28 junio 2010

Visitando la India Dormida


Hola de nuevo compañeros. Escribo esta entrada hoy ya lunes por la tarde y todavía me duelen las piernas. El motivo de ello es que el sábado estuve en El Valle de Antón con unos amigos recorriendo parte de la ruta de la Maratón y media-maratón en trillo que se celebrará el 15 de agosto en esta zona.

Tocó madrugar a las 3.30 am porque a las 4.00 pasadas ya estaba Daniel Alveo recogiendo a la expedición, compuesta también por 2 de las "chicas superpoderosas", las ultrafondistas Iris Regalado y Margaret Von Saenger. La cuestión es que entre bochinches e intercambio de estampillas,....jejeje,...arribamos al Valle aún de noche y nos reunimos con George Shoemaker que estaba de weekend en el área. Todos juntos nos encaminamos a la casa de Irving (Rompy) Bennett y tras los preparativos pertinentes partimos a la aventura.

El Valle de Antón, para los que no lo conozcan, es un pintoresco pueblito en la provincia de Coclé, a unas 2h30 de distancia en carro de Ciudad de Panamá. Su origen está ligado a la actividad volcánica de la zona hace un pocotón de años, por lo que se puede apreciar perfectamente como el pueblo está asentado en lo que una vez fue la caldera, y por todos los lados está rodeado de altas y verdes montañas. El clima es muy fresco, y debido a ello y a los grandes atractivos naturales del área (cascadas, fauna, flora, mercado artesanal), supone uno de los centros turísticos que mas visitantes atrae. Para los nacionales, supone un lugar de descanso y muchas familias han hecho en el Valle de Antón su casa de descanso para fines de semana y vacacionar.

Dicen que "una imagen vale mas que mil palabras" y gracias a dios Rompy realizó un tremendo reportaje fotográfico del cual he seleccionado algunas imágenes, pero podéis verlo completo en el siguiente link:


La verdad es que todos gozamos tremendamente del recorrido, que mezclaba algunos pequeños tramos de asfalto, caminos, y sobre todo trillos bastante técnicos. Cruzamos también varias veces quebradas y cursos de agua, siendo difícil no resbalar con las piedras mojadas y acabando casi todos con las zapatillas en remojo. Nos sorprendió la tremenda belleza de todo el área, la impresionante vegetación, y las increíbles vistas al subir a la cabeza y correr por el espinazo de La India dormida. Esta es una formación montañosa compuesta de numerosas cimas, que desde la lejanía asemeja la forma de una mujer indígena tumbada.
En esta imagen tomada de internet, si veis el lado derecho esa sería la parte de la cabeza, destacándose como un flequillo y la zona boscosa semejando una melena. Después a la izquierda estaría la nariz y la boca. A continuación se aprecia una forma de V muy acusada, que sería el equivalente al cuello. Siguiendo la silueta estarían los pechos, el abdomen, las piernas y hasta los pies que es la zona mas baja antes de que vuelva a subir la formación. La zona mas clara que se ve sale perpendicular al pecho donde no hay vegetación se asemeja a un brazo, como si la mujer estuviera en forma de cruz recostada.
Listos para la aventura, Rompy detrás de la cámara
Primeros kilómetros de asfalto subiendo hacia el Río Antón


Ya metidos en trillo, y con vegetación cerrada por todas partes



Duro ascenso hasta La Mesa por el cauce de una empinada quebrada. Como llueva prepárense porque por ahí bajará el agua como "alma que lleva el diablo"



Otra vista de ese resbaloso y técnico sector



Rompy encabezando la expedición, justo en el comienzo de La Mesa, llamada así porque es la única zona plana del área y asemeja la parte plana superior de una mesa ! ! !



En La Mesa hay que cruzar una alambrada, cuidado no engancharse el pantalón ! ! !



Fuimos haciendo el llamado CACO, alternando la caminata con la corrida



Bajando de La Mesa por caminos embarrados

Llegando a la Finca Alemi, Margaret descubrió en medio del camino a esta Bejuquilla verde, especie no venenosa y que suele adoptar esa posición erguida cuando se ve amenazada. Rompy ni corto ni perezoso la tomó de la cola y la levantó, y el especimen tenía mas de 1 metro de longitud. A pedido de Margaret, y para evitar un posible atropello o que algún lugareño la diera una pedrada en la cabeza, Rompy la depositó en un árbol cercano. Toda esta área del Valle es una zona super poblada de ofidios, y adicional a las bejuquillas hay especies muy venenosas como la equis (X) y la patoca, por lo que siempre hay que ir con precaución de donde uno pisa.

Corriendo camino al Valle de nuevo, rodeando el Cerro El Gaital



Entrada al sendero de subida a la India dormida. Tuvimos que pagar peaje ! ! !



Trepando ! ! !

La Piedra pintada, una formación rocosa en la que hay marcas e inscripciones arqueológicas de los primeros pobladores. Me gusta esta gente que llama a las cosas por su nombre,...la India dormida porque se asemeja a ello,...La Mesa porque tiene forma de mesa,.... la Piedra pintada porque es una piedra pintada,....Adivinanza: a que no saben como son las Ranitas Doradas o los Árboles cuadrados que son otras 2 de las grandes atracciones del Valle??? Exacto,...las ranas son doradas y los árboles con tronco cuadrado,...alucinante, pero cierto ! ! !



Todavía sonrientes, ya que pensábamos que lo que nos quedaba era "chicha piña" como se dice en Panamá,...vamos "chupado" como dirían en la madre patria.



Sigue la trepada, apoyando los brazos en los cuadriceps ! ! !



