24 noviembre 2010

DE NUEVO EN LA RUTA

Hola amigos ! ! !

Waoooo, que largo se me ha hecho esta parada. Han sido justo 4 semanas de descanso desde mi última competición que fue a finales de octubre en la Carrera ENSA. Cuando metí aquella entrada no tenía muy decidido si parar de una vez o seguir con alguna otra carrera, pero la verdad es que los "planetas se alinearon", se suspendieron o atrasaron las pocas competencias que había previstas en el calendario y tomé la opción de aprovechar esas semanas para hacer el descanso anual obligado.

Haciendo resumen y balance, la temporada 2010 creo fue muy productiva, con 20 competencias desde Enero hasta Octubre. A nivel absoluto en 17 de ellas estuve siempre dentro del top-10, y en mi categoría master de 40 a 49 años conseguí numerosas victorias y un total de 18 podios. Mi único DNF y gran lunar de la temporada fue el abandono en la Maratón en trillo del Valle de Antón, donde de ser el gran favorito para repetir mi victoria del 2009, tuve que optar por un prematuro abandono a pesar de que estaba pienso en mi mejor momento de todo el año. Pero bueno, no todo puede ser perfecto, y hay que dar gracias de que hemos podido pasar estos meses sin graves problemas ni lesiones, "toquemos madera", porque de las pequeñas y recurrentes cualquiera que esté en la categoría master sabe que raro es el día en que no te acaba doliendo algo, ....jajaja.

Así que con ánimos renovados afronto los preparativos para el próximo año, recién he vuelto a calzarme las zapatillas y estoy saliendo simplemente a rodar suave para ir retomando sensaciones. Todavía no están muy definidos los calendarios locales del 2011, ni tampoco me he puesto a mirar pruebas de fuera, así que ahora mismo no tengo objetivos claros. Estos se irán definiendo en los próximos meses según también se adapten los temas laborales y familiares. Si he conversado ya algo con mi compañero Fernando Blanco de hacer juntos una maraton con el objetivo de mejorar nuestras marcas personales, pero hay que buscar un circuito apropiado y que las fechas nos cuadren dentro de la programación anual.

Para comenzar la temporada no hay nada mejor que estrenar el nuevo material, así que os dejo unas fotos con mis licras AMP PRO2 Compression que son una auténtica maravilla, y las zapatillas Progrid KINVARA. Jamás había sentido con un calzado tan liviano semejante amortiguación. Es realmente alucinante ! ! !










Para terminar os pego una reseña que nos hicieron a algunos atletas destacados en la revista SPORTS & HEALTH de este mes y en el que me citan junto a Fernando Blanco. Gracias Ivan por la cortesía y tu apoyo.

Abrazos,

FER

09 noviembre 2010

Evitando a los Amigos de lo ajeno


Por Fernando Revuelta

La jornada de entrenamiento había sido exitosa. El grupo de amigos había finalizado el kilometraje previsto dentro de los ritmos programados. Mientras conversaban sudorosos animadamente y al acercarse de regreso al carro enseguida se dieron cuenta: ¡ NOS HAN ROBADO ¡ ¡ ¡

De la felicidad y satisfacción inicial de sus rostros, pronto se pasó a un sentimiento primero de incredulidad y luego de rabia desatada. “¿Cómo es posible?, Si no había nadie”. Rápidamente hacen un rápido examen de la escena y ven hay una ventanilla rota por donde los ladrones han tenido acceso al vehículo. Faltan las bolsas y mochilas, con toda la ropa, zapatillas y demás accesorios de recambio para después del entreno.
La rotura de un vidrio es el método mas común para sustraer objetos de un carro. No así cuando se trata de robar el propio carro, donde se utilizan entonces ganzúas y palancas para forzar la cerradura
Dentro de la pérdida material, lo peor es que también han desaparecido las carteras, incluyendo dinero en efectivo, documentación, licencia de manejo y tarjetas de crédito con el consiguiente dolor de cabeza y la pérdida de tiempo que supone su reemplazo. Se intenta llamar rápidamente a la Policía para dar aviso pero de igual manera los teléfonos y Blackberrys también fueron sustraídos. Una computadora portátil tampoco está en el lugar en que su dueño la dejó.

Esta escena que pareciera digna de una serie televisiva lamentablemente se ha convertido en los últimos meses en algo cotidiano que están sufriendo los atletas y deportistas en general de Panamá. Los amigos de lo ajeno han visto un blanco fácil en vehículos de deportistas que comienzan a entrenar a tempranas horas de la madrugada, o finalizan sus jornadas ya en horas de la noche, con la consiguiente falta de luz.

Por supuesto que el tema de la inseguridad y los robos es un fenómeno que no se circunscribe a Panamá ni a los vehículos de deportistas, pero algunos ladrones parece se han especializado últimamente en seguir las pistas a los mismos y aprovecharse de estudiar sus horarios y rutinas programadas.

