17 febrero 2014

Reporte Micro G MANTIS (Under Armour)

¿Cómo estamos amig@s? 

Espero que con muchos ánimos e ilusiones para esta nueva temporada atlética que recién comienza. Por mi parte, y después de algunos problemas de salud ya superados, retomé con entusiasmo los entrenamientos y estoy muy motivado para en este 2014 alcanzar nuevas metas. El objetivo principal sigue siendo el poder disfrutar del running cada día que me pongo el uniforme y las zapatillas para salir a correr, pero si de modo adicional consigo rebajar mi registro personal en maratón sería la guinda del pastel. 

En este propósito voy a seguir contando durante la presente temporada con el apoyo de mis patrocinadores, siendo el principal de ellos UNDER ARMOUR, quien me suministrará toda la ropa y el calzado óptimo para alcanzar el máximo rendimiento. Cada día estoy más contento y me adapto mejor a los diferentes modelos de UNDER ARMOUR que tengo la fortuna de ir probando, por lo que en esta oportunidad os comparto mi reporte técnico #4 relativo a la Micro G MANTIS

Ya sabéis que con confianza cualquier consulta o duda adicional me tenéis a la orden. 

UNDER ARMOUR Micro G MANTIS 


En cuanto al nombre, desconozco el motivo por el que los técnicos de diseño o mercadotecnia de UNDER ARMOUR eligieron esta curiosa denominación. Como la mayoría sabréis (quién no ha visto a estas alturas algún reportaje de naturaleza en ANIMAL PLANET), el término mantis hace referencia a un género de insectos, siendo dentro de ellos la mantis religiosa la especie más conocida. La mantis es un insecto depredador fuerte, y puede cazar ratones, mariposas, ranas, e incluso serpientes de coral. Su particularidad más conocida es que tras el apareamiento, la hembra de mayor tamaño, en algunas ocasiones se come al macho...Houston we have a problem jajaja :) Después de meterle bastantes entrenos a mi nueva amiga, puedo decir que ciertamente su apetito es voraz, pero no por otras especies sino por devorar kilómetros.


En cuanto a su apariencia enseguida me recordó a la CHARGE RC 2, sobre todo el upper, pero con mayor soporte y amortiguación. Pienso que a todos aquellos a los que les gusta el Micro G® les va a encantar, y si habéis ya usado algunas de las variantes de la CHARGE, vais a agradecer la sensación de mayor confort. Por definición se trataría de una zapatilla mixta, pero si en la CHARGE porcentualmente dominaba el aspecto competitivo o de pura velocidad, en la MANTIS predomina el aspecto de entrenamiento y ritmos menos elevados. Se trata de una zapatilla neutral, de suela plana que permite full contacto con el piso sin perder una rápida transición desde el talón a los dedos. 


Realmente la MANTIS es un modelo que para muchos atletas ha pasado algo desapercibido pues desde la marca no le han hecho demasiada publicidad. Creo en ello ha tenido que ver que ha coincidido en una colección con auténticos “zapatillones” como la MONZA, la CHARGE, o la TOXIC SIX, y les dieron preferencia a estas últimas. Pero os confieso que merece de verdad la pena, y voy a ver si me consigo algún par más porque para mi tipo de pisada y técnica se adaptan a la perfección. 

NIVEL SUPERIOR 

El Upper de la zapatilla tiene un aire al de la CHARGE RC 2, conformado por dos piezas independientes. La delantera tiene la forma de una funda compresiva, con la lengüeta incorporada al conjunto a través de unos faldones o membranas siguiendo el sistema FootSleeve®. El material que se ha utilizado en el empeine es una malla de material sintético con tecnología Heatgear®, la cual está presente en muchos de los modelos de la marca y que pone énfasis en mantener el pie fresco y seco, con una gran transpiración. 


Aunque a simple vista pudiera parecer que la malla es de capa única, en realidad se trata de una doble capa con la intención de darle mayor confiabilidad y durabilidad. La puntera aparece finalmente reforzada por una pieza de textil de mayor calibre, rematada con termosellado. 


