17 abril 2016

120 Maratón de Boston

Buen domingo amig@s runners:

Mañana lunes se celebra la edición número 120 de la prestigiosa Maratón de Boston, una prueba que es con gran diferencia la decana de las carreras de 42,195 metros a nivel mundial, y el sueño de poder ser de la partida para la mayoría de los maratonistas. Como viene siendo costumbre en los últimos años, un reducido pero animoso grupo de panameños y residentes en Panamá ya están en Boston después de haber logrado clasificar en alguno de los eventos oficiales que otorgan cupo. Quise en esta oportunidad dedicarles a ellos mi página semanal de LA ESTRELLA DE PANAMÁ que salió publicada hoy, con la esperanza de que mi aporte les sirva como un granito de motivación extra para que mañana corran como jamás lo han hecho, y puedan obtener cada un@ de ell@s sus respectivos objetivos.

Si estáis interesados podéis leer el artículo directamente en este ENLACE del propio periódico, ver la página completa en la imagen inserta a continuación, o consultar el texto en modo sencillo al final de la entrada.

Maratón de Boston



Saludos y nos vemos en la Ruta!

FER

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

PANAMEÑOS EN BOSTON, LA REINA DE LAS MARATONES

Mañana lunes se estará celebrando la edición número 120 de la Maratón de Boston, la decana de las carreras de 42,195 metros a nivel mundial. Aunque la primera versión se corrió en 1897 con tan solo 18 corredores, con el pasar de los años esta prueba se ha convertido en el sueño de todo maratonista. Y es que a diferencia de otros eventos en los que los cupos se asignan básicamente por sorteo, Boston tiene la particularidad de exigir una determinada marca mínima realizada en otra maratón oficial para poder participar.

La Maratón de Boston se celebra tradicionalmente cada tercer lunes de abril, en una jornada en la que se conmemora el Día de los Patriotas, y la ciudad se convierte en una auténtica fiesta con más de medio millón de personas que salen a las calles para animar a los participantes. Entre los 30,000 corredores que serán de la partida en la presente edición, Panamá aporta un reducido pero competitivo grupo con atletas de larga trayectoria como Luis Carlos Stoute, Ramses Cano, Eduardo Arias, Anselmo Broce, Rodrigo Cardoze y su hermana Cristina, o Diana Montemayor. También acompañarán a la expedición corredores extranjeros pero residentes en Panamá como el hondureño Salomón Quijada, el guatemalteco Pablo Domínguez o la sueca Frida Falk. La Estrella de Panamá quiso conocer de primera mano sus impresiones.

Luis Carlos Stoute ostenta el privilegio de ser el panameño con más ediciones de la Maratón de Boston finalizadas, con un número de siete. Acude a Boston 2016 con la ilusión de completar su octava participación, y llegar a la cifra de 50 competencias superadas entre maratones y ultramaratones. 


Desde hace unos meses Stoute ha trasladado su trabajo y residencia a la isla de Phuket en Tailandia, y todavía está en proceso de aclimatarse a tan importante cambio: “He hecho mi mejor esfuerzo por adaptarme a la mudanza, pero siento que no me he podido entrenar bien. Después de tantos años entrenando para maratones en el mismo lugar en Panamá, particularmente en el Causeway, me ha resultado difícil cambiar de laboratorio, porque eso es lo que representaba el Causeway para mí, un laboratorio de muchos experimentos y experiencias. Aquí en Tailandia no he encontrado una ruta estable, hay una enorme cantidad de perros sueltos, y siento que la humedad en esta época del año está incluso más alta que en Panamá”, afirma Stoute.


“Cuando termine Boston voy a comenzar a viajar al norte de Tailandia, cerca de China, para entrenar en montañas y ambiente más frío. Mi siguiente reto será la carrera de 100 millas de Tahoe en julio. Luego en septiembre estoy registrado para Fuji 100 millas en Japón”, concluye Stoute.

