13 febrero 2014

Zapatillas para Correr

Hola de nuevo compañer@s:

Echando la vista atrás es increíble como ha cambiado en no tantos años todo lo relacionado con el calzado deportivo para correr. Antes uno iba a cualquier almacén y prácticamente en lo único en que se fijaba era que la talla fuera más o menos de su tamaño, y que el modelo estuviera a la moda. La oferta era bastante limitada en cuanto a marcas y modelos, y los dependientes sabían poco o nada respecto de las características o tecnología presente en las zapatillas:

- "Buenos días, quiero unas zapatillas para correr"

- "Como no joven, tome asiento por favor. Que talla usa???"

- "Pues en zapato de calle un 42"

- "Ahora mismo le busco"

Esa era toda la información requerida antes de que el solicito dependiente desapareciera tras la cortinilla, para aparecer al rato con una pila de cajas sobre sus manos.

- "Esta la tenemos a 1,200 pesetas de oferta, en blanco, o negro. De esta otra solo tengo 44 pero seguro que le vale, sino le mete un algodoncito en la punta".

Uno las sacaba de la caja, les quitaba el palito de madera que iba dentro, hacía el típico gesto estilo Hulk comprimiéndolas con ambas manos a ver si se tocaban punta con talón, y luego probárselas delante del espejo.

- "Quiere ponerse las dos???"

- "No con una me vale, no se preocupe"

Tres pasitos cortos por la tienda, otra miradita al espejo, "pues me queda bien, me las voy a llevar".

Eran otros años, otras épocas. Nadie se preocupaba de si su pisada era pronadora, o tenía el pie cavo. Zapatilla para correr era eso, zapatilla para correr, no había duda. Las de fútbol tenían tacos y las de baloncesto eran altas. Cero confusión posible. 

Calzado deportivo


Comprarse un calzado deportivo era tan sencillo como comprar un yogurt en la tienda de ultramarinos (entonces no había grandes superficies): o lo comprabas natural, o de sabor, eso si, fresa, plátano o limón. Ni más ni menos, ni menos ni más. Para de contar. Los tiempos obvio han cambiado, la oferta al consumidor en todos los productos se ha diversificado en grado superlativo hasta a veces rozar el histerismo. Incluso ahora para la compra de ese simple yogurt pareciera que se necesitara hacer un master, pues los hay de tantas variedades, sabores, y tipos que uno acaba confundido.

Con el calzado ha pasado otro tanto, pero en este caso creo que para bien. Tanto el consumidor como los dependientes de las tiendas han adquirido una cultura runner, propiciada en gran medida por los medios de comunicación especializados como revistas, webs, y redes sociales. Mucha gente ya sabe lo que debe buscar en un calzado, dependiendo del uso que le vaya a dar, su peso, forma de pisada, y detalles afines. Ahora mismo hay una oferta en calzado para runners muy amplia, con muy buenas marcas y diferentes modelos donde elegir. El diseño o color ha dejado de ser el elemento básico a tomar en consideración.

Zapatillas correr

Toda esta introducción es porque este es el tema del que trato en mi último artículo publicado en FACETAS de LA ESTRELLA DE PANAMÁ. La tecnología en calzado deportivo es un tópico que me encanta, y aunque voy aprendiendo cada vez más sobre materiales y diseños, las marcas siempre van por delante innovando con nuevos compuestos y soluciones constructivas. 

Para esta oportunidad quise completar el artículo con los consejos de un buen amigo atleta, Josué Miranda, el cual se desempeña como especialista deportivo en la cadena SPORTLINE AMÉRICA

Sportline America

Podéis ver la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada. También os recomiendo ver esta entrada del BLOG de Josué, donde adicional a los contenidos del diario tiene información muy valiosa sobre este tema del calzado.

zapatillas para maraton

----------------------------------------
ZAPATILLAS DE CORRER

CUIDANDO CON AMOR NUESTROS PIES

Los pies son el soporte de nuestro cuerpo, por lo tanto debemos cuidarlos y prestarles máxima atención. Un calzado inadecuado adicional a ser molesto puede causarnos lesiones.