Un descansito a mitad de camino,...creo que nos tomamos unos cuantos ! ! !



Durante la subida hay numerosas cascadas como la de la imagen



Por esta zona ya el gesto no era de sonreir, en fila india y callaitos ! ! !



Iniciando la bajada, por una parte fuera de lo que será la ruta



Esta zona es muy similar a la de mis entrenamientos en trillo por Las Cumbres. Esas matas que veis de hoja grande son plantas de guineo (banano para los europeos), que crecen por todos los lados y dan un carácter típicamente tropical



En la cresta de la India dormida, por la zona del pecho



Cresteando de una a otra cima de la India dormida



Desde la lejanía la India dormida se ve fácil, pero en el terreno no acaba nunca, todo es un sube-baja por trillos de piedra muy técnicos, eso si, el paisaje es impresionante ! ! !



Podéis ver los trillos como si fueran spaguettis corriendo por la cresta de la formación de la India dormida, con el majestuoso Valle de Antón al fondo.



Aqui ya cada uno íba como bien podía,...y desde luego no faltaron unas cuantas caídas y algunas culadas ! ! !



El contraste del cielo azul con el verde de la vegetación es precioso



Muchas partes de la India dormida son trillos bien técnicos y estrechos


Una imagen así con El Valle en el fondo de la caldera vale cualquier esfuerzo ! ! !


En esta zona será fácil poder seguir el desarrollo de la prueba por el público, y los fotógrafos a buen seguro tendrán material para sacar muchas instantáneas


Una de las partes por donde tuvimos que pasar, no quiero ni pensar cruzar por ahí con las piernas de trapo que tendremos ya en ese punto cercano a la meta



De nuevo en las calles del Valle una parada en la tiendita para tomar una cerveza. Santana, un atleta local y buen amigo se nos une para comentar las incidencias de la ruta


Ya corriendo los últimos kilómetros por las calles del Valle

Creo que el reportaje fotográfico lo dice todo. Fue una tremenda jornada de entrenamiento, y descubrimos una ruta impresionante en cuanto a su dureza y belleza escénica que sin duda dará que hablar. Panamá cuenta con unos lugares naturales impresionantes, y las carreras de montaña y trillo son una excelente forma de darlos a conocer, no solo para extranjeros sino también para muchos nacionales que desconocen lo que se esconde fuera de las rutas tradicionales.

Tras parar nuestros Garmin, que apenas marcaron 24 km de distancia para unas 5 horas de ejercicio, nos sumergimos en un jacuzzi de aguas calientes naturales (recuerden es un área volcánica), en casa de Lorena y Rompy, los cuales nos trataron super. También tuvimos oportunidad de coincidir justo antes del regreso con la familia de George, incluyendo a la 3era superpoderosa, Lizbeth "bellota" Ramírez que se está recuperando de unas molestias físicas que le han dado mucha guerra tras volver del American River 50 mile. Un besazo Liz y ánimo que pronto estarás de nuevo en los trillos con nosotros.

Hasta aqui fue todo lo que dio el viaje. Yo en el regreso terminé en los "brazos de morfeo", entre la madrugada y el cansancio de estar 5 horas trepado por ahí. De seguro repetimos porque todos hemos quedado bien enganchados de la belleza y majestuosidad de la India.

Un abrazo,

FER

23 junio 2010

Carrera Día del Padre

Hola Compañeros:

Os cuento que este Domingo estuve en la Carrera Caminata del Día del Padre, celebrada en esta ocasión como homenaje a Simón Alvarado.

Con relación a la prueba el plan original era acudir con mi hijo Diego Alonso para correr los 2 juntos, él en la distancia de 1km y yo en la larga de 5km, pero durante toda la semana pegó un virus de resfriado muy fuerte en Panamá, y en los colegios ya se sabe, de unos a otros niños el contagio es muy fácil. Diego que no es nada egoísta, jejeje,...quiso compartir con sus papis las toses y los mocos, asi que tanto Lisette como yo al final caímos también enfermos con los típicos dolores de cabeza y molestias musculares asociados al resfriado.

Dentro de lo malo, la semana pasada me tocaba de descarga dentro del ciclo de entrenamiento que estoy siguiendo para la Maratón Trail del Valle, así que pude cumplir con los entrenos programados aunque como es obvio con falta de fuerzas.

Con estos antecedentes me llegué al final con Fernando Blanco hasta el Centro comercial Albrook Mall, donde se celebraba la prueba. Ya desde temprano Simón estaba colaborando con la organización de PANAMA RUNNERS, saludando, charlando, y sacándose fotos con la gente. Se vivió un ambiente muy bonito ya que muchos padres acudieron con su familia al completo, incluyendo niños de corta edad que después de finalizada la carrera larga hicieron su particular competencia sobre 200 metros.

Todo el mundo disfrutó, padres e hijos, y especialmente el homenajeado Simón que tenía una sonrisa de oreja a oreja. La organización lo obsequió con diversos agradecimientos incluyendo un viaje con todos los gastos pagos a la maratón de Chicago que se celebrará en octubre.
Simón con su pupilo y amigo Fernando Blanco

Ambiente relajado en la línea de salida (#191 Nico García jr, #2 Nelson Piedra,
#342 Fernando Blanco, #242 yo, #918 Nico García, y #1 Simón)


Inicio de la prueba

En cuanto a la prueba en si, la verdad es que el ambiente ha sido de los mas relajados que he vivido últimamente, calentando juntos, contando bromas y anécdotas pasadas, muy chévere. Algunos de los mejores corredores incluyendo a Blanco y al propio Simón simplemente no disputaron y solo trotaron en plan de entrenamiento. El resto salimos muy tranquilos hasta el paso por el kilómetro 2 donde ya se desataron algunas hostilidades. En meta entramos muy pegados y al final ganó Jorge Viera jr, por delante de Nelson Piedra, Nicolás García, y yo fui finalmente quinto. En resumen, cumplimos con el acto de homenaje a Simón y con la dinámica de no salirme del top-ten que tengo como objetivo desde comienzos de año, todo ello sin alterar el plan de entreno que estoy llevando.
En el sorteo me tocó una bolsa de víveres,...mejor eso que un trofeo con figura "tetrapléjica"


Con parte de mis amigos del Team Simón (el propio Simón, Olivier Romero,
Lizbeth Campos, Fernando Blanco y yo).