En cuanto a la lengüeta, está anclada a la estructura de la media suela, y no incorpora trabillas para el cruce de los cordones puesto que no son necesarias. Los cordones siguen la tendencia de las últimas colecciones de UNDER ARMOUR siendo redondos con relieves en toda su extensión para facilitar que se adapten mejor a la presión que se origina en los cambios de dirección en las diferentes presillas, lo que hace que la lazada se mantenga siempre firme. La única diferencia por ejemplo con modelos como la MONZA o la CHARGE RC 2 es que el relieve es bastante menos acusado. 


Los ojales para los cordones en la MANTIS son en su totalidad tipo presilla. En la pieza delantera con forma de cordillera hay tres pares de presillas cosidas a cada lado, con una distribución paralela de las internas respecto de las externas, y ubicadas en forma lineal y a la misma distancia dentro de cada lado. En la pieza trasera con forma de oreja quedan ubicadas otros dos pares más de presillas. Conservan una distribución paralela de las internas respecto de las externas, pero no mantienen ni la forma lineal ni la misma distancia respecto de las presillas de la pieza delantera. Con este novedoso sistema, y a diferencia de la CHARGE RC 2, ninguna presilla va ubicada en la propia funda que hace función como de calcetín, lo cual me parece un acierto y en lo personal me gusta más. El ajuste se siente suave pero cumple perfectamente con la finalidad de sujeción. 


La lengüeta en la MANTIS al igual que en la CHARGE RC 2 incorpora la tecnología MPZ® (modular protection zone). UNDER ARMOUR utiliza este sistema en aquellas zonas donde pudiera existir un mayor contacto y se requiera una protección extra. La pieza de caucho que realiza esta función tiene un troquel para aligerarla y darle transpiración, quedando el material expuesto al nivel de los diferentes cruces de los cordones. De este modo la zona del empeine queda perfectamente protegida y libre de molestas presiones. La lengüeta se completa con una malla interna muy abierta con la sencilla función de cierre, y una externa más cerrada puesto que debe soportar fricción y desgaste. 


En cuanto a la pieza posterior, es mayormente de material sintético, con esas dos piezas a ambos extremos que parecen grandes orejas. Estas orejas se unen a cada lado con las piezas caladas en forma de cordillera, y que dan un extra soporte y protección a los laterales. 


A diferencia de otros modelos donde los cordones tienden a juntarse mucho, en la MANTIS y por la disposición de las presillas antes mencionada, queda muy abierto el espacio de cruce. Realmente el fenómeno que se produce es que la pieza posterior envuelve a la funda compresiva, sin que ambas tengan punto de unión fijo por pegado o cosido.


Por lo que respecta al talón se mantiene una altura mayor de lo habitual, siguiendo la tendencia implantada por la CHARGE RC 2, pero a diferencia de esta última, tiene mucha más protección y acolchado, no solo en la zona del tendón de aquiles sino también en los laterales. Para algunos corredores esta altura pudiera suponer un problema, pero en lo personal me ha encantado desde la primera puesta el ajuste de la MANTIS, y lo suave y cómodo que se nota el collarín


A simple vista no se observa ningún tipo de refuerzo o contrafuerte, pero al tacto se nota perfectamente que hay una pieza interna, quizás de TPU (poliuretano termoplástico), que da solidez a la estructura. Esta pieza no llega a la altura total del talón, sino que termina como un centímetro antes, baja y se extiende por ambos lados, insertándose en la media suela. 


La plantilla como es característico en las últimas colecciones de UNDER ARMOUR es independiente del resto de la zapatilla y de espesor mediano, fabricada de espuma con tecnología 4D-Foam®, con numerosas perforaciones. Este material después de muchos kilómetros se comporta admirablemente bien, sin que se observen deformaciones. Resulta muy agradable la sensación de cómo se acomoda al pie, y adicional no retiene casi humedad, lo que en países como Panamá es de vital importancia. Como ya os he comentado en anteriores ocasiones, debido a la altísima humedad en Panamá casi siempre acabamos con el calzado bien húmedo, por lo que es necesario estar rotando dos o tres pares de zapatillas mientras las otras secan. Para acelerar el secado tengo por costumbre sacar las plantillas y ponerlas encima de un papel de periódico en posición neutral, para que no se deformen, y por supuesto lejos de una fuente de calor, mientras que el calzado lo cuelgo bajo techo en una zona aireada. Con estas precauciones, generalmente en un par de días y dependiendo del modelo, queda de nuevo en condiciones de uso. 

