03 febrero 2010

La Magia de los 42 Km


Buenas noches amigos:

Aquí estoy de nuevo recién llegado de entrenar. Como ya os dije en la entrada del lunes, esta semana es de descarga (bajada), y precisamente ha coincidido con un pequeño resfriado que me tiene algo molesto y con el moquito colgando. Ayer descansé del todo al igual que haré el viernes, por lo que esta semana solo entrenaré 5 días, algo inusual para lo que estoy acostumbrado últimamente.

Ahora mismo aunque tengo varios objetivos a la vista en el calendario, el principal y en el que estoy focus total es la Maraton de Dusseldorf del 2 de mayo. Son 13 semanas las que me quedan y que ya tengo planificadas para llegar a esa cita en la mejor forma posible. Todavía no tengo un tiempo objetivo, pero en un par de meses haré un test sobre 21 km y veremos que me dice el cuerpo. Así que esta semana hay que aprovecharla para reponer fuerzas, ya que será la mas suave de los próximos 3 meses y la única en que bajaré de 100 km, con la excepción también como es obvio de la última previa a la competición.

A pesar de la debilidad que sentía no me quise saltar la sesión semanal de fuerza, así que me subí como tradicionalmente al Cerro El Peñón y realicé 3 series de ascenso a las Antenas repetidoras de TV. En total completé 1h 10 minutos de carrera, y con la sensación de no haber hecho casi nada. Es curioso porque hace solo unos meses un entrenamiento como el de hoy era de los que consideraba exigente. Creo eso es un claro síntoma de que mi cuerpo ha asimilado bien las cargas y los entrenos que he realizado en la pre-temporada.

Para terminar la entrada de hoy me complace copiaros un fenomenal relato que esta mañana nos mandó por e-mail de modo informal Melanie Boyd a algunos de los amigos de PURAVOLUNTAD. Ella es una consumada atleta y maratonista panameña, y cuenta su experiencia después de terminar la Half-marathon de Miami celebrada este pasado domingo. A través de sus palabras se describe perfectamente la emoción que embarga a los runners, no solo cuando estamos con los pies en el asfalto, sino cuando vemos a otros amigos e incluso atletas anónimos compitiendo en una maratón. Gracias Mela por compartir y muchos éxitos en tus futuras carreras y proyectos ! ! !

FER

-------------------------------------------------------------

Primero que nada quiero pedirle disculpas a Pochi (bueno a Fernando Blanco también pero quien lo manda ser tan rápido jejeje pues no nos dio chance).

Fueron los únicos de los panameños que corrieron la maratón, que no esperamos abajo del hotel para darle apoyo en la ultima milla y media de la carrera, que dicho sea de paso, que sufrimiento tan GRANDE esa ultima milla!!! Después de correr mi mejor tiempo en una media maratón (aunque no quedé nada satisfecha para ser franca) me topé con mi compañero de vida y en este caso de carrera, para suerte mía, Roberto Roy, y después de abrazarnos, besarnos y estar orgullosos uno del otro, pues caminamos a ver si encontrábamos mas panameños. Saludamos a Roger y a Ernesto Duran por sus increíbles tiempos y decidimos caminar al hotel, que estaba ubicado en Brickell Avenue, el último tramo de la marathon. Eran mas o menos 1.6 kilometros de sufrimiento, dolor y agonía. Yo, POR SUERTE, no estaba corriéndolos, si no dándole apoyo a los que decidieron sufrir y dejar el pellejo en esos largos, muy largos 42 kilometros.

Nunca había sido parte de la barra de una carrera, pues simplemente si no la corro no voy. No me ha tocado viajar para hacer barra todavía. Así que Roberto y yo caminando hacia el hotel veíamos a todos los masoquistas estos reventar las calles. Gritábamos y empujábamos a quien corriera en ese momento. Era muy temprano en la carrera asi que se trataban de ELITES sobre todo (Fernando Blanco le gano a esta gente porque nunca lo vimos, imaginen el nivel). Nos postramos fuera del hotel, parados junto a otros dos colombianos que estaban en las mismas que nosotros. Querían darles el último empujón a su gente. Hicimos un equipo y entre los cuatro les gritamos a todo el que pasaba por allí. Hicimos, sin mentirles, correr como a 100 personas que pasaron arrastrando los pies, que no podían mas. Gritábamos a todo pulmón “VAMOS VAAAMOSS, ONE MORE MILE, YOU DID IT”….. Los BIB numbers tenían los nombres de todos así que al gritarles por su nombre eso era un empujón bárbaro.