De regreso a casa y por la tarde estuve soltando piernas con la bicicleta mtb, aunque lo de soltar es un decir porque en Las Cumbres todas las calles son un diente de sierra. En realidad el 90% del tiempo te la pasas subiendo con desarrollos muy altos, porque las zonas de bajada se pasan en un plis-plas sin necesidad incluso de pedalear.
Me quedan solo 2 ciclos de entrenamiento, un total de 8 semanas hasta la Maratón Trail del Valle que es es mi principal objetivo de mitad de año. Por el momento, -y toquemos madera- , me siento en la dirección correcta con kilometrajes semanales cercanos a los 150 km, la mayoría de ellos de caminos y duros trillos. Aunque la prueba parece se ampliará hasta los 45 kms y será mas exigente que la edición anterior, estoy confiado en poder hacer una buena carrera ya que es notorio que me encuentro mucho mejor que cuando gané el año pasado.

En cuanto al blog y como habreis visto, le hice un -lavado de imagen-, espero os haya gustado. Una de las cosas que he añadido en las pestañas de arriba es una sección de Amigos Runners donde iré publicando las fotos que me mandeis. Espero podamos hacer un buen portafolio y ponerle cara a muchos atletas a los que habitualmente solo conocemos por nombre o apodo.

Para terminar la entrada agradeceros los comentarios con referencia al escrito que dediqué a mi padre, me llenaron de satisfacción y orgullo. Sois geniales de verdad.

Abrazos,

FER

19 junio 2010

ESCRITO - EL ATLETA DE LA ZANCADA CORTA


Llevo algo mas de 9 meses desde que inicié el blog y hasta ahora es que he tenido el ánimo o mejor dicho la fortaleza para poner en palabras de forma pública una parte muy importante de mis sentimientos mas personales.

Con anterioridad os había mencionado algunos detalles sobre la figura de mi padre, pero siempre como de refilón, de pasada, sin querer entrar a fondo como si ese hecho supusiera remover el pasado y por consiguiente volver a traer a la memoria el dolor de su falta.

Aunque a veces estuve tentado de poder compartir con vosotros, amigos y familiares, mis vivencias y sentimientos hacia su figura, siempre claudicaba en el último momento y daba paso a entradas mas banales y comerciales sobre entrenamientos o anécdotas referidas a mi afición al running.

Quizás se pueda denominar mi actitud como de cobardía o falta de madurez, pero si no resulta fácil hablar de estos temas incluso entre familiares allegados a uno, mucho mas difícil es lanzarse al mundo del ciberespacio y plasmar algo tan íntimo que será leído por cientos de personas, muchas de las cuales serán totalmente anónimas a las que no podré identificar con un rostro o un nombre.

En una familia como la mía de 4 hermanos varones, y siendo yo el "pequeño" de todos ellos, no puedo negar que siempre en casa la figura de mi madre fue la mas dominante. Quizás por ser la única presencia femenina, o por la diferencia de carácter con mi padre, -el cual era mucho mas introvertido-, mi madre siempre me pareció que era la que llevaba las riendas de la casa y la que en cierto modo decía siempre la última palabra.

Mi padre, de nombre Fortunato pero al cual mi madre siempre llamaba "Tinín" o "Fortu" a secas, nació un frío día de enero del año 1926 en Población de Campos, un pequeño pueblo de la meseta Castellana de la provincia de Palencia. Su padre, a la sazón mi abuelo Santiago, era el médico del pueblo, por lo que creció en un ambiente acomodado e intelectual para la época. Aunque mis abuelos trajeron al mundo a dos hijos mas, -en este caso mujeres-, ambas fallecieron de corta edad debido a alguna de las enfermedades contagiosas que azotaban a España en esos comienzos de siglo. Por este motivo, mi padre se crió realmente como hijo único en un ambiente familiar que el narraba como estricto, supongo típico de las costumbres de la época.

Tras su paso por la Universidad de medicina y el correspondiente servicio militar, conoció a mi madre siendo ambos muy jóvenes. Superadas las necesarias pedidas a mi abuelo materno -de nombre Joaquín pero al que siempre llamábamos Quinito- para salir como novios primero, y de mano mas tarde, contrajeron matrimonio en la Iglesia de San Ildefonso de Valladolid, ciudad en la que residía toda la familia de mi madre. Quiero puntualizar que aunque de nombre María Josefa, según su carnet de identidad, sus hijos siempre la hemos llamado "Fefi", "Jose" o simplemente "mama", y nació realmente en Madrid donde mi abuelo estaba destacado como militar de artillería en esa época. El hecho de ser de la Capital es algo de lo que mi madre siempre se ha sentido muy orgullosa, y durante muchos años sirvió como "punta de lanza" para recordarle a mi padre en tono jocoso que sus orígenes en cambio eran "pueblerinos".