MEDIA SUELA 

La estructura de la media suela en este modelo está formada como no por una capa de grosor mediano del famoso Micro G®. En todos los reportes anteriores os he mencionado ya este exitoso compuesto para suelas creado por UNDER ARMOUR hace varios años y que ha supuesto un tremendo avance respecto de la tradicional espuma de EVA (etil, vinil, acetato). 


El Micro G® tiene una mayor densidad de amortiguación que la EVA, por lo que con una capa más delgada se consiguen similares efectos, reduciéndose el peso en un 30%. Este polímero la verdad es una auténtica maravilla, ya que a pesar de su poco peso aporta una excelente durabilidad y respuesta. En concreto en la MANTIS el Micro G® se siente más suave y amigable que en otros modelos, a pesar de tener un compuesto de menor grosor. 


A efectos visuales el Micro G® viene en una capa de forma ondulada que se funde arriba con el upper y en la parte de la suela se junta con la misma. Al igual que os he confesado en reportes anteriores, de nuevo me quedé con ganas de tener la oportunidad de penetrar en el interior de la media suela, y partirla por la mitad a ver que tenía dentro. Por el momento tendré que aplazar mis ansias de cirujano a que las zapatillas ya no den para más y lleguen a la jubilación jejeje. La verdad que al usarlas parece obvio que en la media suela hay algo más que el Micro G®, pero no encontraba la respuesta. Esta me la dio Jonatán Simón en uno de sus magníficos reportes, no sé si él tuvo la oportunidad de inspeccionarla por dentro o lo supo de alguna ficha técnica, pero la cuestión es que el secreto para esa buena amortiguación parece ser una pieza de TPU (poliuretano termoplástico), un material ya citado anteriormente y que UNDER ARMOUR utiliza bastante para dar rigidez y soporte a sus diferentes modelos. 

SUELA 

En cuanto a la suela creo si tuviera que buscar una palabra para describirla sería sencillez. UNDER ARMOUR solía optar en sus últimos modelos de zapatillas mixtas y voladoras por muchos remaches, algunos de ellos de tamaño bastante reducido. Incluso apostaba por dejar parte de la suela sin los citados remaches, en las zonas de menor fricción. 


En anteriores reportes yo había manifestado mi disconformidad con ello, puesto que zonas de menor fricción no significa que esta no exista, y particularmente he visto como algunas de mis zapatillas que han acumulado más kilómetros están comenzando a tener un excesivo desgaste precisamente en esas zonas de teórica menor protección. 


Aunque no confío en que haya sido por mis sugerencias, jajaja, pero en la MANTIS los diseñadores de UNDER ARMOUR han optado por proteger toda la zona de la suela con grandes remaches de caucho de larga duración y resistencia, en concreto siete, cinco instalados en la parte delantera de la suela y dos cubriendo la trasera. El diseño impreso es un cuadriculado muy sencillo pero efectivo. 

En lo que respecta a los puntos de flexión, en la suela podemos encontrar cuatro nervios a lo ancho y uno a lo largo recorriendo desde la zona del arco hasta casi la puntera. Ellos permiten que la zapatilla se ajuste a las diferentes tensiones de la zancada, con muy buena respuesta y transición de la energía. Durante los entrenos nunca tuve problemas con el agarre, incluso corriendo series a ritmos ligeritos. Me encanta la suela de la MANTIS, ya que transmite sensación del terreno pero sin la desagradable impresión de otras suelas en las que parece se te va a acabar incrustando algo en la misma planta del pie.