Así hicimos hasta ver al primero con la tricolor: Rod Cardoze. El hombre venía muerto. VAMOS ROD VAMOS!!!!! El tipo como que cogió un segundo aire y paso a buen paso para cerrar su primera maratón en un tiempazo. Habiendo solo corrido un solo fondo de 26k, pues nada mal!!. Un poco mas atrás, venía mi pacer y super amigo el Dr. Rettally. Este hombre venía desmotivado porque ya no cumplía con su meta propuesta. Lo note en su trote de lejos. Escucho a Roberto gritar “Vamos Carlitos chuuus”#$% madre” “Vamos cierra que llegaste”. Misión cumplida babe, hiciste que el tipo corriera debajo de las 4horas (Well done Doc!!). Pisándole los pies vino LC Stoute. El man iba como quien estuviera comenzando en los primeros 5k. No se si le sirvió el empujón o no, pero iba fuerte y asi mismo cerró. Creo que, si no son ideas mías, hasta alcanzó a Carlitos. Anyway, ya empezaba a pasar la gente acalambrada y sentadándose en aceras a descansar. Los colombianos amigos se despidieron de nosotros pues iban a subir al hotel y le comenté a Roberto “aquí nos quedamos hasta que pase Lizbeth”. Liz, amiga, que gran corazón. Esta mujer no podía mas. Sencillamente no podía mas. Cuando la vi cogiendo la curva en esa recta final le grite a Roberto allá viene Lizbeth “VAMOS VAMOS LIZBETH”, grité lo mas alto que pude y cuando se me acercó la vi lo reventada que iba. Estaba casi con lágrimas en los ojos y me dice “Mel no puedo mas” y le digo “SI puedes, VAMOS, lo hiciste, ya llegaste”y corrí en chancletas lo que pudieron haber sido 200 mts para asegurarme que subiera la última lomita. Yo no se si le sirvió o no, pero la mujer termino fuerte.

Les comparto esto porque jamás había vivido eso de darle apoyo a los que sufren en las últimas millas y de verdad que vale la pena. Nada mas de verle la cara y las sonrisas dentro del sufrimiento a los que corren, es priceless…. Los felicito a todos, son unos monstruos nada mas con haber completado semejante trayecto. Como le comente a Roberto, cuando yo lo hice, vi al diablo en calzoncillos. Todavía me tiene cuestionando si lo vuelvo a hacer.
Pero cruzar esa meta, es el mejor feeling DEL MUNDO!

Mela

16 comentarios :

  1. Hola Fer, se nota donde donde hay calidad, esos entrenamientos de fuerza y acabar como si nada, dice mucho.
    Bonito relato el de tu amiga.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A todo se acostumbra el cuerpo. A mí, a mi más modesto nivel, me sorprende lo que estoy siendo capaz de hacer comparado con lo que hacía hace sólo unos meses.

    Bonita crónica de tu amiga.

    Un fuerte abrazo

    Jan

    ResponderEliminar
  3. Es lógico que si los entrenos los has asimilado, al echar la vista atrás y comparar con otras sesiones que haya realizado similares, veas que antes te costaba más o era apriori más duro. Una vez superado, la siguiente vez que te enfrentas a ello, es como más... liviano.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Se te ve fuerte y muy optimista, a este paso los 101 de Ponferrada se te van a hacer cortos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien Fer ! tu semana de descarga es como la mia de maxima..hehhe.
    SI, los 42 tienen magia, me lleno mas acabar mi 1er maraton que acabar mi 1er half Ironman....
    un abrazo hispano !!

    ResponderEliminar
  6. Qué buen relato la de tu amiga.
    Los que vivimos esto agradecemos el apoyo de la gente que se encuentra al otro lado de la carrera.

    ResponderEliminar
  7. Fer, buenos entrenos y merecido descanso de dos días...
    Sobre el relato, me ha recordado porque termine mi sufrida Media de Valencia, es la leche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hermoso relato. Me ha ocurrido como siempre que estoy a punto de llegar en una maratrón... se me saltan las lágrimas.

    ResponderEliminar
  9. Seguiremos tu entrenamiento para la maratón, seguro que será bastante exigente. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Fer se ve que estas muy bien, eso de hacer cuestas y no sufrir, como bien dices tu es una clara señal de que estas asimilando muy bien.
    En otro orden de cosas siguo buscando especies peligrosas, para adjuntar como fotos, especialmente dedicadas a tu persona, par que no te sientas mal...
    Un saludo del último superviviente.

    ResponderEliminar
  11. Hola Fer, que bonito maratón tienes a la vista, con las palizas que te metes seguro que te saldrás. Lo que dices del entrenamiento es verdad, el cuerpo que asimila bien los entrenos se acostumbra y parece mentira lo que puede llegar a resistir.

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  12. Tu amiga no vendrá a Barcelona verdad?, me vendría muy bien.

    ResponderEliminar
  13. Fer, tu amiga tiene toda la razón, siempre que voy en carrera y escucho esas voces de ánimos me doy cuenta lo importante es de estar allí animando, a la verdad se agradece!

    Me gusta esa foto, me imagino que es una de las cuestas de la subida al famoso cerro el Peñon no? por cierto, si todo me sale bien, espero ir a la madre patria en agosto, creo que tendré que empezar a entrenar cuestas y más cuestas, ese cerro lo tendré que conocer.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  14. buenos entrenos ,se va cogiendo el rollito a esos entrenamientos de gran dureza.ahora te los bebes como si nada.saludos

    ResponderEliminar
  15. fernando donde te metes???

    Roberto Tanco

    ResponderEliminar
  16. Donde te metes Fernando???

    Roberto tanco

    ResponderEliminar