Supongo que como todos los matrimonios tuvieron sus altos y bajos, con mejores y peores épocas, pero mi memoria solo me trae buenos recuerdos de mi niñez y adolescencia, rodeado de mis hermanos mayores Javier, Carlos y Santiago. La casa siempre era una fiesta, un campo de juegos, en que a falta de computadoras, Wiis, y juguetes costosísimos como ahora, cualquier cosa se improvisaba al efecto de dejar volar la imaginación. Recuerdo que el sofá cama del salón, se convertía en un coche al que nos trepábamos todos uno detrás de otro mientras alguno hacía de conductor. Cuando no era un coche era un tren, o un barco, o un avión, o lo que la historia demandase. Indios y vaqueros de plástico sacados de un sobre de papel eran un objeto de auténtico lujo, aunque los mismos fueran rudimentarios en sus formas, de toscas expresiones y de un solo color. Con ellos uno podía jugar mil y una emboscadas, utilizando como decorado las patas de la mesa, algunos zapatos, o cualquier otro objeto común que se prestara para la ocasión. El largo pasillo de la casa se convertía en campo improvisado de futbol o baloncesto, y las carreras, golpes, y pelotazos retumbaban por todos los lados para el desconsuelo imagino de los vecinos. Me vienen a la memoria muchas tardes del largo invierno de la meseta metidos los cuatro hermanos en casa jugando a las chapas (tapas de botella) y simulando con las redondas pelotitas de papel aluminio electrizantes partidos de fútbol que el actual Mundial ya quisiera tener. Cada chapa tenía su correspondiente uniforme de papel pintado, con los colores del equipo y el nombre del jugador respectivo, otra tarea que nos tenía también bastante ocupados pues cada temporada había que actualizar los nuevos fichajes. Nuestro único primo varón, Jesús, el cual era realmente como el quinto de los hermanos pues compartía mucho con nosotros, era un autentico crack narrando los partidos, haciendo inclusive hasta el ruido y los gritos del propio público. Con que poco la verdad éramos felices y llenábamos el tiempo ! ! !

Adicional a los juegos caseros, el salir al exterior cuando el clima lo posibilitaba era para nosotros lo máximo. A mi padre no le preocupaba en aquella época hacerse cargo de los cuatro hijos y salir a caminar por las afueras de la ciudad, las cuales uno alcanzaba enseguida y no como ahora que las urbes se han llenado de residenciales, autovías, y parques industriales. El Valladolid de comienzos de los 70 era una ciudad provinciana, articulada básicamente en torno al centro histórico y el paseo de Zorrilla. En cuanto uno superaba el río Pisuerga o el barrio de la Rubia, te internabas en los cerros del páramo o en los pinares del Duero. Simplemente el salir a caminar, el poder explorar nuevas rutas y respirar aire puro era algo fantástico y volvíamos a casa agotados pero felices. Jugar al fútbol y montar bicicleta en el pinar de Antequera suponía también una de nuestras actividades favoritas. En estas ocasiones generalmente íbamos toda la familia en un Seat 1.500, en el que entre el maletero y la correspondiente vaca en el techo, aquello parecía una auténtica mudanza con bicis, sillas, mesas plegables y cestas de comida. Aunque uno fuera comprimido, generalmente sentados los pequeños encima de nuestras tías o abuelos, nadie se quejaba ni de la falta de espacio, o del calor ante la ausencia de aire acondicionado. Esos coches de antes eran auténticos "tanques de combate", en los que meterse 6 u 8 personas era de lo mas normal adicional a las pesadas cargas del equipaje. Hay una anécdota que siempre oí contar en casa referida a unas vacaciones en las que nos fuimos recorriendo en el 1.500 parte de la península mis padres, mi tía Charo, mis 3 hermanos, mi primo Jesús, y yo,....y adicional al equipaje de ropa y demás para varias semanas,...nos acompañaron para ir consumiendo en el camino como 14 melones ! ! ! Cosas de la época que hoy en día parecen ciencia ficción.

Desde pequeños a los cuatro hermanos nos gustó mucho la actividad deportiva, especialmente el ciclismo. Las primeras bicicletas de carreras que tuvimos fueron una Orbea color marrón, una Zeus de blanco inmaculado, y otra de color verde para mi hermano Carlos cuya marca no recuerdo y creo compraron mis padres en una tienda de muebles, -dato curioso-, en la zona de la Rubia. En los 70s el tener una bicicleta de carreras -con el manillar curvado-, y sus correspondientes cambios y piñones, era todo un auténtico lujo. Uno se sentía casi como un Ocaña, un Fuente o un Poulidor. Luego ya mas tarde cuando mi hermano Santi empezó a competir mas en serio nos fuimos especialmente hasta Torrelavega para comprar un cuadro Alan de aluminio del equipo profesional Teka, que en que Valladolid cuando lo montaron con su grupo Zeus taladrado fue una total sensación.

El atletismo también ocupó gran parte de nuestra infancia, especialmente las pruebas de cross y mas tarde la pista y la ruta. Mis padres nos solían acompañar a muchas de las competencias, siempre animando y orgullosos de sus hijos independientemente del puesto que ocupáramos. No importaba si hacía ese típico frío y niebla vallisoletana que te calaba hasta los huesos, o la tremenda calima en los meses de verano, que ellos siempre estaban dispuestos para echarse a la calle o viajar hasta donde hubiera una carrera para estar a nuestro lado.

