09 abril 2013

Camino del Oleoducto

EL PIPELINE DE GAMBOA


Hola lector@s:

Todavía con los músculos adoloridos de la prueba del domingo en El Valle de Antón, pero con muy buenos recuerdos de la experiencia compartida con otros amigos y runners. Definitivamente correr en trillo es una realidad totalmente diferente a practicar en la ciudad y el asfalto. A la vez es un terreno al que se le debe respetar siempre, pues como yo mismo padecí hace varios años, los excesos de confianza y falta de concentración suelen tener resultados fatales. Por fortuna, en esta oportunidad la montaña nos permitió ser sus acompañantes por unas horas, y pudimos completar la prueba de una sola pieza sin mas contratiempos que los habituales golpes y algunos pequeños raspones. Quiero compartiros pronto en el blog como viví el VALLE TRAIL RACE, pero mientras levanto la entrada y recopilo las fotos, os adjunto como aperitivo mi último artículo en LA ESTRELLA DE PANAMA, que precisamente versa sobre uno de los spots con mayor encanto para practicar trillos cerca de Ciudad de Panamá: el Pipeline de Gamboa.

Podéis ver la página completa en la imagen inserta a continuación, o como texto simple al final de la entrada.

Camino del Oleoducto

Un fuerte abrazo y nos vemos en la Ruta !

FER


DESCUBRIENDO EL PIPELINE ROAD EN GAMBOA

Cada vez mas runners gustan salir de la ciudad e incursionar en la naturaleza. El camino del Oleoducto o “Pipeline” de Gamboa es una auténtica joya que no te puedes perder.

Desde Panamá se accede por la carretera de las Esclusas hasta llegar al parque Summit en dirección a Gamboa. Una vez superado el puente vehicular sobre el Lago, se mantiene rumbo recto hasta donde está el embarcadero del Smithsonian. Allí es donde deben estacionarse los vehículos ya que está prohibido el ingreso de carros particulares. Caminando, y a 200 metros a la derecha, veremos los carteles que anuncian la entrada al Camino del Oleoducto.

DE OBJETIVO BÉLICO A FIN RECREATIVO

El camino del Pipeline va paralelo al mismo Oleoducto (que es una tubería como de 1.5 metros) construida durante la II Guerra Mundial por el ejército americano en previsión de transportar petróleo si el Canal de Panamá quedase inutilizado. Tras la reversión de las áreas canaleras el área quedó dentro del P. N. Soberanía bajo la vigilancia de la Autoridad Nacional del Ambiente. Por ello existen varias garitas de ANAM con guardas para informar a los visitantes de la conservación de la fauna y flora, y a partir de cierta hora se cobra una entrada simbólica.

CRUZANDO RÍOS

El camino tiene una extensión de 17km y el ancho aproximado para un vehículo todo terreno. El piso es de tierra y piedra, mezclado frecuentemente con ramas y otros elementos de la naturaleza. La selva está en ocasiones muy cerrada dejando mínimamente penetrar los rayos del sol. El camino va cruzando diferentes quebradas por encima de nostálgicos puentes con tablones de madera que tienen señalado su nombre y la distancia a la que se encuentran de la garita de entrada. Al comienzo hay unos 5 o 6 km muy llevaderos de continuos columpios cortos, cruzándose la quebrada Juan Grande, el río Frijolito, el río Frijoles, el río La Seda, y el río Limbo. Sobre el km 7 hay una subida fuerte (Loma Troitiño), y a partir de ahí ya todo es un continuo subir y bajar con pendientes largas y pronunciadas solo aptas para runners experimentados.

FAUNA EXHUBERANTE

La mejor hora para iniciar el ingreso al Pipeline es con las primeras luces del día. Las guías detallan que existen 105 especies de mamíferos, 79 de reptiles, miles de invertebrados, pero sobre todo cientos de aves, por lo que muchos naturalistas suelen recorrer el camino con las cámaras y trípodes en la mano. De propia experiencia, he visto gran cantidad de mariposas blue morpho, tucanes, ñeques, gatos solos, y de manera sorpresiva una manada de 10 ainos cruzando el camino a toda velocidad en fila india. Se menciona la existencia de jaguares, pero no conozco a nadie que se haya topado con uno hasta la fecha. Lo que si tiene asegurado el visitante si acude al amanecer, es escuchar el despertar de los monos aulladores, que con sus sonoros y trágicos alaridos llenan la jungla de un ambiente ensordecedor.

RESPETO Y NO INTERVENCIÓN

Con el objetivo de preservar el Parque sin intervenir en la fauna y flora existente se recomienda: Correr de uno en uno o en grupos pequeños; hablar bajo y no dar gritos ni asustar a la fauna; nunca tirar residuos ni envoltorios en el camino sino guardarlos para botarlos al finalizar en los tinacos al efecto; tener precaución de no arrancar o dañar vegetación de las orillas del camino; reducir el paso cuando haya cruces con investigadores o naturalistas tomando fotos, y dar prioridad a los posibles bikers con los que nos topemos.

2 comentarios :

  1. Menudos parajes tenéis por allí para disfrutara corriendo! a recuperarse de ese trail, que según nos dijo un pajarito te fue muy bien! un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mil gracias Celina, habrá que ver quien fue ese pájaro. Un besazo

      FER

      Eliminar