30 noviembre 2013

Reporte CHARGE RC 2 (Under Armour)

Hola de nuevo compañer@s de la ruta, 

Todavía en periodo de recuperación después de correr la MARATÓN DE LAS AMÉRICAS PANAMÁ el pasado domingo, y que mejor manera de hacerlo que ofreciendo un homenaje a las zapatillas que fueron mis fieles compañeras durante esos 42,195 metros, las Under Armour CHARGE RC 2


En el anterior reporte de octubre que dediqué a las Micro G MONZA os había contado que mi amor por ellas fue a primera vista desde el mismo momento en que me las dieron, y que enseguida decidí seleccionarlas como las elegidas para los fondos previos y la maratón que iba a correr a finales de noviembre. Pero resultó que un día tenía series en pista y decidí estrenar las CHARGE RC 2. Había escuchado buenos reviews y comentarios del modelo originario, la CHARGE RC, pero obvio con solo un par de meses en UNDER ARMOUR después de cambiar de patrocinador no había tenido oportunidad de probarlas. Siendo totalmente sincero, entono el "mea culpa", porque fue ponerme ese par de zapatillas, lanzarme a la pista, y cometer una infidelidad en toda regla, jajaja. Terminado el entrenamiento le dije a mi amigo Patrick, "este domingo voy a hacer el fondo con estas y no con las Monza, a ver si en la ruta mantengo el buen feeling". Para no aburriros, por supuesto pasaron la prueba ese día, y al siguiente,... y al siguiente,... teniendo cada vez mejores sensaciones y sobre todo estando convencido de que eran las que mejor me convenían dada mi técnica y tipo de pisada, las características de la ruta, y las complicadas condiciones de temperatura y humedad de Panamá. 

La verdad que estoy encantado con UNDER ARMOUR, cada modelo que pruebo me gusta más, y como le comentaba al gerente de marca Luciano Miguel, "bendito problema el tener tanto donde poder elegir" ! Así que a continuación os presento este tercer reporte técnico de la serie, espero lo disfrutéis y como siempre estoy a vuestra disposición para cualquier consulta.  

UNDER ARMOUR CHARGE RC 2 


Como ya os adelantaba en la introducción, este modelo es la evolución de la exitosa CHARGE RC, a la que le han hecho algunos cambios sobre todo buscando que pueda llegar a un mayor segmento de corredores, ya que la primera versión era considerada demasiado radical. La RC 2 se orienta a promover una mayor estabilidad para atletas con pronación leve - moderada, incorporando elementos de soporte del lado interno de la zapatilla, a través de un diseño asimétrico que como veréis en las fotos es muy llamativo. Tras esta primera afirmación muchos de vosotros que sois neutrales pensaréis que de salida ya no es un calzado que os pueda servir a vuestros intereses, pero por el contrario las soluciones que el equipo de diseño ha incorporado son tan versátiles que es una zapatilla que se adapta también para una gran parte de los corredores con pisada neutra. 

Pienso que el modelo no es de los que pasan desapercibido, realmente desde que lo sacas de la caja y lo tienes en la mano te quedas como pensando,... ¿"estooo,...estará terminada"???, ¿No le falta alguna pieza de fábrica???. Pues no, no le falta ni le sobra nada. Realmente por encima de convencionalismos o tendencias de mercado, la gente de UNDER ARMOUR ha evolucionado la CHARGE RC hacía donde quería, jugando para su fabricación con las mejores tecnologías de la marca, incluyendo por supuesto el reconocido Micro G® en la media suela. Así nos encontramos con una zapatilla mixta, perfecta para competencias pero de igual modo para entrenamientos exigentes, en los que primen ritmos alegres. Un modelo de suela plana y amplia que posibilita un contacto completo con el piso y una rápida transición desde el talón a los dedos. Un calzado que pese a su ligereza conserva un buen grado de amortiguación permitiendo incluso su uso en eventos de hasta 42 kilómetros. 

NIVEL SUPERIOR 

El Upper de la zapatilla es uno de los elementos más llamativos de la CHARGE RC 2, conformado por dos piezas independientes que convergen de manera articulada en la parte media. Ambas tienen un diseño, composición y función muy diferentes como os voy a explicar. 


La pieza frontal tiene la forma de una funda compresiva, con la lengüeta incorporada al conjunto a través de unos faldones o membranas siguiendo el sistema FootSleeve®. El material que se ha utilizado en el empeine es una malla de material sintético con tecnología Heatgear®, la cual también está presente en la mayoría de los modelos de la marca y que pone énfasis en mantener el pie fresco y seco, con una gran transpiración. 