De mi padre nunca supe que tuviera ninguna atracción especial por el deporte en su juventud. Solo tengo escuchado que montaba bicicleta de manera esporádica por los alrededores de su pueblo en tierra de campos, pero mas como un medio de locomoción que como otra cosa. Su afición a la práctica deportiva y mas específicamente al atletismo de ruta se gestó por lo tanto ya en una etapa avanzada de su vida, creo cuando ya superaba los 60 años de edad. Me imagino que con mas tiempo libre y viendo como sus 4 hijos se calzaban las zapatillas para correr maratones y pruebas de fondo por toda España, quiso también probar y al igual que otras muchas personas quedó ya de por vida enganchado al running. Mi hermano Carlos que tiene una memoria prodigiosa -y cuando no sabe algo se lo inventa pero lo hace parecer cierto-, quizás pueda aportar mas detalles sobre la prueba, lugar y fecha en que debutó nuestro padre, pero pienso una de las primeras debió de ser una carrera organizada por él mismo como parte de la AC Tiburi celebrada en Puebla de Trives (Orense) por el año 1987 mas o menos. De esa prueba hay algunas fotografías en el álbum familiar, y un trofeo que mi padre ganó en su categoría donado por la Aseguradora La Unión y el Fenix. Representando una pesada figura alada con el puño en alto y peana de marmol, el trofeo unos años mas tarde estuvo a punto de causar una desgracia a mi sobrina Ana cuando en un episodio infortunado, se precipitó desde una alta repisa en el que se encontraba estrellándose contra el suelo a pocos centímetros de donde ella dormía.

Como es norma habitual en casi todos los corredores, mi padre también fue cogiendo con la práctica mejores condiciones. Aunque ya su edad era un impedimento para realizar grandes esfuerzos, siempre gozó de buena salud y no siendo fumador ni bebedor logró alcanzar una forma física óptima para disputar carreras de hasta media-maratón. Sus pruebas favoritas eran La Universitaria que partía enfrente del Colegio San José -centro donde estudiamos los cuatro hermanos y a comienzos de siglo había estudiado nuestro abuelo paterno-, la popular de La Antigua, la Trotada Popular, el Cross de San Antón en el Pinar de Antequera, y por supuesto la media maratón de Valladolid, adicional a otras muchas pruebas de provincias cercanas.

Mi padre era de pequeña estatura comparado con nosotros, pero de su cuerpo destacaba una gran caja torácica, sin duda para albergar un gran corazón (en todos los sentidos). Su estilo de correr no era estética ni técnicamente el mas adecuado, pero le llevaba a recorrer grandes distancias sin aparente esfuerzo. Algo inclinado hacia adelante, las piernas combadas hacia el interior, y con pasitos cortos, su silueta era inconfundible para nosotros cuando le veíamos venir a lo lejos en alguna de las competencias. No era por supuesto un corredor veloz, pero disfrutaba como un niño con sus entrenamientos y carreras, antes de las cuales se ponía super nervioso como siempre nos hacía notar mi madre. Preguntaba ciento y una vez por la hora de la salida, las inscripciones y demás detalles, y el día de la prueba se levantaba bien temprano para seguir su rutina de desayuno -en muchas ocasiones un tazón de café con leche y pan migado-. La noche antes preparaba con mimo su uniforme y zapatillas, los cuales casi siempre eran regalos de los hijos aprovechando cualquier celebración familiar, y le encantaba masajearse con unguentos y pomadas tipo Voltarén que siempre dejaban en casa un inconfundible olor.

Cuando mis tres hermanos se fueron a vivir a otras provincias por motivos de trabajo y familiares, yo me quedé todavía durante unos años conviviendo con mis padres en nuestra casa de Valladolid. Por esa época yo entrenaba principalmente para las pruebas de duatlón, por lo que montaba casi todos los días bicicleta y también corría con frecuencia. Obviamente los ritmos a los que yo entrenaba y a los que trotaba mi padre eran muy distintos, pero en ocasiones cuando yo no tenía un trabajo específico que hacer, salíamos juntos a correr por zonas como el Camino viejo de Simancas y el área de Zaratán. En las demás ocasiones mi padre solía gustar de correr solo, generalmente a horas ya cercanas al mediodía. Me viene a la mente como si fuera hoy verlo llegar a casa en pleno verano empapado de sudor y con la cara roja como un tomate. Siempre llevaba sus característicos lentes oscuros estilo Rayban, no específicos para la práctica deportiva pero que eran sus fieles compañeros, y su reloj digital de mercadillo el cual creo no tenía ni cronómetro, pero a él poco le importaba pues con ver la hora para sacar sus cálculos de tiempo era suficiente.

Mi madre recuerdo le decía muchas veces cuando llegaba, "Fortu,....te va a dar una insolación corriendo a estas horas",...pero mi padre todo lo que tenía de bueno lo tenía a veces de cabezón, o quizás no tanto cabezón en plan de discutir, sino que tenía sus rutinas y costumbres, y para bien o para mal las seguía sin hacer mucho caso a lo que los demás le pudiéramos decir.

A comienzos del año 1999 yo me vine a vivir a Panamá, y como es lógico ello supuso un gran golpe anímico para mis padres. Si de por si ya es duro que tu último hijo abandone el hogar familiar y se vaya a vivir por su cuenta, mucho mas en mi caso que me vine a residir a miles de kilómetros de distancia con un Oceano de por medio. Claro que hay padres que casi saltan de alegría cuando sus hijos se marchan -forzados o no- de la casa, pero ese nunca fue nuestro caso. Adicional a viajar a Panamá para mi boda, mis padres también vinieron en el año 2000 con motivo del nacimiento de mi hijo Diego Alonso. Aprovechando su estancia de mas de 2 meses en Panamá, compartí con mi padre bastantes entrenamientos sobre todo por la zona cercana a nuestra casa en Las Cumbres. Incluso mi padre llegó a competir en una de las pruebas del circuito anual de Corredores del Istmo celebrada en Panamá Viejo solo 2 días después de su llegada. Recuerdo perfectamente que a pesar de ser una distancia corta de solo 5km, lo pasó realmente mal con el cambio drástico de horario, temperatura y humedad. Como dato anecdótico ya que tengo la clasificación, mi padre cerró la prueba y en la misma también participó Luis Diaz, otro super Veterano atleta panameño nacido también como mi padre en 1926 y que al día de hoy sigue participando de modo admirable a sus 84 años en algunas de las carreras locales.

