15 septiembre 2014

Obsesión por el Ejercicio

TODO TIENE UN LÍMITE


Hola compañer@s de ruta:

Esta semana que pasó fue bastante complicada en el aspecto meteorológico. Mucha lluvia desde el jueves que dificultó los entrenamientos previstos, por lo que hubo que hacer algunos ajustes y modificaciones. Quedan solo dos semanas para la Maratón Internacional de las Américas, y un resfriado sería en estos momentos muy contraproducente. El sábado llegué incluso al extremo de correr una hora en la pequeña cancha techada del Parque Omar, pues había bajado temprano a la ciudad desde Las Cumbres. No conté las vueltas que completé pero estimo fueron más de 80. Un buen entreno psicológico la verdad que me va a venir bien. Ayer domingo de nuevo la fuerte tormenta que azotó a la capital postergó el fondo que tenía previsto hasta el mediodía, cuando las nubes dejaron de arrojar agua y truenos por un rato. De momento he podido manejar bien estas contrariedades, y pongo especial cuidado a la alimentación y suplementos para que el sistema inmunológico se mantenga a buen nivel.

En cuanto a mi actividad de escritor, os comparto mi última colaboración publicada ayer en LA ESTRELLA DE PANAMÁ, sección FACETAS, sobre el tema de la Obsesión por el Ejercicio. Podéis ver la NOTA PRINCIPAL en la web del periódico, la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada.

La Estrella de Panama

La Estrella de Panama

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

OBSESIÓN POR EL EJERCICIO

Nadie pone en duda los beneficios y ventajas de realizar de manera periódica ejercicio físico. Pero para determinadas personas puede llegar a convertirse en una obsesión de fatales consecuencias

Aunque nos apasione realizar ejercicio físico y sea el elemento principal que rija nuestra vida, todo tiene sus límites y no hay que llegar al grado de que se convierta en obsesivo. El deporte debe dar equilibrio y soporte a nuestra vida, armonizar con los demás componentes, incluyendo el laboral y el familiar, y no anularlos. Mientras estos tres elementos se mantengan en una proporcionalidad, apoyándose unos sobre otros, potenciado los efectos beneficiosos de cada uno, todo debería fluir armoniosamente. Pero cuando uno de ellos, en esto caso el ejercicio, acaba por tomar un papel protagónico y toda nuestra vida se ve en función de esta actividad, se corre el gran riesgo de que la tensión acabe por desbaratar ese frágil equilibrio.

El deportista debería saber dónde poner en ocasiones un punto y aparte, sabedor en la mayoría de los casos de que no es un profesional que se dedique a ello sino un aficionado. Los excesos nunca son buenos, y cada actividad debe tener su espacio, por mucho que la pasión nos lleve a veces a ver todo en función de nuestro próximo entrenamiento o competencia. Debemos organizarnos para darle tiempo a nuestra familia, amigos y entorno.

RELACIONES PERSONALES

Para cumplir con regularidad una rutina de entrenamiento físico, se requiere que la persona en cuestión le dedique un valioso tiempo, tanto para cubrir los desplazamientos a las instalaciones o lugares donde se ejercite, como el correspondiente a la propia práctica. Dependiendo del número de sesiones de entrenamiento y la duración de las mismas, se puede estimar que muchas personas ocupan tres, cuatro o incluso más horas diarias de su tiempo libre en realizar ejercicio físico en modalidades como el ciclismo, running, triatlón, natación o crossfit, sin que ello vaya aparejado necesariamente a realizarlo de una manera profesional o competitiva. Compaginar ese nivel de ejercicio con las relaciones personales sin duda no resulta sencillo, y cada vez se dan más casos de problemas domésticos y separaciones cuando hay una familia de por medio. Definitivamente la vida de pareja se verá afectada, tanto en el aspecto afectivo como sexual, por lo que muchas personas deportistas acaban buscando precisamente establecer lazos con otros deportistas, los cuales estarán más proclives a comprender y sumarse a ese ritmo de vida.

El SOBREENTRENAMIENTO

El deseo de obtener una mejora progresiva y constante en nuestro desempeño físico puede llevarnos a caer a la larga en el temido síndrome del sobreentrenamiento. Incluso aunque sigamos un plan adecuado controlado por un entrenador o preparador certificado, será normal que en algún momento el progreso de nuestra condición física se desacelere pudiendo llegar hasta casi estancarse. En esos difíciles momentos el deportista puede pensar que ha tocado techo, y que para mejorar la única manera es incrementar aún más las sesiones y los volúmenes que realiza, entrando en un círculo vicioso. El sobreentrenamiento se caracteriza por síntomas que en su conjunto deberían ser fáciles de detectar para el propio deportista como por ejemplo la fatiga muscular, dolor en las articulaciones, aumento de procesos virales, alteraciones en el patrón del sueño, falta de apetito, o desmotivación. El problema surge cuando el deportista no asocia estas señales al proceso del sobreentrenamiento, o peor incluso las niega agravando aún más las consecuencias. Así el sobreentrenamiento puede acabar instalándose en un deportista llegando a provocar graves alteraciones y problemas de salud tanto a nivel físico como psicológico.

DESCANSO Y ALIMENTACIÓN

Independientemente de que por realizar nuestras rutinas de ejercicio estemos cortos de tiempo, hay dos componentes que no deberíamos dejar nunca de lado, como son la necesidad de dar descanso a nuestro cuerpo, aunado a una correcta y completa alimentación. El descanso no solo hace referencia a las horas de sueño nocturno, sino también a permitir que nuestro sistema cardio y muscular tenga reposo de manera periódica programando al menos un día a la semana como recuperación. En cuanto a la nutrición, es conveniente ponerse en manos de un experto, y prestar especial énfasis en evitar carencias de minerales y vitaminas debido al fuerte desgaste que el deportista va a sufrir.

CONTROL DEL PULSO

Para detectar la aparición del síndrome del sobreentrenamiento, es conveniente controlar nuestro pulso en reposo todas las mañanas, al finalizar sesiones de ejercicio exigentes, y pasado un tiempo después (ej. 15-30 minutos). Llevando un registro diario de estos valores, podremos descubrir fácilmente variaciones al alza sin causa aparente, y así tomar medidas preventivas para nuestra salud.

VALIOSOS CARBOHIDRATOS

Los carbohidratos constituyen el principal aporte de fuente de energía para nuestro organismo, siendo su consumo especialmente necesario cuando se realiza actividad física de larga duración. Junto con las proteínas y las grasas conforman la base de una nutrición equilibrada.


>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Esto es todo por el momento. Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta !

FER

No hay comentarios :

Publicar un comentario