Zonas como el Causeway de Amador, Summit, Parque Omar, Clayton, y la piscina de Albrook tienen ya detrás de si un triste historial de robos y destrozos a vehículos, en la mayoría de los cuales no ha habido ni detención de los culpables ni recuperación de lo sustraído a pesar de que se hayan interpuesto las correspondientes denuncias.

A través de esta entrada y las recomendaciones que detallo a continuación no pretendo acabar con la delincuencia, pero si ofreceros algunas herramientas y protocolos que nos puedan ayudar a pasar mas desapercibidos y evitar ser objeto del robo de pertenencias en nuestros vehículos.

- Ventanas cerradas y alarma puesta

Como precaución general, obvia pero que a veces olvidamos, siempre debemos dejar bien cerrado el carro, con los seguros de las puertas puestos, las ventanas subidas y la alarma activa si disponemos de ella. Algunos pensarán que esto es una soberana estupidez, pero personalmente he sido testigo en varias ocasiones de compañeros que por descuido han dejado sus carros en plena noche con alguna puerta abierta e incluso las llaves del vehículo puestas.
No hay que llegar a casos extremos como el de la imagen ;)
La llave principal la llevaremos con nosotros, ya que se puede cargar fácilmente en un bolsillo de cremallera, o atada con la cinta de amarrar del pantalón. Las demás podemos dejarlas ocultas dentro del vehículo. La costumbre de dejar ocultas las llaves por la parte interna de una llanta ya es muy conocida por los ladrones, adicional a que si nos están observando como una posible víctima les facilitaremos su ilícita tarea.

- ¿A que hora y dónde quedamos?

Con frecuencia y amparados en nuestra buena fe para alcanzar la máxima divulgación, utilizamos medios públicos como Facebook, Twitter, blogs y listas de distribución para coordinar con amigos y compañeros de afición la hora y lugares específicos donde vamos a comenzar nuestros entrenamientos, y por ende el sitio donde van a quedar estacionados los carros. Generalmente también se suele hacer público el tiempo que uno se va a demorar, e incluso en ocasiones hasta se detalla la propia ruta con un plano. Viéndolo desde fuera, con todas estas pistas, se lo estamos poniendo realmente fácil a los delincuentes, los cuales solo deben de esperar a que nos alejemos del área para cometer sus ilícitos sabedores incluso del tiempo de que disponen antes de que los dueños regresen.

Por este motivo es recomendable no colgar información con todos estos detalles donde pueda ser de acceso de terceros inescrupulosos. Es mejor coordinar por teléfono, chat, o e-mail entre los interesados, o si se hace de modo público no entrar en demasiados detalles sobre el tiempo o recorrido a realizar.

- El carro no es un escaparate

Aunque los atletas y deportistas en general tenemos tendencia a mostrar al resto nuestras últimas adquisiciones en material y equipo, debemos de ser conscientes que el carro no es una vidriera de un escaparate donde debemos dejar nuestras pertenencias a la vista del público.
Si metemos los implementos deportivos de cualquier manera ocuparán mas espacio y serán visibles desde el exterior
Si bien nada nos garantiza de que no haya un robo cuando dejamos las cosas ocultas o en el baúl (maletero), por razones obvias es mucho mas fácil que nuestro carro sea el elegido si dejamos a la vista objetos de valor, voluminosos, y de llamativos colores. Por ello todos los artículos deberán quedar en el maletero, y de no ser posible, en el piso de los asientos traseros ocultos bajo las alfombrillas o alguna prenda oscura. Ese es el lugar mas seguro de un carro. Para objetos de valor o interés especial, como carteras, cámaras de fotos, teléfonos y similares, es mejor sacarlos de las mochilas o bolsos y esconderlos de manera individual por distintos espacios, debajo de asientos, en algunas gavetas no tan tradicionales como es la del acompañante del conductor donde siempre suelen mirar, etc. Como regla general los ladrones prefieren no pasar mucho tiempo al lado del vehículo, y preferirán agarrar rápido mochilas y bolsas desde fuera del propio carro por una ventana rota que ingresar al mismo y ponerse cual investigador forense de CSI a revisar alfombrillas y los distintos espacios si ya tienen un botín previo.