Para Rodrigo Cardoze será su octava maratón y su tercera participación en Boston, después de las ediciones del 2011 y 2015: “El ambiente en Boston es realmente insuperable” comenta Rodrigo; “desde el mismo momento en que uno llega a la ciudad se siente la energía y expectativa del evento. En otras ciudades la maratón es como un evento más del fin de semana, pero en Boston uno siente que la maratón es el enfoque de toda la ciudad. Se ve en los medios, los letreros por todos lados, los hoteles y ciertamente en el área de la meta por la calle Boylston. La mañana de la carrera uno llega al “athlete’s village” en Hopkinton, Massachusets y el ambiente es eléctrico. Para un atleta amateur sospecho que es lo más cerca que llegaremos a sentirnos como pros. Durante el recorrido entero hay miles de personas en ambos lados de la calle aplaudiendo y gritando palabras alentadoras. Es realmente inolvidable”.

Dentro del recorrido de Boston hay una conocida loma de 600 metros en el kilómetro 33 conocida como la rompecorazones, la Heartbreak Hill, pero toda la ruta es bastante ondulada. “Hay muchas bajadas y subidas cortas a lo largo del recorrido, lo cual lo mantiene a uno muy entretenido, para ponerlo de manera positiva. Cuando finalmente llegas a Heartbreak Hill ya vienes con las piernas tropezadas y si saliste muy rápido, cosa que es fácil de hacer por la cantidad de bajadas que hay en la primera parte, entonces los últimos 8-9 kilómetros pueden ser una tortura. En cuanto al clima, varía muchísimo. En el 2011, tuvimos el día perfecto con sol y temperatura como de 10 grados centígrados. El año pasado en cambio fue muy duro, porque aunque tuvimos una temperatura similar, sufrimos de lluvia y fuerte viento en contra. Mi objetivo para esta nueva edición es disfrutar la experiencia, aunque no puedo negar que me gustaría mejorar mi tiempo del año pasado de 2 horas 54 minutos”, señala Cardoze.

En el 2015 Eduardo Arias debutó en Boston, y no se ha querido perder la edición de este año: “Boston es uno de los maratones más animados y se siente una atmósfera festiva. Prácticamente durante toda la ruta se reciben gritos de ánimo por parte de los espectadores, más cuando se pasa por las zonas universitarias. El recorrido es bastante exigente, inicia en Hopkinton y recorre un área de estupendos paisajes y poblados pintorescos, con bajadas durante casi 25 kilómetros, lo que tienta a los corredores a llevar un paso demasiado rápido, cosa que no es aconsejable, pues se sobrecargan los cuádriceps y puede costar caro más adelante. Después de esto empieza una serie de subidas bastante pronunciadas finalizando con la temida cuesta rompecorazones o Heartbreak Hill para dar paso a un descenso que llega casi hasta la meta. El momento más emocionante de la competencia es en la recta final al doblar a la izquierda hacia la calle Boylston, donde avistas la meta a casi medio kilómetro y la bulla ensordecedora de miles de espectadores te inyecta esa energía para cerrar la competencia de forma contundente”, comenta Arias.

Adicional a Boston, Arias también ha competido en las maratones de Panamá, Los Angeles, New York y Chicago, ciudad esta última donde obtuvo su mejor marca hasta la fecha con 2 horas 58 minutos: “estoy bastante optimista de poder rebajarla, dado que he llevado un entrenamiento bastante fuerte y me he mantenido libre de lesiones y molestias durante los últimos meses”, afirma Arias.

A diferencia de los atletas antes citados, para Roland Pablo Domínguez será su debut en Boston, un sueño convertido en realidad: “aunque he completado 12 maratones hasta la fecha, participar en Boston es algo completamente diferente. Para poder clasificar me preparé con mucha dedicación durante meses, logrando hacer la marca requerida en la maratón de Los Ángeles. Mi principal objetivo es disfrutar el poder ser de la partida, poner todo mi esfuerzo, y ver reflejada la preparación para finalizar en un tiempo no mayor de 3 horas 10 minutos que me permita clasificar de nuevo a Boston para el año siguiente. Contaré con el apoyo de mi familia que estará presente, así que la motivación que tengo es máxima”, concluye Domínguez.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

No hay comentarios :

Publicar un comentario