Mi padre continuó corriendo por años, cada vez con mas dificultad, limitando poco a poco la distancia de las competencias. Creo fue un golpe muy duro para él asumir que había llegado el momento de dejar de competir cuando le diagnosticaron un problema cardiaco. De seguro se lamentaba en su interior el no haber podido comenzar con la práctica deportiva muchos años antes, pero a pesar de ello seguía trotando de modo esporádico, caminaba largas distancias, iba a gimnasia de adultos con mi madre, e incluso tomó cursos de natación ya rondando los 80 años.

Hace poco mas de un año y después de un deterioro muy acelerado mi padre nos dejó para siempre. Desde entonces raro es el día en que no siento su falta, ya que a pesar de vivir estos últimos años en la distancia, me ha dejado un vacío enorme que no lleno con nada. La imagen que encabeza esta entrada pertenece al Cross de San Antón de Valladolid, como dije una de sus competiciones que mas le gustaban, y en la que casi siempre subía al podio en su categoría de edad. Esa foto en la que mi padre tenía entonces 73 años la tengo en un lugar principal de la casa en Panamá, y al verla con frecuencia no puedo evitar que se me nuble la vista y asomen lágrimas en los ojos.

Escribir esta entrada me ha llevado varios días, y hoy me di cuenta de que justo mañana domingo se celebra en Panamá el Día del Padre. Dejando al margen el aspecto comercial que lleva aparejado y el cual no es de mi agrado, me pregunto si ha sido una casualidad o hay algo mas en mi subconsciente que me ha llevado precisamente en estos días a plasmar esta nota llena de recuerdos y sentimientos con relación a él. De modo adicional mañana temprano estaré participando en una carrera precisamente en honor del día del Padre, y a buen seguro sentiré a mi lado como si me acompañara su presencia, y esa zancada cortita que tanto le caracterizaba.

Un beso Papa,

Nando

02 junio 2010

QUIEN ES QUIEN EN EL RUNNING PANAMEÑO


Hola amigos:

Termina el mes de mayo y con él se puede decir que culmina la primera parte del año en cuanto a las Carreras de running en Panamá se refiere.

Llegado a este momento, y tirando de estadística, ya se puede hacer un balance y análisis de qué corredores se han destacado mas en las pruebas celebradas localmente hasta ahora. Hay alguno que ha irrumpido con tremenda fuerza copando casi siempre los primeros puestos del podio, mientras que otros en teoría favoritos no se han prodigado demasiado, bien por lesiones o por quizás esperar a los compromisos de la segunda parte del año para estar mas en forma.

Para el presente análisis comparativo se ha tomado en consideración pruebas de distintas distancias y superficies, buscando que tuvieran en común una serie de características:

- Que fueran pruebas organizadas por Organizaciones atléticas con tradición, y publicitadas en calendarios, medios de prensa e internet con gran difusión.

- Que fueran pruebas de libre acceso, en las que cualquiera pudiera participar. Por lo tanto han quedado fuera algunas pruebas en pista y campeonatos limitados para atletas de cierta edad, profesión o selección.

- Que fueran pruebas realmente competitivas, en las que la participación en la distancia mas larga superase un número de corredores alto, por ejemplo mas de 50.

- Que fueran pruebas que tuvieran clasificación por tiempos detallada o al menos listado del time-machine para poder elaborar la misma. Estas clasificaciones se corrigieron en algunas ocasiones con base en fotografías de la llegada cuando existían erratas.

- Respecto de las pruebas por relevos era necesario que contaran con tiempos parciales de los corredores, y que todos corrieran igual distancia y dificultad. Aunque no todos los corredores lo hicieron al mismo tiempo, a efectos de comparación se consideró una sola clasificación según los tiempos individuales obtenidos (caso de los Relevos Powerade).

- Respecto de las pruebas por series (heats), si bien no todos los competidores lo hicieron al mismo tiempo, a efectos de comparación se consideró una sola clasificación según los tiempos individuales obtenidos (caso de La Milla).

- En las pruebas con varias distancias solo se tomó en consideración la distancia larga.

- Se adoptó un sistema de corte, por el cual se consideró como "atleta 10%" a todo aquel que hiciera dentro de un 10% mas de tiempo respecto del ganador/a absoluto de la prueba siempre que fuera panameño/a, o del primer panameño/a clasificado.

Conforme a todos estos parámetros anteriores se generó una base de datos con puestos absolutos (contando nacionales y no), y destacando cuales de esos puestos cumplían con el criterio de estar en la categoría "atleta 10%". Así se pudo valorar mejor que atletas habían sido mas prolijos a la hora de participar, y cuales mas efectivos en conseguir posiciones de podio y privilegio.