- Vamos a hacer deporte, no nos mudamos a Alaska

Cuando vayamos a algún entrenamiento o competición, deberemos portar en el vehículo con nosotros el material mínimo imprescindible si el carro va a quedar por un espacio de tiempo abandonado. No tiene ningún sentido si vamos a entrenar cargar con computadoras portátiles, maletines de trabajo, o equipación que realmente no vamos a usar. Es mejor dejarlas en la oficina o vivienda. Debemos de ceñirnos a lo mínimo, y no cargar el carro como si fuera una mini tienda de implementos deportivos, tendencia muy generalizada sobre todo en los triatletas.
No se trata de una competencia de ver que carro tiene mayor capacidad de carga, lleva lo imprescindible
En igual sentido, si vamos a una actividad y luego vamos a regresar después de la misma a nuestra residencia, no tiene ninguna finalidad andar con nuestra billetera al completo, llena de identificaciones, tarjetas de crédito, etc. En estos casos es preferible dejar la billetera en casa y solo llevar lo necesario, como la cédula, licencia de manejo, una tarjeta de crédito, y un par de billetes en efectivo. Esto es muy fácil de ocultar en cualquier parte del carro, e incluso no hay ningún problema en llevarlo con nosotros dentro de una bolsa plástica tipo sándwich (zip-lock), aprovechando los bolsillos del pantalón, en el lateral de la media larga de compresión, o en el cinturón de botellas. Los teléfonos celulares y blackberrys también por su pequeño tamaño son fáciles de ocultar, pero de igual modo se pueden llevar con uno siguiendo el mismo sistema reseñado ya que no son pesados ni molestos, y adicional nos pueden ser de utilidad para dar aviso sobre alguna circunstancia sospechosa o de otro tipo que veamos durante nuestra práctica.

- Evitar sitios oscuros y aislados

Aunque los atletas prefiramos entrenar en sitios no demasiado concurridos, en horas de la noche esto adquiere especial peligro.
El 80% de los robos en autos se produce en horas de la noche
Por una simple cuestión de probabilidades, nuestro vehículo tiene mayores opciones de ser objeto de un robo si está aislado que si está rodeado de otros carros. Dentro de lo posible elegir para aparcar sitios que estén cerca de luminarias, y establecimientos comerciales o viviendas.

Si aparcamos un carro en horas todavía de luz solar, poner atención si nos vamos a demorar de que haya luminarias cercanas para el caso que se haga de noche
En muchos de ellos es frecuente existan vigilantes de seguridad o porteros, con los cuales podemos fácilmente entablar una amistad y que pongan atención dentro de lo posible al vehículo. Muchas veces esto se consigue simplemente siendo amables, con una pequeña cantidad de dinero, e incluso con algo tan simple como regalarle un café o refresco de vez en cuando.

No siempre confiarnos en que un vigilante nos va a cuidar el carro, ya que hay algunos que no cumplen muy a cabalidad con sus funciones profesionales
- Ser discretos antes y después

Salvo que los ladrones nos hagan un seguimiento individual, en el resto de las ocasiones el ser elegido como víctima de un delito tiene mucho que ver con nuestra conducta previa y nuestro grado de discreción. Un delincuente por regla general va a observarnos con anterioridad a la comisión del hecho, por lo que hay que estar atentos y desconfiar de cualquier extraño que veamos o ronde por el área. Si hace falta esperar algo de tiempo dentro del carro a que el extraño se aleje optaremos por ello. Si pensamos que no estamos seguros, mejor es arrancar de nuevo y buscar un emplazamiento bien distante del anterior. Lo ideal es que cuando estacionemos llevemos la ropa de ejercicio ya puesta y los demás implementos en el baúl, para no tener en ese momento que abrir el mismo y estar haciendo traslado de bolsas y equipos. Si esto no ha sido posible, tendremos cuidado de que nadie nos observe al hacerlo y que sea rápido y discreto. Hay que eliminar costumbres como la de estar con las 4 puertas y el baúl del carro abierto, con la música estridente, y todo lleno de ropa e implementos a simple vista mientras nos cambiamos con toda la tranquilidad del mundo. Eso es un llamado directo a que nos roben.

Las puertas y el baul del carro estarán el menor tiempo posible abiertas, no se trata de un Motor show
Algo mas complicado lo tienen los triatletas, muchos de los cuales realizan una doble sesión de actividad, como ciclismo y natación, o atletismo y ciclismo. En esos casos la propia bicicleta y todos los llamativos implementos como el casco y las zapatillas ocupan un importante espacio, y son difíciles de disimular dentro de un carro. Para el entrenamiento de transiciones es recomendable hacerlas en grupo, siguiendo un sistema como el de “conductor designado”. De manera rotativa uno de los componentes del equipo se quedará ese día como vigilante del material y asistente, facilitando que se practiquen los cambios de deporte con la misma celeridad que se puede obtener en una competencia. Así se evitarán desagradables sorpresas.
Esto se ha practicado ya por varios teams en Panamá como el Team Simon, cuando se realizó un fondo de running hace varias semanas donde varios miembros del equipo se sacrificaron para cuidar los coolers e hidratación de los demás compañeros.

En el mismo sentido, si utilizamos el carro como aid station para reponer nuestra hidratación y alimentación, lo haremos de manera discreta y rápida, cambiando o rellenando con la mayor celeridad nuestras botellas, sin armar escándalo y siempre de ser posible fuera de la vista de terceras personas. Si al momento de pasar al lado de nuestro carro tenemos sospechas de que alguien nos está observando, es mejor seguir de largo como si nada y volver una vez estemos seguros de que no están controlando nuestra rutina.

En resumen, extremen las medidas de seguridad con sus vehículos, no solo en entrenamientos sino también durante competencias. La discreción, la vigilancia y solidaridad entre atletas son las mejores armas que podemos usar contra la delincuencia.