17 noviembre 2013

Nicolás García en La Estrella de Panamá

Muy buen día amig@s:

Regularmente os vengo compartiendo los escritos y colaboraciones que publico en diferentes medios, a la fecha ya más de 90 en los últimos tres años, pero en esta oportunidad es muy especial porque el reportaje publicado por LA ESTRELLA DE PANAMÁ es sobre Nicolás García, uno de los atletas más constantes en el panorama local y querido en el mundillo running. Hace unas semanas y coincidiendo con su presencia dentro de los finalistas del programa de televisión HEROES por Panamá de TVN, le dediqué un comentario en mi página semanal de LA ESTRELLA, el cual no pasó desapercibido para el editor de la sección Errol Caballero quien me pidió ponerlos en contacto. Desde el diario se interesaron en la vida de Nicolás, su historia laboral y familiar, y el proyecto Los Gladiadores que está desarrollando en su barrio con los niños y jóvenes del Chorillo. 

Hoy salió publicado el extenso reportaje, y creo le dieron la importancia y relevancia que Nicolás se merece, con encabezado en la portada del propio diario, página completa de portada de la sección Facetas, y doble página central en la citada sección. Como parte de la publicación el editor me pidió una columna de opinión, la cual redacté con mucho cariño pues Nico es una persona a la que respeto y aprecio mucho, igual que a toda su familia. 

Podéis consultar las páginas completas en las imágenes insertas a continuación, y mi columna de opinión como texto simple al final de la entrada. 

Los Gladiadores

Gladiadores Chorrillo

Niños del Chorrillo

Barrio del Chorrillo Panama

Policia Nacional Panama

------------------------------------------

MEMORIAS DEL MÁS ENTRAÑABLE ADVERSARIO

Entre los primeros recuerdos que tengo de mi llegada a Panamá hace ya 15 años, es comenzar a acudir a las competencias atléticas y coincidir en la mayoría de ellas con un combativo atleta que siempre dada el ciento por ciento hasta la meta, de rostro en apariencia seria pero con un carácter sencillo y entrañable. Su nombre como me dijeron, Nicolás García.

Ya desde aquella época Nicolás acudía a las carreras acompañado por su familia al completo, muchas veces con sus padres, y siempre con su infatigable esposa Mary e hijos, todavía de muy corta edad. La dura rivalidad que mantuvimos en muchos eventos no fue óbice para que entre ambos se acabara forjando una entrañable relación de amistad, basada en el respeto mutuo que ambos nos teníamos como corredores pero sobre todo como personas.

Tuve el privilegio de ser testigo de las primeras incursiones deportivas de sus hijos en el mundo del running, y como les inculcó esos mismos valores de amor por el deporte y la importancia de la disciplina y el compromiso como guías para desarrollarse en las distintas facetas de la vida. De origen humilde, Nicolás siempre se sintió orgulloso de su profesión como Policía Nacional y de su querido barrio del Chorrillo, siendo un ejemplo de que aún en un ambiente hostil la voluntad de las personas se puede imponer sobre los vicios y malos hábitos.

Con sus hijos ya más mayores y convertidos en figuras deportivas, hace varios años Nicolás quiso ofrecer una oportunidad a otros niños y jóvenes del barrio, formando el grupo de corredores juveniles Los Gladiadores, nombre muy gráfico para designar las grandes dificultades con las que se iban a encontrar en el camino. La falta de recursos se suplió con el apoyo de algunos colaboradores que de manera desinteresada creyeron en su proyecto, pero sobre todo con mucha ilusión y entusiasmo, demostrando que lo material tiene un valor muy relativo cuando se lo compara con la satisfacción y el orgullo que produce ser aceptado sin discriminaciones dentro de un grupo, independientemente de los defectos y virtudes de cada uno.

Al día de hoy siento que Nicolás para estos jóvenes es mucho más que un entrenador a la tradicional usanza, ya que verdaderamente actúa como un padre que se preocupa por el bienestar y el desarrollo de sus nuevos “hijos”. El camino a recorrer no será sencillo, ya que las pandillas y la vida fácil serán siempre una tentación en el ambiente, pero sin duda las nuevas generaciones del Chorrillo tendrán en Nicolás una razón para despertarse cada mañana sabedores de que más allá de la marginalidad y la mala reputación que se le pueda imputar al barrio, ellos son dueños de su propio destino, y tienen en sus manos la posibilidad de hacer un gran cambio en sus vidas.

¡ Gracias Nico !

------------------------------------------

Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta !

FER

No hay comentarios :

Publicar un comentario