Las 14 pruebas finalmente consideradas en orden de celebración fueron las siguientes:

- 5 km de Balboa (Corredores del Istmo)

- 8 km Costa del Este (Panama Runners)

- 8 km Powerade (Corredores del Istmo)

- 10 km Candelaria (Panama Runners)

- 5 km Veracruz (Panama Runners)

- 12 km Clayton (Panama Runners)

- 8 km Cerro Azul (Corredores del Istmo)

- 21 km Panama Half (Panama Runners)

- 5 km Penkas (Corredores del Istmo)

- 6 km Parque Omar (Panama Runners)

- 5 km Fila (Corredores del Istmo)

- Relevos Powerade (Corredores del Istmo)

- 5 km Benjamin Ayechu (Corredores del Istmo)

- Milla Rommel Fernandez (Panama Runners)

PD: A la fecha no se dispone de las clasificaciones de la prueba ASICS del domingo, por lo tanto no se han podido levantar los datos de esta carrera.

Analizando la base de datos se generó un listado de 49 corredores, todos ellos varones, que habían cumplido al menos en 1 ocasión con el criterio de estar dentro del "10%" del tiempo del ganador/a absoluto local. Se constata que es muy extraño el atleta competitivo a nivel absoluto que a la fecha no está dentro de este listado correspondiente a las 14 pruebas seleccionadas, pero hay casos muy puntuales que también serán mencionados.

De los 49 corredores denominados como "Atletas 10%", resulta llamativo que solo 18 de ellos han podido repetir esta condición en mas de una prueba, lo cual indica que el criterio es exigente, y hay un gran nivel competitivo entre ellos.

Como hubo 2 ocasiones en que el mismo día se celebraron 2 pruebas diferentes a la misma hora, el número máximo de puestos "10%" obtenidos por un atleta podría haber sido a la fecha de 12, si no hubiera faltado a ninguna de las competencias del calendario y siempre que hubiera rankeado como ganador/a absoluto o dentro del "10%" adicional de tiempo.

Se prefirió elegir un criterio de "tiempo" y no de "puesto", para garantizar que una buena actuación del atleta siempre quedara rankeada, por cuanto dado el diferente nivel competitivo de las pruebas el criterio de puesto no es significativo (quedar a veces de tercero en una prueba es menos significativo que quedar de 15 en otra de mayor nivel). Adicional, en todas las pruebas consideradas el ganador de la misma siempre fue un atleta de los denominados "elite".

El listado completo de mayor a menor es el siguiente

- Jorge Castelblanco 9
- Fernando Revuelta 9

- Fernando Concepción 8

- Guillermo Ramírez 7

- Simón Alvarado 6

- Fernando Blanco 5
- Nicolás García 5

- Agustín Alcazar 4
- Fernando Caraballo 4
- Marco Coronado 4
- Nelson Piedra 4
- Jorge Viera jr 4

- Teresín Avila 3
- Javier Chong 3

- Saturnino Camacho 2
- Gabriel Gonzalez 2
- Luis Enrique Mendoza 2
- Leonel Rodriguez jr 2

Con 1 aparición están: Jesús Abrego, Fernando Alfaro, Roderick Bustos, Irving Canto, Jonhattan Cerrud, Jose Eduardo Chong, Abdiel Cianca, Pedro Cordovez, Francisco Correa, Carlos De Gracia, Nicolás García jr, Said Gómez, Antonio Gonzalez, Richard Gonzalez, José Guitian, Manuel Isaza, Luis Morales, César Muñoz, Samir Nuñez, Roberto Otero, Manuel Pitty, Leonel Rodríguez Sr, Luis Saavedra, Irving Sanchez, Juan Manuel Sanchez, Javier Solis, Rafael Vega, Jorge Viera sr., Robert Wichmann, y dos atletas que estamos en proceso de identificar en breve, No. 733 de la Benjamin Ayechu, y No. 632 (Policía Frontera), de la Benjamin Ayechu.

Jorge Castelblanco corriendo en los Relevos de Amador (Foto E. Vergel)

Entrando en valoraciones y en mi modesta opinión, por el número y calidad de sus actuaciones el gran dominador de la primera parte del año en el running panameño ha sido Jorge Castelblanco. Tras un comienzo del año muy prometedor de Agustín Alcazar, los compromisos internacionales y las lesiones dejaron casi en solitario a Castelblanco como principal referente y figura a vigilar en cada una de las competencias. Su palmarés del 2010 es todo un lujo, con 4 primeros puestos, 2 segundos, 1 tercero, 4º en La Candelaria (3º local), y 11º en la prueba con mas nivel y participación del panorama local hasta la fecha, la Panama International Half Marathon (2º local).

Aunque Jorge Castelblanco había ya participado en algunas carreras de fondo a finales del 2008 y 2009, ha sido el 2010 el año de su consagración, éxito que debe compartir con su entrenadora Rossy Arauz. Lo mejor de todo es que Jorge es un chico super simpático y amable, y en absoluto se le ha subido ninguna fama ni aires de grandeza a la cabeza.

Con 9 puestos dentro del "10%" al igual que Jorge, aparezco encabezando la lista si bien mis puestos obtenidos son de menor calidad que los de él. Aun así, y como comentaba al final de mi pasada entrada, este comienzo del 2010 me ha dejado por el momento muy satisfecho. Han sido 10 competiciones sobre distintas distancias (desde 1.6km de La Milla, hasta los 21km de la Panama Half Marathon), y diversas superficies (asfalto, hierba, arena y pista), consiguiendo en todas ellas estar dentro del top-ten absoluto local. Para alguien ya de mi edad, que por ejemplo doblo la de Castelblanco, estar no ya solo disputando la categoría master sino los puestos absolutos me llena de satisfacción. Aun así, creo que lo mejor del año está por venir con las pruebas locales de Maratón tanto en trillo como en ruta que por definición se adaptan mejor a mis cualidades de fondista. Por poner un "pero" a mi desempeño, no he podido por el momento subir a lo mas alto del podio como Ganador absoluto de una prueba, quedándome muy cerca en varias ocasiones. Espero ponerle remedio antes de que termine el año :)

En tercer lugar con 8 puestos "10%" aparece otro atleta joven de 26 años, Fernando Concepción, el cual ha sido junto a Castelblanco otra de las agradables sorpresas de la temporada. Natural de Chiriquí, pero asentado ya en Ciudad de Panamá, ha sido un competidor también constante en los puestos delanteros de muchas de las principales pruebas celebradas, sobre todo en las de distancias mas cortas donde se encuentra mas agusto. En lo personal me ha tocado lidiar con él en el cierre de unas cuantas pruebas y es un duro competidor.