Aunque a simple vista pudiera parecer que la malla es de capa única, si metemos la mano dentro de la zapatilla nos será muy fácil comprobar que lleva una doble capa, imagino con la intención de darle mayor confiabilidad y durabilidad. La puntera aparece reforzada por una pieza de textil de mayor calibre, rematada por una forma abstracta de termosellado. Este material termosellado se extiende por todo el empeine asegurando la estanqueidad con la media suela, e incluso incorpora algunos brazos e isletas en la parte donde van cosidas las presillas. 


Mención especial hay que hacer a la zona del dedo gordo del pie, donde el termosellado cubre el área en lo que se llama “aleta de tiburón”, una prolongación del mismo con la finalidad de dar protección extra a esa zona tan crítica en las zapatillas donde son frecuentes las roturas sobre todo por rozamiento. 


La lengüeta como mencioné en la introducción está anclada a la estructura de la media suela, y no incorpora trabillas para el cruce de los cordones puesto que no son necesarias. Los cordones en el modelo que he estado usando y cuyas fotos ilustran el reporte son de color azul marino y hacen juego con la banda de cierre de la lengüeta y el collarín. Se mantiene la tendencia de la última colección de UNDER ARMOUR donde los cordones son redondos con pequeños relieves en toda su extensión para facilitar que se adapten mejor a la presión que se origina en los cambios de dirección en los diferentes ojales manteniéndose firme la lazada. 


En esta oportunidad los ojales son una combinación de presillas y ojales sin remache. En la pieza delantera hay tres pares de presillas cosidas a cada lado, con una distribución paralela de las internas respecto de las externas, y ubicadas en forma lineal y a la misma distancia dentro de cada lado. 


En la pieza trasera quedan ubicados dos pares más de ojales, en este caso agujeros sencillos sin remache pero protegidos por el acolchado de la propia pieza, lo que en principio les hace inmunes a desgarros. Conservan una distribución paralela de los internos respecto de los externos, pero no mantienen ni la forma lineal ni la misma distancia respecto de los ojales de la pieza delantera. 


En cuanto a la lengüeta en sí misma está acolchada por partes, ya que incorpora la tecnología MPZ® (modular protection zone). Este avance lo está utilizando UNDER ARMOUR en determinadas zonas de contacto del calzado, allí donde es más necesario buscando protección. Así entre una mesh exterior de mayor calado, y una interna más cerrada, encontraremos una pieza de caucho intercalada con forma de una serie de triángulos unidos (pads). Cada uno de ellos viene a quedar al nivel de los diferentes cruces de los cordones, dando extra protección a toda la zona del empeine. 


La pieza posterior por su parte es una estructura corrida que se dobla a la mitad para formar la zona del talón. En ambos extremos la pieza termina en una especie de orejas, las cuales mediante cosido se unen a la parte frontal montándose sobre la misma. En ambas orejas aparece en grande el logo de UNDER ARMOUR, para que no quede dudas sobre la paternidad del modelo. El material que se encuentra en esta parte es mayormente sintético, con protección acolchada. Mención aparte merece toda la zona del talón, la cual es sin duda algo que desde el comienzo llama la atención por su originalidad. 


El talón a la vista se ve mucho más alto de lo usual, y muy delgado en comparación con otros modelos, tanto de UNDER ARMOUR como de otras marcas. En un primer momento podría dar la impresión de que a esa parte le falta algo más acolchado, más textil, más “sustancia”. Pero tenemos que entender el concepto de la zapatilla para darnos cuenta de que lo anterior no es necesario, porque el amarre y control del pie se logra casi al 100% con la funda compresiva y la correspondiente lazada, ejerciendo la pieza trasera prácticamente solo una función de protección en los laterales, y de cierre en el talón. Ello influye como no puede ser de otro modo en las sensaciones que transmiten, ya que uno tiende a querer pisar mucho con el metatarso olvidándose del talón. 


El collarín está formado por una pieza de espuma 4D-Foam® como la que usualmente se encuentra en las plantillas. Resulta muy llamativo ver la utilización de este material en esta parte de la zapatilla, el cual se destaca contra el sintético que lo rodea asemejando una forma como de hongo. El ajuste se siente cómodo y agradable, quedando el tobillo sin las molestas presiones que se notan en otros modelos.


En la parte exterior insertándose en la media suela aparece un contrafuerte que es el elemento clave que da soporte a esta zona, y permite que el resto tenga el acabado más liviano y minimalista que al menos yo haya visto en zapatillas no específicamente minimalistas. Este contrafuerte es una pieza de TPU (poliuretano termoplástico), con un diseño que permite un mayor control en ambos laterales, favoreciendo la estabilidad del conjunto. 


