Los factores climáticos pueden hacer que tu día de entreno sea excelente o catastrófico. Luego llegar a casa, bañarte, desayunar volando e irte a trabajar y ser eficaz y eficiente para también cumplir bien en tu trabajo, ufff, no es nada fácil. Pero correr es amor y pasión”.

Sobre lo que el running supone en su vida, Sanhouse no tiene dudas: “sin el running en mi vida no hay vida. El running es mi espacio favorito, es lo que me hace sentir fuerte, con aire, me hace ver y sentirme ganadora, aunque no sea yo quien gane la carreras. El running lo aporta todo en mi vida, amor, paz, tranquilidad, metas, fortaleza, responsabilidad, disciplina, control, amigos, compañerismo, competitividad, me gusta verme bien, y aun a mis 36 años, sigo manteniéndome fuerte; a veces me duele todo, pero aun así prefiero correr para sentirme libre… ya que no puedo volar”, concluye Sanhouse.

FRIDA FALK

Hace 12 años, esta joven maratonista cambió su natal y fría Suecia por los calores del Istmo: “ya me siento casi panameña” confiesa orgullosa. En el 2003 completó su primer maratón en Madrid, España, pero luego se tomó un descanso del running mientras sus hijos crecían. Hace tres años, retomó la afición y desde entonces ha participado en los maratones de Chicago, Estocolmo, Nueva York y Boston, obteniendo cada vez mejores registros como lo atestigua su marca personal de 3 horas y 1 minuto obtenida en la prestigiosa Boston Marathon hace solo un par de meses.

“Ahora mismo estoy preparándome para la maratón de Berlín en septiembre, donde voy con mi esposo”, señala Falk. “Sería bonito hacer Londres y Tokio para completar los World Marathon Majors. También me gustaría correr Roma y Paris, y tengo pendiente la maratón de Panamá. Estocolmo quisiera repetirla en algún momento, sobre todo porque cuenta como el campeonato nacional de mi país. En realidad repetiría cualquiera de las maratones que ya he hecho porque todas me han parecido espectaculares”.

Frida Falk

A sus 35 años, Falk compite en diferentes distancias, aunque la prueba de maratón es su preferida: “la maratón realmente me encanta, porque tienes que trabajar todos los aspectos, tanto velocidad como distancia. Si no soy rápida en las distancias cortas, tampoco lo voy a ser en la maratón. También es muy gratificante y emocionante porque en un año solo puedes hacer unas pocas maratones, y se convierten en metas por las cuales trabajas por meses. El clima de Panamá representa un tremendo reto. Entrenar aquí es una excelente preparación para cualquier carrera afuera. Pero también me encanta esa sensación de agotamiento total que te deja un fondo bajo el sol de nuestro querido Panamá”.

Un tema que sigue siendo objeto de debate, es si en realidad existe igualdad de género entre maratonistas masculinos y femeninos, o sigue habiendo discriminación. Para Falk se ha avanzado pero hay mucho todavía por hacer: “ese es un trabajo que todos tenemos que hacer dentro de nuestras familias, en nuestra forma de hablar con nuestros hijos e hijas, siempre pensando en los comportamientos que alentamos y aceptamos, los comentarios que hacemos y los ideales que les enseñamos, tanto a través de nosotros mismos como a través de los personajes que les introducimos en cuentos o películas. La igualdad de género, o más bien equidad de oportunidades para todos, no tiene que ser obligado, sino que tiene que venir desde adentro de las personas y de forma natural”.

Falk piensa seguir corriendo mientras le siga gustando y tenga salud: “estoy muy feliz de haberme reencontrado con el deporte. El running en particular me gusta porque básicamente te devuelve lo que tú le das. Para mí es una gran satisfacción ponerme metas que en algún momento pensé inalcanzables e ir lográndolas, -y a veces no lográndolas!-. Todo este proceso me da mucha motivación para seguir probando cosas nuevas y tratando de hacerlo siempre mejor. Para correr, y especialmente la distancia de maratón, hay que trabajar con mucha paciencia, siempre manteniendo la certeza de que todo es un proceso, y que las mejoras se van a dar poco a poco”.

WILLIANA ROJAS

Panamá supuso para Williana Rojas una nueva oportunidad en el plano familiar y deportivo, cuando se estableció en el país hace ahora cuatro años. Aunque venía compitiendo con notable éxito en eventos de ruta de diferentes distancias, no fue sino hasta el 2014 que debutó en la prueba de maratón, completando sus primeros 42 kilómetros en la maratón Ciudad de Panamá. “En mi primera maratón me atraía el desafío al esfuerzo, ya que es una carrera para superar tus límites. El entrenamiento conlleva mucha perseverancia y disciplina. En la actualidad aprecio mucho poder cruzar la meta en esta distancia, la satisfacción que se siente no puedo explicarlo en palabras”, comenta Rojas.

Para esta venezolana de 33 años, el mayor sacrificio de entrenar y correr maratones en Panamá es el tiempo: “hay que dedicar varias horas los siete días de la semana, distribuir el tiempo para compartir con la familia no es tan fácil y bueno, entrenar y participar en un maratón en Panamá es un gran reto por su clima, ya que con el calor y la humedad cuesta mucho mantener la temperatura interna del cuerpo balanceada. La sensación térmica aumenta generando rápidamente la deshidratación y pérdida de electrolitos. Somos muy valientes los que orgullosamente participamos”.

Williana Rojas

El reciente positivo por dopaje de dos famosas triatletas panameñas ha sacudido el ambiente deportivo local. Rojas tiene su propio punto de vista sobre esta problemática: “el tema del dopaje hay que abordarlo como un problema social, ético y de salud. Recurrir a una sustancia ilegal para aumentar el rendimiento implica violar los principios del deporte, generando una sensación de desconfianza e injusticia en el juego limpio. Hay mucha tela que cortar en relación a este tema, pero estoy segura que hay que reeducar al atleta, y lo más preocupante del doping es su uso en gran escala en el grupo amateur, no solo en Panamá sino a nivel  mundial”.

Durante el 2015 el nombre de Williana Rojas se hizo presente en los medios deportivos internacionales al obtener a finales del 2015 con tan solo unas semanas de diferencia la victoria absoluta en la maratón de Las Vegas, con mejor marca personal de 3 horas y 8 minutos, y en la maratón internacional Ciudad de Panamá. “El running se ha vuelto tan necesario para mí como el respirar. Conozco cada beneficio que me genera y por eso amo correr. Son innumerables los aportes físicos y emocionales que provee. Seguiré corriendo hasta que el cuerpo quiera”, concluye Rojas sonriente.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

No hay comentarios :

Publicar un comentario