18 enero 2016

¿Qué hacer ante una lesión?

Buen inicio de semana amig@s,

Estar lesionado es algo que ningún corredor quiere, pero que con seguridad experimentará a lo largo de su vida deportiva. Os comparto el artículo que publiqué ayer en LA ESTRELLA DE PANAMÁ que precisamente trata sobre este tema, en el que detallo las principales alternativas que tenemos a nuestra disposición para mantener dentro de lo posible la forma física hasta la recuperación total.

Podéis leer el artículo directamente en la web del periódico en este LINK, en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada.

Lesion deportiva

Saludos y nos vemos en la Ruta!

FER


>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

¿QUÉ HACER ANTE UNA LESIÓN?

Una de las peores cosas que le puede pasar a un corredor es lesionarse y verse obligado a estar parado durante un determinado periodo de tiempo, el cual puede ser desde una semana para lesiones menores como una contractura, hasta varios meses en casos más graves como por ejemplo una fractura ósea. Los corredores, como el resto de los deportistas, sienten que durante ese periodo obligado de inactividad van a perder mucho de su condición física, no solo parando la progresión que estaban llevando a cabo, sino retrocediendo a etapas teóricamente ya superadas. Estar lesionado afecta negativamente a la forma física del corredor, pero también a su aspecto psicológico, pudiendo entrar en una etapa de depresión y de falta de motivación.

DIAGNÓSTICO PRECISO

Ante cualquier lesión que nos afecte, lo primero y obligado es obtener un diagnóstico preciso de la misma. Sucede que muchos de los traumas y dolencias que afectan a los corredores son complejos, pero respecto de los más habituales solemos confiarnos en la opinión de otros corredores o de experiencias compartidas por ejemplo en internet. Hay que tomar en consideración que ningún corredor es igual a otro, y tampoco las lesiones son idénticas entre sí. Por eso el tratamiento que a un compañero le puede haber funcionado, no necesariamente va a ser el método que va a solucionar nuestro problema específico. Siempre es recomendable ponerse en manos de un especialista, y que sea el quien diseñe nuestro tratamiento y de seguimiento a la evolución del caso.

SER POSITIVO

Una lesión puede aparecer por muy diversas causas, la mayoría de las veces por exceso de carga y falta de descanso de alguna de las partes de nuestro organismo, ya sea el sistema óseo, músculos, tendones o ligamentos, pero también por el uso de un material inadecuado o defectuoso, por realizar gestos técnicos de manera incorrecta, o incluso por accidente totalmente involuntario. Las lesiones nos deben servir para aprender, y poner los correctivos necesarios para en la medida de lo posible corregir aquello que no hicimos del todo bien, y prevenir nuevas lesiones a futuro. Hay que mantener durante el periodo de recuperación una actitud proactiva y determinada, ya que de nada vale maldecir nuestra mala suerte o cuestionar porqué nos ha sucedido ese hecho determinado justo en la fase previa a una competencia. Es sabido por ejemplo, que de los corredores que inician un programa de preparación para correr maratón, un tercio no logra llegar si quiera a poder ser de la partida, ya que en el camino sufren algún tipo de enfermedad o lesión que se lo impide. Lo que diferencia a los corredores no es si durante el trascurso de su vida sufren o no algún tipo de lesión, ya que la gran mayoría en algún momento las padece, sino la forma en que la afrontan y son capaces de recuperarse.

TRABAJO EN GIMNASIO

El gimnasio supone una excelente alternativa para que el corredor siga realizando ejercicio físico mientras se recupera de su dolencia particular. Dependiendo de donde se focalice la misma, podrá realizar diferentes tipos de rutinas que no pongan en peligro una correcta evolución de la lesión, pero permitan seguir manteniendo una buena tonicidad y funcionamiento de los músculos y articulaciones sanas. La gran mayoría de las lesiones de los corredores se producen en su tren inferior, especialmente en rodillas y tobillos, lo que deja libre la opción de realizar trabajos y ejercicios con el abdomen y el tren superior. Frecuentemente también sucede que solo es una de las piernas la afectada, por lo que se puede realizar algún tipo de ejercicio con la otra.

CAMINAR, CICLISMO y NATACIÓN

Estas disciplinas, dependiendo del tipo de lesión en concreto, son muy buena alternativa para aquel atleta que no puede correr por un determinado periodo de tiempo. En ellas se ejercita la capacidad cardiovascular, y dependiendo de la forma en que se realicen, se puede mantener el tono muscular de la mayor parte del organismo.

AQUARUNNING

Este término inglés defina la modalidad de correr en el agua, siendo un híbrido entre la natación pura y la carrera a pie. Todo el cuerpo estaría sumergido en una piscina, con excepción de los hombros, cuello y cabeza, y la persona quedaría con su cuerpo en modo vertical sin tocar el fondo, favorecido por el hecho de tener un chaleco o un flotador en la cintura. De este modo no se produciría el trauma de impactar el cuerpo contra el piso que se origina al correr en cada zancada, siendo un método no agresivo. Aunque el Aquarunning está especialmente indicado para favorecer la recuperación de lesiones en el deportista, también puede ser practicado por corredores sanos que de esta manera hacen un trabajo diferente, potenciando su fuerza, coordinación y elasticidad entre otros conceptos.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

2 comentarios :