09 abril 2016

Revista YOY

Buen sábado amig@s,

En este 2016 uno de mis nuevos proyectos es colaborar mensualmente con la revista digital YOY, una iniciativa del portal de eventos YOY LATAM (ver WEB, ver FB)


YOY

La revista se trata de un compendio de artículos sobre temas variados de actualidad, incluyendo gastronomía, arte, literatura, fotografía, viajes, moda, artesanía, teatro y cine, costumbres y tradiciones, y por supuesto deporte, a través de la sección Mundo Runner. Como se trata de un producto dirigido a lectores generalistas, mi objetivo no es el de dar consejos específicos sobre entrenamiento de running o material para correr, sino hacer un análisis en tono humorístico y con una mirada crítica de algunos de los tópicos que nos acompañan a los runners y que más llaman la atención del resto de la población. 

Ya está disponible el #1 de la revista correspondiente a abril 2016, la cual podéis leer y descargar íntegramente en el siguiente ENLACE. Mi artículo también lo podéis consultar en las imágenes insertas a continuación, o como texto sencillo al final de la entrada.



YOY

YOY

YOY

YOY

YOY

Saludos y nos vemos en la Ruta!

FER

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

MUNDO RUNNER

Por Fernando Revuelta

Español de nacimiento pero residente desde hace más de una década en Panamá. Abogado de profesión y corredor por devoción. Colaborador habitual en medios de prensa como el diario La Estrella de Panamá o la revista Sports & Health, tiene más de 250 artículos publicados sobre running y salud. A través de esta sección compartirá con los lectores de YOY sus experiencias y preocupaciones en torno a este fascinante mundo.

LAS PRIMERAS ZANCADAS

No hay que ser demasiado observador para darse cuenta de que en las calles y parques de nuestra ciudad cada vez hay un mayor número de personas ejercitándose, ataviados con coloridos uniformes y costosas zapatillas. Hasta hace pocos años, uno se refería a ellos simplemente como corredores, pero actualmente son “runners, como si la palabra corredor hubiera quedado vetada por la connotación negativa que tienen las vías de pago saturadas de tráfico. Los “runners” se jactan de ser rápidos; los corredores en cambio son lentos. Y porqué no decirlo: aunque no quieran reconocerlo, a los “runners” les encantan los anglicismos. Para muestra un botón, Mundo Runner, “mea culpa”.

Desde que tengo uso de razón me recuerdo con unas zapatillas de deporte y corriendo por la casa, por la calle, por los campos, allá donde mis pequeñas piernas me alcanzaban. Algunas veces supongo esta habilidad me sirvió también para escapar de la cólera de mi padre y su cinturón cuando hacía alguna trastada, pero en la mayoría de las ocasiones corría para sentirme en paz conmigo mismo. Soy corredor, perdón “runner”, por tradición y convicción. Siendo el menor de cuatro hermanos varones, solo seguí el ejemplo que ellos me marcaron. Digamos que el “running” estaba en mi ADN.

Pero, ¿qué impulsa cada vez a más gente a sumarse a esta afición? Personas que en su vida han realizado deporte, individuos de toda edad y condición que ni en sueños pensaron correr un maratón y que ahora llenan los perfiles de las redes sociales con hashtags como #IloveRunning o #Runningismydrug. ¿Tendencia o moda pasajera? Opiniones como colores hay para todos los gustos, pero lo que es innegable es que si nos ponemos a pensar cada uno de nosotros conoceremos algún “runner, ya sea familiar, vecino, colega de trabajo o antiguo compañero de escuela. Sí, ese mismo; como el enclenque de cuarto grado al que le costaba hasta pararse de la silla, y ahora cuelga fotos en instagram todo pompeado que parece hubiera sufrido una metamorfosis al estilo del escarabajo de Kafka. Definitivamente el “running” cambia a las personas, generalmente para bien, salvo cuando se convierte en una obsesión difícil de manejar.

Perder peso y mejorar la salud, unidos a la cuestión estética de verse mejor físicamente, son los motivos principales que han servido de reclamo para que de algunos cientos de “runners” a comienzos del milenio, sean actualmente miles los que salen a diario a sumar kilómetros. Conforme a la opinión mayoritaria de los nutricionistas, un plan de pérdida de peso debe estar estructurado en un 80% en una sana y equilibrada alimentación, y en un 20% en la práctica de ejercicio físico. Y es que no hay ejercicio físico más a la mano y sencillo que el gesto de correr, aunque sea un trote básico de los denominados “cochineros”, a semejanza del lento caminar de un marrano.

A la difusión de este fenómeno “runner” han contribuido también con especial importancia los medios de comunicación, y presentadores de TV, mises y gente de la farándula que han comenzado a correr, y han servido como ejemplo a seguir para muchas personas que los tienen como punto de referencia. El “running” no se puede separar del aspecto social. Las redes sociales se alimentan del “running”, y el “running” se alimenta de las redes. Es un matrimonio de conveniencia. A veces parece que de poco o nada sirve como haya sido nuestra rutina de entrenamiento si no tomamos la preceptiva “selfie” que deje constancia del esfuerzo realizado y la compartimos con nuestros seguidores.

Sea cual fuere el motivo que mueve a cada una de las personas que corren habitualmente en las calles de nuestro país, todos son respetables. Si algo tenemos los “runners” que nos hace especiales es que somos solidarios. Por encima de la rivalidad que es consustancial a las competencias, cada corredor desarrolla a lo largo de su vida deportiva una lucha realmente contra sí mismo, contra sus límites y miedos, contra sus enfermedades y lesiones, contra el paso del tiempo, y contra otro sinfín de adversidades que en ocasiones actúan como muros en apariencia insalvables.

No hay ninguna otra modalidad deportiva más democrática que el “running”. En el “running” todos nos igualamos. A pesar de las diferencias de nivel y de entrenamiento que puedan haber, existe la posibilidad de acudir a un maratón, ser de la partida junto a otros miles de participantes, y competir de tú a tú con los mejores especialistas del mundo, como sucede en ciudades como Nueva York, Chicago o Berlín por citar algunas. Esto sería impensable en el resto de los deportes más populares, ya que ninguno creo tengamos opción en nuestra vida de jugar un partido de futbol frente a Lionel Messi, o disputarle un match point a Rafa Nadal.

Al éxito del “running” contribuye mucho también su simplicidad. A diferencia de otras modalidades, no se requiere de otros compañeros de equipo para poder practicarlo; no existe un reglamento con rígidas normas a las que atenerse; no es necesario comprar un costoso equipo para iniciarse; y se puede realizar al aire libre en infinidad de calles, senderos, y parques.

¡Piénsalo, nunca es tarde! Ponte tus zapatillas y saca el “runner” que llevas dentro. Tus primeras zancadas te están esperando.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

No hay comentarios :

Publicar un comentario