23 mayo 2016

Entrevista a Yassir Cabrera

Buen lunes amig@s,

Ayer salió publicada en LA ESTRELLA DE PANAMÁ una entrevista que le hice a Yassir Cabrera, el representante más significativo actualmente de la marcha atlética nacional, y que tiene como objetivo poder llegar a representar al país en los próximos juegos olímpicos de Río, igual que ya lo ha hecho en otros muchas competencias y campeonatos mundiales.

Conozco a Yassir de hace bastantes años, igual que a Eyra su mamá, y se que todo ese esfuerzo y sacrificio que está haciendo se verá recompensado en el futuro. La marcha atlética, también llamada caminata, es una disciplina a veces ingrata, y lo se por propia experiencia porque competí en España varios años en esta modalidad. Con el tiempo uno se acaba acostumbrando a las risas y burlas de la gente a los que les hace gracia el particular gesto que se hace con las caderas al marchar, pero es una lástima que la gente no solo no apoya, sino que encima se pasa criticando lo que hacen los demás. 

Si estáis interesados en ver el artículo lo podéis hacer en línea en la web del diario en este ENLACE, la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada. Una lástima que en diagramación le cambiaron una letra a su nombre en el titular, y hay alguna otra errata, pero son cosas de la imprenta.

Yassir Cabrera

Con la confianza de que muy pronto tengamos a otro deportista nacional participando en los JJOO, fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta!

FER

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

YASSIR AMETH CABRERA, A TODA MARCHA

En busca del sueño Olímpico

Originada en Inglaterra en el siglo XVIII, la marcha atlética, también denominada caminata, es una disciplina atlética que se caracteriza por caminar lo más rápido posible pero manteniendo siempre uno de los pies en contacto con el piso. De modo adicional, las reglas de competencia establecen que la pierna de avance del competidor debe caer recta al suelo, sin doblar la rodilla, por lo que el estilo del marchador resulta inconfundible siendo una acompasada alternancia de brazos y piernas, siguiendo el movimiento oscilante de sus caderas. Para vigilar que no exista pérdida de contacto de uno de los pies con el piso, ni que se flexione la rodilla en contra de lo establecido, jueces distribuidos a lo largo del recorrido disponen de facultad para imponer advertencias, y en caso de reiteración de las faltas, hasta para decretar la descalificación del atleta.

Aunque se trata de una modalidad minoritaria, hay países con gran tradición en la marcha como Rusia, Polonia, China, España o Italia. En nuestro continente, Ecuador, México y Guatemala se llevan los honores, con reconocidos marchadores de la talla de Jefferson Pérez, varias veces campeón mundial y olímpico.

En nuestro país, Yassir Cabrera ha popularizado la marcha durante los últimos 15 años, siendo el gran dominador de la disciplina a nivel local y participando en numerosos eventos y competencias internacionales en representación de Panamá.

Los orígenes de Yassir en el deporte fueron desde temprana edad: “Empecé en el deporte a los 7 años; primero fui pelotero y jugué béisbol, luego a los 10 años por mi mama y mi hermana que ya corrían participé de mi primera carrera de tres kilómetros, eso fue por 1998; en el año 2000 comencé a hacer marcha, pero más me dedicaba a correr y a jugar béisbol; no fue sino hasta el 2001 que me metí  de lleno en la marcha representando al colegio IFN en los Juegos Codicader”.

La marcha dentro del atletismo es una disciplina minoritaria frente a otras modalidades de ruta o pista, pero Yassir se interesó por ella desde que vio por televisión una prueba de caminata en los JJOO de Atlanta de 1996: “Me atrajo el darla a conocer y pensar en un futuro dar grandes triunfos a Panamá en esta disciplina, ser el mejor marchador en la historia del país, y también que simplemente me gustó una vez empecé a practicarla”.

La marcha atlética es una modalidad que requiere de una gran preparación física y mental, debido a las largas distancias que se recorren: “Un marchador debe tener un conjunto de cualidades como perseverancia, inteligencia, carácter, disciplina, coraje y sobre todo un gran corazón para cuando tus piernas no den más, ya que este será quien te haga lograr lo que anhelas y deseas; el físico no importa tanto, si eres bajo o alto, flaco o gordito, no es lo que en realidad te hará ser un gran marchador”.

A través de todos estos años Yassir ha contado con el apoyo de varios entrenadores, comenzando con el maestro Bernald: “Más tarde quien descubrió mi humilde talento en la marcha fue el profesor Arturo Halls, quien lamentablemente falleció solo hace unas semanas; él le dijo a mi mama que me llevara a entrenar con Federico Quico Amador, quien hoy en día sigue siendo mi entrenador y el que me supervisa en Panamá. Pero desde el pasado mes de febrero, cuando me fui a Bogotá a entrenar bajo mis propios recursos sin apoyo de ninguna institución, quien lleva mis planes de entrenamiento es el profesor Marcelino Pastrana”.

Yassir Cabrera

No fue sino hasta los Juegos de Londres en 1908 que la marcha se incluyó dentro del programa olímpico en categoría masculina, mientras que la categoría femenina tuvo que esperar a los de 1992 en Barcelona. Desde entonces se programan en los juegos pruebas con distancias de 20 y 50 kilómetros: “Por el momento mis distancias favoritas son los 10 y 20 kilómetros; los 10 kilómetros por la velocidad y los 20 kilómetros porque necesitas de todo, resistencia, velocidad, fuerza y una mente muy fuerte e inteligente”.

Los entrenamientos de Yassir cuando se encuentra en Panamá son usualmente por la Cinta Costera, los alrededores del Edificio de Administración del Canal, y las pistas de atletismo de la Universidad y el Rommel Fernández. Debido al inusual gesto que hace durante sus sesiones de caminata, no falta gente que le mira con extrañeza o le hace comentarios, no siempre amables: “Siempre me han visto con mucha curiosidad, pero yo simplemente me río; algunos murmuran entre ellos, y otros en cambio me saludan. Tiempo atrás cuando me iniciaba si me daba un poco de pena salir a las calles a practicar la marcha, ya que alguna gente me gritaba improperios e insultos, lo cual al ser yo todavía muy joven me molestaba e inclusive llegué en ocasiones hasta llorar. Ahora ya no hago caso de eso y continuó tranquilamente mi marcha”.

Yassir Cabrera

Con apenas 28 años, Yassir es muy joven todavía para seguir manteniéndose por muchos años como un atleta competitivo, más si cabe en una disciplina de fondo como la marcha donde la experiencia es un grado y el potencial máximo se alcanza con la madurez. Recién llegado al país de competir en el Campeonato del mundo de la especialidad celebrado en Roma, el sueño olímpico sigue vivo y muy presente en su preparación: “Me desplacé a Roma gracias al apoyo del Comité Olímpico de Panamá, participando en la prueba de los 20 kilómetros en ruta. Con tan solo ocho semanas de entrenamiento específico pude rebajar mi marca personal cuatro minutos, hasta 1 hora 27 minutos y 46 segundos. Una lástima porque me quedé a solo tres minutos de la marca mínima para clasificar a los Juegos Olímpicos de Río. Sigo entrenando con ese objetivo, y tengo pensado, primero dios, volver a intentarlo en varias competencias que se estarán celebrando estos próximos meses en España y Lituania. La fecha tope para lograr el objetivo es el 12 de julio. Pero no desistiré, y de no lograrlo esta vez, seguiré intentándolo para los de Tokio 2020”.

Yassir Cabrera

Los deportistas locales en forma mayoritaria manifiestan su inconformidad con los recursos y apoyo que reciben de los organismos y entidades oficiales para poder ser más competitivos, y aunque Yassir es atleta de alto rendimiento, también lo siente en propia persona: “Necesitamos mejores instalaciones deportivas y de primer nivel, preparar mejor a los entrenadores, más apoyo al atleta, darle seguimiento continuo a su avance, y tener la posibilidad de ir a otros países donde tengan las mejores condiciones para prepararnos de forma óptima. En Panamá hay demasiado talento, tiene diamantes en bruto, es un país donde los dirigentes deportivos si hicieran bien su trabajo tendríamos 50 o más campeones mundiales y olímpicos, pero los dirigentes son conformistas en solo llevar al atleta a un evento a participar y no a competir; cuando hacen esto ya dicen que cumplieron con su trabajo. En mi caso particular, hasta este momento solo he recibido el apoyo del Comité Olímpico para los gastos de las competencias en las que he participado, así como también de familiares y de algunas personas que creen en mí y en mi talento”.

El dopaje es un tema que está candente en la opinión pública debido a los últimos casos de varias deportistas locales que dieron positivo y han sido suspendidas de competencia. Yassir tiene su particular visión de este problema: “Pienso que en algunos casos es ignorancia, la falta de conocimiento sobre los suplementos y medicamentos que no debemos tomar o utilizar. Sobre los que lo hacen de modo consciente, los que están fallando son ellos o su cabeza, al pensar que al hacer trampa nunca serán descubiertos; está muy mal, es decepcionante y hasta da coraje, ya que muchos atletas se preparan fuertemente y de modo legal para dejar el nombre de su país en alto, y que haya este tipo de atletas que por trampa quieran ganar, en verdad no tienen dignidad. En la marcha el dopaje es un problema muy serio, tal es el caso de los marchadores rusos que están suspendidos, algunos hasta de por vida; de igual manera hay otros países involucrados donde sus máximos exponentes de marcha han sido suspendidos por casos de dopaje como en Italia, España y Polonia, entre otros. Mi reflexión sería que la trampa nunca gana, y tarde o temprano serás descubierto”.

“Me gustaría motivar al panameño para que practique la marcha; es un deporte muy fuerte y exigente, que crea en la persona disciplina de ser perseverante, ser fuerte y muchas otras buenas cualidades para su vida”, concluye Cabrera al despedirse.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

No hay comentarios :

Publicar un comentario