La lista continúa con 4 atletas de categoría master muy conocidos, fondistas de muchos años y de larga trayectoria: Guillermo Ramírez, Simón Alvarado, Fernando Blanco y Nicolás García. Al igual que en mi caso y al estar las 2 Maratones locales en la segunda mitad de la temporada, creo que todos ellos se han reservado en parte para esas citas, lo cual le da mas valor si cabe a los puestos destacados conseguidos por cada uno hasta la fecha. Mencionar así la victoria absoluta de Guillermo Ramírez en la prueba de Cerro Azul; el 3er puesto local y ganador de la categoría Master de Simón Alvarado en la prueba mas importante de la primera parte del calendario, la Panama Half Marathon; la victoria en la categoría master de Fernando Blanco en la Benjamin Ayechu y sus 2h50 en la Maratón de Miami; y por parte de Nicolás García su excelente participación en los 80 km de American River en California.

En el siguiente escalón con 4 apariciones en la lista, se encuentran nombres archiconocidos del running Panameño, cuatro de ellos ganadores absolutos en la presente temporada de alguna prueba: Agustín Alcazar, dominador de las 2 primeras pruebas del calendario, pero que durante los siguientes meses se opacó en parte debido a su preparación para los Juegos Centroamericanos y una lesión posterior; Fernando Caraballo, flamante vencedor de la prestigiosa Benjamin Ayechu; Marco Coronado, atleta ya muy experimentado y ganador de muchas pruebas en años precedentes; Nelson Piedra, otro atleta histórico a punto de pasar a la categoría master y que obtuvo victorias en Costa del Este y la playa de Veracruz (ex-aequo); y Jorge Viera jr, un atleta juvenil muy prometedor que a sus 16 años se codea de "tu a tu" con los seniors, siendo prueba de ello su llegada ex-aequo con Piedra en Veracruz.

Cierran la lista el gran Teresín Avila, el joven Javier Chong (ganador en Parque Omar), el gran dominador de la temporada 2009 Saturnino Camacho, el triatleta Gabriel Gonzalez, el novel Luis Enrique Mendoza, y el chorrerano Leonel Rodriguez jr.

Entre el numeroso grupo de 31 atletas con 1 aparición como "10%", solo hay 1 vencedor absoluto de prueba este año, Juan Manuel Sanchez (aka Cholín), que realizó el mejor tiempo en la Run for a Mile del Rommel Fernandez, pero si figuran otros muchos atletas élites de pasadas temporadas que en la presente no se han prodigado en exceso por diversos motivos. Entre ellos destacan un gran número de atletas chiricanos, encabezados por Irving Sanchez (2º absoluto y primer local), en La Candelaria, el 5 veces Paralímpico Said Gomez, Jonhattan Cerrud, Abdiel Cianca o Rafael Vega (aka El Zorro), que sorprendentemente ha competido muy poco y no está al nivel de años anteriores en los que era un podio seguro en todas sus apariciones.

En la lista también figuran unos cuantos triatletas de alto nivel, como Roberto Otero, Richard Gonzalez, Fernando Alfaro, José Guitian (mermado por las lesiones), y Pedro Cordovez, éste último con una memorable actuación en la Panama Half Marathon obteniendo el 4º puesto como local.

Llaman la atención por último varios casos como el de Irving Canto, que en el 2008 era el ganador indiscutible de casi todas las pruebas de mayor prestigio y que recién ha debutado en la Run for a Mile hace un par de semanas, y el de César Muñoz (aka Burro), actual Sub-Campeón Nacional de Maratón y que solo participó en 1 de las 14 pruebas seleccionadas, si bien con éxito pues figuró como primer local de la Panama Half Marathon.

Entre los atletas punteros otros años que no han casi aparecido en lo que va de temporada hay que mencionar los casos de Agustín Morán y Sabino Chavarría. Morán, uno de los íconos del fondo panameño solo se ha dejado ver en un par de pruebas sin mucho éxito, mientras que Chavarría no ha corrido ninguna de las 14 pruebas objeto de estudio.

No se puede cerrar este capítulo de los atletas mas destacados del running Panameño, sin mencionar al triatleta Ernesto Durán, el cual realizó en su segunda Maratón una excepcional marca de 2h49m en Boston; la proeza de Luis Carlos Stoute al completar durante dos semanas el reto de 700 kms Frontera-Frontera; la participación de 7 atletas panameños (Lizbeth Ramirez, Iris Regalado, Margaret Von Saenger, Irving Bennett, Roger Bennett, Nicolás García y Carlos Retally) en los 80 km de American River, y el proyecto en curso de 12 maratones en 12 meses de Luis Miguel Hincapie.

Todavía queda la segunda parte de la temporada, y como se dice en buen panameño será "pura candela"; las espadas están en todo lo alto y con toda seguridad los próximos meses serán super interesantes. Seguiremos analizando e informando.

FER