Se podría pensar que en la zona articulada donde confluyen o se solapan ambas piezas podría haber cierta debilidad, pero nada más errado, ya que la media suela como vamos a ver otorga la rigidez necesaria, permitiendo a la vez eso si un mínimo ajuste entre ellas. 

La plantilla como es habitual en los últimos modelos de UNDER ARMOUR es independiente del resto de la zapatilla y de espesor mediano, fabricada de espuma con tecnología 4D-Foam®


La función de este componente es adaptarse a la forma de nuestro pie y evitar el deslizamiento interno del mismo. La marca me facilitó dos pares del modelo y han caído ya bastantes kilómetros sin tener nunca la desagradable sensación de movimiento. Con relación a este tópico os quería comentar que debido a la altísima humedad en Panamá, siempre acabamos con el calzado bien húmedo, por lo que es necesario estar rotando dos o tres pares de zapatillas mientras las otras secan. Para acelerar el secado tengo por costumbre sacar las plantillas y ponerlas encima de un papel de periódico en posición neutral, para que no se deformen, y por supuesto lejos de una fuente de calor, mientras que el calzado lo cuelgo bajo techo en una zona aireada. Con estas precauciones, generalmente en un par de días y dependiendo del modelo, queda de nuevo en condiciones de uso. 


Precisamente este fue uno de los elementos que me influyó a la hora de decantarme por la CHARGE RC 2 para maratón en detrimento de la MONZA, que se mire por donde se mire no deja de ser un “zapatillón” súper versatil. Y es que la CHARGE RC 2 acumulaba mucha menos humedad, secando un 50% más rápido. Esto es debido en gran parte al diseño de la CHARGE RC 2 que podría ser considerado como minimalista en cuanto a la estructura, en especial del Upper, ya que se ha removido todo el textil y componentes que no fueran estrictamente necesarios. De este modo cobra plena vigencia la frase de “menos es más”

MEDIA SUELA 

La estructura de la media suela está formada por una capa de grosor mediano de Micro G ®. Como ya os he comentado en mis anteriores reportes, el Micro G® es un exitoso compuesto para las suelas creado por UNDER ARMOUR hace varios años y que ha supuesto un enorme avance respecto de la tradicional espuma de EVA (etil, vinil, acetato). 


El Micro G® tiene una mayor densidad de amortiguación que la EVA, por lo que con una capa más delgada se consiguen similares efectos, reduciéndose el peso en un 30%. Este polímero la verdad es una auténtica maravilla, ya que a pesar de su poco peso aporta una excelente durabilidad y respuesta. 

A efectos visuales el Micro G® viene en una capa de forma ondulada que se funde arriba con el upper y en la parte de la suela se junta con la misma. Pero si observamos por la cara interna de las zapatillas es donde encontramos el elemento principal de estabilidad que hace este modelo adecuado para pronadores. En este punto el Micro G®, que debido al diseño asimétrico queda más elevado, es interrumpido por una pieza de TPU (poliuretano termoplástico), de material similar a la que encontramos en el contrafuerte. 


Como otras veces me quedé con ganas de agarrar una sierra y meterle unos cortes a la suela para ver hasta donde penetra esta pieza de TPU y cuanto es el grosor de la misma, pero por mientras tendré que especular. A simple vista se puede apreciar como si la misma acabara en una prolongación en la propia suela, pero no tengo nada claro si esto es así o son dos piezas independientes. En cualquier caso el efecto de estabilidad se consigue con bastante suavidad, motivo por el cual también corredores neutrales como yo pueden usar este modelo. 

SUELA 

Después de analizar el espectacular Upper y la media suela, con todas las innovaciones y tecnologías que integran, tengo que confesar que la suela en principio me dejó medio frío. 


No pareciera que el equipo de diseño hubiera sido el mismo, obviamente supongo si lo fue, pero se siente como un trabajo que hubieran tenido que entregar en un dead line y al llegar al diseño de la suela hubieran puesto una solución de emergencia, confiable si, pero “nada nuevo bajo el sol”. Quizás es que los que amamos la tecnología deportiva somos demasiado exigentes y siempre queremos el "más difícil todavía". 


La suela es de una espuma bastante blandita, rematada por remaches de gran tamaño en las zonas de teórica mayor fricción, como el talón, la parte interna donde va inserta la pieza de TPU, el área del metatarso y por último el frente. En cuanto a la forma es amplia y plana con excepción de la puntera que tiene la típica elevación de las CHARGE como si se tratara de un avión en modo despegue. 