Muchas de las personas que se están incorporando a practicar ejercicio en nuestro país, ya se trate de caminar, correr o realizar sesiones en gimnasio, no prestan la debida atención a la hora de adquirir su calzado deportivo. Por encima de colores y modas, la elección de un modelo ajustado a nuestra fisiología y necesidades nos puede evitar muchos inconvenientes. No hay que olvidar que durante el ejercicio daremos miles de pisadas.

EL TIPO DE PISADA

Lo primero antes de adquirir un calzado deportivo sería ir a una tienda especializada para que nos hicieran un análisis tanto estático como dinámico de nuestra pisada. Básicamente con ello se trata de averiguar cual es el comportamiento de nuestro pie al contacto con el piso. De manera natural todas las personas tendemos a ser pronadores, inclinando algo el pie hacia la zona del arco, pero algunos corredores sobre pronan y necesitan un apoyo extra en esta parte. De igual manera hay supinadores, que por el contrario pisan en primer lugar con el exterior del pie. Para cada una de estas variables, las marcas deportivas fabrican modelos específicos, con mayor o menor soporte dependiendo del área de impacto principal.

CONSEJOS DEL EXPERTO

Josué Miranda es atleta y adicional especialista deportivo en una de las cadenas deportivas del país. A él le llegan cientos de personas todas las semanas con dudas sobre cual es el mejor calzado. “Hay que comprar menos por colores y modas y mas por el uso que le vamos a dar” explica Miranda. “Los modelos de competencia son mas livianos que los de entrenamiento, y dentro de los de competición no es igual un calzado para una carrera de 5km que para un maratón. A mayor distancia se necesita mayor amortiguación. La corpulencia y peso de la persona también es fundamental, ya que cada modelo está dirigido a soportar distintas presiones. No todo el mundo puede llevar modelos livianos como los que usan para competir los atletas de kenya o etiopía por muy vanguardistas que nos parezcan”.

Según sea el terreno donde vayamos a realizar nuestras rutinas, así mismo deberá ser el calzado a elegir. “La suela es una parte fundamental del calzado deportivo, pudiendo tener mayor rugosidad y agarre para terrenos de tierra y grama, o bien siendo plana para cuando su uso sea mayormente en asfalto y concreto”, acota Miranda.

Calzado correr

CUIDADO DEL CALZADO

Si queremos alargar la vida útil de nuestro calzado, debemos cuidarlo y limpiarlo periódicamente. “Para lavarlo se le quitan los cordones y la plantilla interior, y se remojan en agua fría con jabón neutro. Si hay partes donde se necesita frotar, nos serviremos de un cepillo de dientes que ya no usemos con cerdas finas, sin hacerlo enérgicamente ya que podemos dañar partes del textil. El secado debe ser en una zona aireada y a la sombra, ya que el sol es muy perjudicial para la consistencia y flexibilidad de las espumas presentes en la suela” señala Miranda. Pero al igual que las llantas de nuestro carro el desgaste nos obligará a cambiarlas. “Dependiendo de la técnica y peso del corredor, y el terreno donde practique, un calzado puede durarnos entre 400 a 600 kilómetros. Después es conveniente reemplazarlo pues la amortiguación y funcionalidad se verá cada día reducida, siendo nuestros músculos y articulaciones los que lo más lo van a sufrir”.

MINIMALISMO

Calzado más liviano y flexible

La diferencia de altura entre el talón y puntera en un calzado se denomina “drop”. Hace años las marcas acostumbraban a incorporar suelas muy anchas, especialmente en el talón, que hacían que el corredor fuera muy inclinado. La tendencia actual es reducir ese drop, buscando llegar al minimalismo y que la zapatilla sea plana. Ello afecta a la amortiguación y si no tenemos una técnica depurada será difícil sentirnos confortables.

----------------------------------------

Pues esto es todo por el momento chic@s. Cualquier consulta adicional me dejáis un comentario, o también podéis pasar por el SPORTLINE de Multiplaza para que in situ Josué os oriente y asesore.

Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta !

FER

No hay comentarios :

Publicar un comentario