En cuanto a la superficie idónea para su uso, creo el asfalto es su medio natural, aunque si debe superar algún tramo de camino de tierra en buen estado se comporta sin mayor problema. En la pista sintética también ofrece un excelente desempeño. Al estar ahora en época seca en Panamá no la he podido probar realmente en terreno mojado, pero a priori pienso no debe ser mayor inconveniente puesto que los nervios de la suela son lo suficientemente profundos para permitir la evacuación del agua y evitar el desagradable “aquaplaning”. 

CONCLUSIONES 

La verdad es que la prueba estas semanas con la MANTIS ha sido totalmente positiva. Muchas veces nos encanta una zapatilla pero siempre aparece algún “pero” que pone en cuestión esa afirmación y deja sombras de duda sobre su desempeño. En esta oportunidad estoy realmente fascinado, y sin temor a equivocarme la calificaría como el modelo que más me ha gustado de UNDER ARMOUR hasta ahora de los que he probado, superando incluso a la CHARGE RC 2 y a la propia MONZA


Realmente la sensación de calzarlas es muy agradable. Como señalé al comienzo del reporte, se trata de una zapatilla mixta, pero a la vez muy liviana, casi en idéntico peso a la CHARGE RC 2, unos 230 gramos para mi talla. El drop, la diferencia entre talón y puntera es de 9 milímetros, mayor por ejemplo a otros modelos mas voladores como la propia CHARGE RC 2, pero manteniendo unas sensaciones impresionantes, sobre todo en cuanto al tema de la amortiguación

El modelo está diseñado para corredores neutros, y yo la siento bien tanto para entrenar como para competir. Cierto que corredores de poco peso como yo podemos usar para competir otros modelos más voladores, como es el caso de la CHARGE RC 2 y su pariente la RACER, pero en mi opinión muy personal a partir de un 10 km hasta un Maratón el extra de amortiguación que aporta la MANTIS compensa mucho y nuestras piernas lo van a acabar agradeciendo. Obvio que atletas élites sub 2h30 seguramente prefieran algo más liviano y de mayor respuesta, pero para el resto de corredores pienso funciona.

Josué Miranda con sus UA MANTIS en la Matatón de Panamá 2013
Para corredores de mucho peso en cambio se les puede quedar corta esta amortiguación, y sería preferible otros modelos más resistentes, dejando la MANTIS para cuando entrenen distancias o compitan hasta un 21 km. En cuanto a la vida útil de la MANTIS he leído en algunos reportes que tiene un recorrido más corto que el de otros modelos, pero en lo personal no lo he sentido y después de bastantes kilómetros siguen manteniendo una buena huella sin mayor desgaste. Supongo en esto tiene mucho que ver que no soy un corredor de mucho peso (140-145 libras) a pesar de mi altura,…de hecho mucha gente me llama “flaco”, “insecto palo” y otros piropos similares jajaja. En cuanto a la limpieza del upper y de la media suela es muy sencilla con una gamuza húmeda. 


Respecto del terreno como ya os adelanté, van muy bien en cualquier superficie rígida, tanto asfalto como concreto, igual que si las queremos para trabajos de calidad en pista sintética. Los caminos y senderos no son en cambio su medio, y la media suela expuesta puede sufrir mucho con piedras y otros elementos naturales. La horma tiene un ancho medio, en principio apta para un rango muy amplio de atletas, salvo aquellos que tengan el pie demasiado ancho, sobre todo en el empeine porque pueden notar una tensión excesiva con el ajuste de la funda compresiva. 


Referente a las tallas, el modelo se fabrica para varones en escala de 7 a 14 US, y para mujeres de 5 a 12 US, con diferentes diseños y patrones de color. En Panamá están la mayoría de las tallas disponibles, pero os recomiendo confirmar por teléfono con los diferentes puntos de venta antes de ir allá físicamente. Animaros con la MANTIS que merece la pena.

Nos vemos en la Ruta? 

FER 

Fotografías del calzado by RunninginPanama.com 

No hay comentarios :

Publicar un comentario