12 febrero 2010

Recuerdos de Pucela


Pues ya estamos en viernes, que bien ! ! !

La verdad es que he venido a trabajar pero no hay mucho pendiente que hacer. Adicional el Gobierno como lo llaman acá, es decir la función pública, no labora en su mayoría pues la gente está metida de lleno en los pre-Carnavales, así que no se pueden realizar casi trámites ni gestiones.

En Panamá es increíble lo que se parrandea, y la festividad de Carnaval va indisolublemente unida a 2 hechos: el alcohol y la mojadera. En eso se centra básicamente la fiesta, en ponerse hasta las patas de "guaro" (cerveza, licor, etc), y que a uno le empapen con agua desde camiones cisternas mientras salta debajo. Como el alcohol lo tomo de viento en viento y con moderación, y mi mojadera se limita a la que me doy en la ducha todos los días, la verdad no encuentro mucho interés en este tipo de fiestas.

Recuerdo con añoranza mis años en Valladolid (aka Pucela), donde los Carnavales eran una fiesta con un carácter cultural y gastronómico muy marcado. Había infinidad de actividades y exposiciones organizadas en teatros, salas, e incluso en la propia calle. Una de las facetas que poca gente conoce de mi juventud es que por un tiempo hice malabares con el grupo de La Mano Tonta. Allí coincidimos un buen grupo de atletas y nos enganchó el tema de la actuación y espectáculos. Muchas tardes entrenábamos con las bolas, mazas, diábolos, y otros artilugios. Participamos en varios espectáculos y organizamos durante años una reunión de artistas de calle en Valladolid. Yo fui el speaker de una de esas reuniones en plena Plaza Mayor, donde se hicieron pruebas de ver quien manejaba más bolas, lanzar el diábolo más alto, partidos de basket en miniciclo y afines. Me encantaba toda esa semana de Carnavales salir a la calle y simplemente pasear. Te encontrabas por cada plaza y esquina a grupos de artistas de calle actuando, unos haciendo mimo, otros teatro clásico, otros guiñol, estatuas humanas, mil cosas diferentes y variadas, incluso algunas nuevas tendencias que llamaban la atención como unos artistas extranjeros cuyo único performance era ir en ropa interior por la calle interactuando con la gente a pesar del frío horrible. Y todo ello acompañado como siempre con las excelentes tapas y raciones, complementadas para beber con un buen vino de la zona o la caña (cerveza) de barril que caracteriza a Valladolid y al resto de ciudades castellanas.

Dejando la nostalgia a un lado, que a veces da bastante duro, os cuento que ayer hice un entreno super entretenido, realmente ameno. En la foto a la izquierda está justo mi casa y según se sale ya hay una buena subida para abrir boca. El Cerro El Peñón es la elevación que se ve al fondo encima del poste de luz. Trabajé 3 subidas de fuerza a las antenas repetidoras de TV y sin buscarlo me salieron unos tiempos muy majos. En total 1h10 de corrida que la verdad se me hizo bien chévere.


Hoy me lo tomo de descanso ya que mañana tengo entreno fuerte a las 5.00 am con los maratonianos del Team Simón. Espero no me den mucha caña y poder acoplarme a sus ritmos poco a poco.

Un abrazo,

FER

13 comentarios :

  1. Curiosa anécdota donde podemos aprender lo típico de los carnavales de Panamá.

    ResponderEliminar
  2. Si es que cada día se aprende algo nuevo... oye, no tendrás fotos de tu época de malabarista?

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bonitos recuerdos del carnaval en Valladolid. Y el entreno que has hecho ha estado bien. Ánimo y a seguir mejorando.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Los "carnavales" es una de las cosas que "NO" extraño de Panamá :-) para mi esos días eran para descansar del trabajo y salir en bici, pero claro, había que tener cuidado en las calles y evitar terminar debajo de algun coche con conductor ebrio. Aún sigo sin entender porqué a la gente le gusta tanto, pero bueno, para gusto los colores.

    Uff 5 de la madrugada, eso significa rodaje largísimo, mucha suerte!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  5. A mi me ocurre lo mismo , que no me van estas fiestas en la que la gente bebe por beber para ponerse pedo enseguida y meterse con los demás.
    De tanto subir y bajar al cerro se te va a quedar cuerpo de cabra,ten cuidado que a mi ya me lo llaman.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que carnavales tan distintos, aqui los carnavales son tiempo de borrachera, música y amaneceres de transnoche. La verdad es que a mi ya no me gustan los carnavales porque han dejado de ser una fiesta sana en cuanto al comportamiento de la gente para convertirse en un desmadre peligroso, donde la violencia está presente noche si y noche tambien.
    Por cierto hoy comienzan los carnavales aqui en Tenerife, toca correr en el norte de la Isla, porque Santa Cruz será territorio comanche.
    Un saludo de tu amigo que te aprecia.

    ResponderEliminar
  7. Tu disfraz ideal sería el de hombre araña (acompañado de tu colega la tarántula).

    ResponderEliminar
  8. Es curioso las costumbres de cada país, y lo que cuentas de Valladolid es estupendo. Yo nunca he estado, pero este año pienso correr la Media.
    Que te salga bien el entreno de mañana y ya nos cuentas...
    Ciao

    ResponderEliminar
  9. Algo de pucela me suena por mi padre que es de alli.
    Que bien el entreno que te pegaras mañana ya tengo ganas de leerlo...heheh que adicto!
    Buen finde Fer!
    Un hijo de pucelano.

    ResponderEliminar
  10. Somos casi paisanos, aunque vivo en Madrid soy de Salamanca y como muy bien dices, los Carnavales tienen otro aire en castilla, amplia es castilla amigo mio, jeje.

    Vaya pedazo de subida el cerro el peñon, asusta.

    De verdad te vas a levantar a las 5 de la mañana para ir a entrenar... joder, perdón

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Aquí en Banyoles tambien se va del rollo " mucho alchol y poca cultura ". Y cómo de normal no tengo mucho, prefiero descansar por el dia siguinte salir a rodar!

    Por tu parte, tiempo al tiempo, que el ritmo biene sólo, y los vas a seguir sobrao!!

    Un saludo,
    * Èric.

    ResponderEliminar
  12. Animo, Fer, y duro con ese entreno que tienes mañana; soy de los tuyos; no al carnaval pasado por alcohol.

    ResponderEliminar
  13. Tu afición malabarista nos la trasmitiste ensguida a tus 3 hermanos; a su vez yo se la he pasado a mi hijo Carlos y éste comenzó a hacer juegos de pelotas en las pistas. De él aprendió un rapacico, Guti, que además de ser un buen mediofondista, este año fue finalista haciendo malabares del "Tú si que vales" (un programa de la Tv)
    ¡que curiosa es la vida...!
    Cuando vengas en mayo a España, nos hacemos unos pases los cuatro, con la mano tonta...

    ResponderEliminar