La transición talón a puntera se siente bien, con buena estabilidad y control de la pisada, incluso en giros y curvas. El material permite al correr un agarre satisfactorio, tanto en piso seco como mojado. En particular las usé para el fondo de 32 kilómetros previo a la maratón y esa noche había estado lloviendo. Tenía mi ciertas dudas de cómo se podrían comportar pero incluso pasando áreas muy húmedas y hasta pisando charcos no tuve ningún problema de deslizamiento o pérdida de tracción. 


Pienso que a pesar de la casi nula presencia de nervios y canales de evacuación en la suela, la espuma es de una densidad que permite muy buen agarre. Obvio que si al correr encontramos agua, y adicional pintura vial, la situación se complicará y de seguro sonará el típico “flish, flish”,…pero es que en esas circunstancias hasta unas traileras nos pueden dar problemas. 

CONCLUSIONES 

Como os dije al comienzo del reporte, en lo personal me gustaron tanto las CHARGE RC 2 que dejaron por fuera a las Micro G MONZA de cara a la maratón que acabo de correr.  Durante la misma cumplieron a la perfección según lo esperado, sin ningún tipo de problema, ampollas o rozaduras, permitiéndome alcanzar la meta en el 7° puesto de la general con podio incluido como segundo nacional. 


Un elemento añadido y muy importante para climas tan calientes y de alta humedad como Panamá es que recogen mucho menos sudor, debido a que los materiales que conforman su Upper no tienen casi poder de absorción. Esto se nota y bastante en entrenamientos y competencias de varias horas, tras lo cual si llevas unas zapatillas que recojan humedad terminas con un calzado tan pesado como si fueran botas de buzo de esas antiguas jajaja.  

El drop, la diferencia entre talón (15 mm) y puntera (9mm) es de solo 6 milímetros, favoreciendo una transición suave, con casi full contacto con el piso en todo momento. Se trata de un modelo muy liviano, solo 228 gramos para mi talla, pero se mantiene como una zapatilla estable y con buena amortiguación. 


Para corredores neutrales con peso no superior a 75kg pienso es una opción muy válida a la hora tanto de competir en distancias largas, incluyendo 21km y 42km, así como para realizar series e intervalos. Si el atleta tiene mayor corpulencia, debería reducir ese volumen de kilometraje. Para distancias más cortas creo el modelo natural debe ser la CHARGE RC 2 RACER, la cual no he podido probar pero básicamente he leído es más liviana y voladora todavía que el modelo que estamos revisando. De todos modos antes de comprarlas lo mejor es ir a una tienda y ver cómo se adapta nuestro pie al sistema de la funda compresiva, ya que cada atleta es diferente. Para corredores con leve y media pronación de igual modo está plenamente indicada debido al sistema de soporte visto, aplicando los mismos límites en cuanto al tema del peso corporal citado. 


La durabilidad de los materiales por el momento ha sido óptima. Uno de los pares que tengo suma ya unos 400 kilómetros y está como nuevo. La limpieza del Upper y de la media suela es súper sencilla con una gamuza húmeda. 

En cuanto al terreno, van muy bien en cualquier superficie rígida, tanto asfalto como concreto, igual que si las queremos para trabajos de calidad en pista sintética. Fuera de ello realmente solo las he usado para hacer algunos trotes de relajación y algo de técnica en grama, pero obvio no son indicadas para correr rápido en esa superficie ni tampoco en caminos o senderos. 


La horma tiene un ancho medio, y en principio apta para un rango muy amplio de atletas, salvo aquellos que tengan el pie demasiado ancho, sobre todo en el empeine porque pueden notar una tensión excesiva con el ajuste de la funda compresiva. 

Referente a las tallas, el modelo se fabrica para varones en escala de 7 a 14 US, y para mujeres de 5 a 12 US, con diferentes diseños y patrones de color. En Panamá están la mayoría de las tallas disponibles, pero para los que estéis en ambos extremos de pequeño o grande es mejor confirmar por teléfono con los diferentes puntos de venta antes de estar dando vueltas con este tráfico tan pesado que tenemos en la ciudad capital. 


En definitiva, una muy buena elección para una amplia gama de atletas, incluyendo pronadores que muchas veces son los grandes olvidados por las marcas. Me despido con un vídeo que le hizo al modelo la revista Runner´s World. Gracias por vuestra atención.

.  

Nos vemos en la Ruta?

FER 

Fotografías del calzado by RunninginPanama.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario