14 julio 2013

A Correr sin excusas

Buen domingo amig@s:

Acabo de regresar de correr en PAFRA, buen ambiente como siempre y muchos amigos compartiendo la pasión por el Running. Espero os haya ido genial a todos en vuestros entrenamientos y competencias.

Hoy publiqué en LA ESTRELLA DE PANAMÁ un artículo que espero muchos os identifiquéis con el, relativo a algunos de los principales obstáculos con los que nos encontramos los runners a la hora de nuestras prácticas, como el sueño, el clima, o el cansancio. Reconozco que a veces me cuesta muchísimo pararme de la cama para salir a correr a las 4.00 o 5.00 am, la pereza es grande, pero si logro dar esos primeros pasos fuera de ella ya no hay vuelta atrás. Cuando me ha logrado vencer bien la cama, un mal clima u otros factores, luego resulta que me paso todo el día bien frustrado y decaído, por no tener suficiente fuerza de voluntad. Me gustaría si alguno tiene tips o consejos para superar este tipo de situaciones los comparta dejando un comentario. Gracias.

Podéis ver la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada.

Motivacion Corredores

Fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta !

FER

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

¡ A CORRER ! NO HAY EXCUSAS QUE VALGAN

Aunque correr sea una de nuestras actividades favoritas, hay días en que nuestro cuerpo y mente no están alineados, pudiendo caer en la tentación de obviar el entrenamiento.

En este tipo de situaciones seguramente quedaremos con nuestra autoestima runner dañada y el resto del día con remordimiento como si hubiéramos cometido una falta grave.
                                      
CUANDO SUENA LA ALARMA

Uno de los momentos críticos para los runners que realizan sus prácticas en la madrugada es levantarse de la cama, y vencer la tendencia inicial a apagar la alarma para seguir durmiendo. Son segundos durante los cuales nuestra mente encuentra, e incluso inventa, excusas de las mas variadas para convencerse a uno mismo de que es mejor quedarse metido en la tibieza de las sábanas. Creo no importan los años que uno lleve corriendo que todos estamos sometidos a esta tentación, y en ocasiones sucumbimos finalmente a ella. Si reconocemos que nuestra fuerza de voluntad es frágil y necesitamos de un estímulo adicional para vencer esa pereza, no hay nada mejor que coordinar el entrenamiento con compañeros. El tener ese compromiso personal previo será el empujón que nos impulse fuera de la cama para dar los primeros pasos, seguramente con dirección al baño. Una vez llegado al mismo y aunque suene cómico, podemos considerarnos en una “zona segura”, porque regresarse a la cama ya no debería ser una opción.

MIRANDO AL CIELO

Nuestro país cuenta con una climatología en la que casi todos los días se conjugan horas de sol antes del mediodía con lluvia por la tarde. Correr bajo la lluvia, salvo que se trate de un aguacero tropical aunado a tormenta eléctrica, no tendría que ser una actividad traumática ni que necesariamente nos provoque un resfriado. Si cada día que llueve o “tiene pinta” de llover, optamos por quedarnos en casa, van a ser mas los días que nos saltemos el entrenamiento que los que salgamos a correr. Haz la prueba y verás que cuando te acostumbras a trotar bajo la lluvia, resulta hasta agradable. Por supuesto que no te recomendaría realizar tus sesiones en la ciudad empapado por el agua que te lancen los carros al pasar, pero hacerlo en un entorno natural es completamente diferente. Si tienes dudas sobre si lloverá o no, opta por doblar un jacket plástico y correr con el guardado parcialmente en la parte trasera de tu licra o short. No te molestará en absoluto, y lo tendrás a mano en el momento que pudiera ser necesario.

ESTOY CANSADO

Es entendible que sometidos al agitado ritmo de vida que tenemos podamos acumular cansancio físico y algunas dolencias, tomándolas como pretexto para anteponer otras actividades menos demandantes a nuestros entrenamientos. El descanso es totalmente necesario cuando se realiza un ciclo o programa de entrenamiento, pero de igual modo sentir cansancio es también parte y síntoma de que el trabajo está rindiendo sus frutos. No todas las sesiones deben de ser a plena intensidad buscando dar el 110%, ya que de ese modo solo se logra acumular desgaste sin que el cuerpo tenga la posibilidad de asimilar el entreno. Si realmente no te encuentras en las condiciones requeridas para completar un trabajo de calidad, siempre es mejor buscar una alternativa más suave que tomar la decisión de quedarte tumbado en casa viendo TV. No solo tu cuerpo te lo va a agradecer, sino que psicológicamente te vas a sentir también más fuerte, superando momentos de duda similares a los que posteriormente puedas experimentar durante las competiciones.

2 comentarios :

  1. Hola Fernando...buena carrera de Pafra, por lo general no entreno de madrugada sino after work jejeje pero debe ser vitalisimo de madrugada.
    Esa es la diferencia,lo voy a intentar... un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Uf, es un madrugón tremendo pero ahora que aquí también aprieta el calor yo lo prefiero, además llego como más enchufada al trabajo

    ResponderEliminar