30 noviembre 2009

Rumbeando con el Sueco

Bueno, pues parece ya definitivo y no hay vuelta atrás. Este próximo sábado iniciaré con mi amigo sueco Joakim Westerberg un reto de 12 horas corriendo en la Calzada de Amador. La semilla original la puse yo hace tiempo al planear un 100 km para finales de Diciembre, pero tras ciertas dudas la idea fue descartada. Joakim la retomó ahora cambiándola por 12 horas non stop, lo cual mas o menos supone de igual manera unos 100 km aproximadamente. Distintas formas de llamar lo mismo, pero como que asusta menos lo de las 12 horas que los 100 kilómetros.

Al fondo Amador, conectado por el Causeway a la Isla Naos

Si correr fondo en Panamá de por si resulta un asunto complicado, y nos referimos a pruebas de 21 km hasta 42 km, pensar en correr unos 100 km en Ciudad de Panamá, con temperaturas de 30º, en un sitio como el Causeway rodeado del mar, con brisa fuerte constante, y un grado de humedad superior al 95%, suena auténticamente de locos. Y realmente es así, una locura que no hemos pensado mucho porque de otro modo seguramente ni lo intentaríamos. Para combatir en lo posible el calor y el humo de los carros que pasan por el carril central, arrancaremos la aventura a las 6.00 pm recién se acaba de ocultar el sol, con el objetivo de terminar al día siguiente domingo a las 6.00 am, hora a la que empezará a amanecer. Así que todo el reto será nocturno.

No tenemos la menor idea de cuantas horas podremos aguantar. Pasar de 6 ya sería un éxito, pero vamos a poner todo lo que esté en nuestra mano para llegar lo mas lejos posible. No estamos preocupados ni tensos en absoluto, no hemos entrenado tampoco específicamente para ello, así que será de verdad una oportunidad de poner a prueba nuestro físico y en especial nuestra fuerza psicológica. Tema clave del reto será tanto la hidratación como la alimentación. Ya estamos haciendo "super", y cambiando ideas de todo lo que nos va a hacer falta para esas largas 12 horas, incluyendo las cervezas que nos tomaremos al final, jajajaja aguantemos lo que aguantemos.

En ese área de Amador hay una zona de "copas" con bastantes bares y discotecas, adicional a que suelen pasar los "party" buses llenos de gente con la música a todo trapo y festejando. Así que si lo vemos mal, siempre nos queda la opción de subirnos a uno de ellos e irnos de "rumba" a celebrar. Sueco loco,....y español demente,....vaya pareja de dos ! ! !



Correremos en todo momento con el mar a nuestro alrededor, en la entrada del Canal de Panamá. El circuito lo bueno que tiene es que es completamente plano. Discurre desde Amador por el Causeway hasta la primera isla, Naos; de allí por otro tramo de Causeway hasta la segunda isla, Perico; y por un pequeño tercer tramo hasta la última isla, Flamenco, donde tras girar se retorna de nuevo a Amador cubriendo una distancia por vuelta de 10 kilómetros. Un punto a tener en consideración es que en el sudor se acumula treméndamente el salitre del mar, por lo que deberemos limpiarnos regularmente la cara con agua limpia



Esta es una vista del Causeway mirando hacia Amador. Tiene un doble carril central para carros, y en uno de sus laterales un pequeño carril bici y otro para caminantes. Nosotros utilizaremos el de bicicletas ya que tiene un firme mas regular. El viento suele entrar con fuerza ya que no hay nada en kilómetros que lo frene, solo las bonitas palmeras que adornan la vía. Un tema a considerar es la posible existencia de mosquitos y otros insectos voladores, por lo que deberemos llevar un buen repelente.

Se admiten apuestas.

FER

29 noviembre 2009

Cuando correr es divertido

Waoooo, que diferencia hoy respecto del entrenamiento de ayer en la Cinta Costera que fue insoportable entre el olor y la cantidad de gente que se te metía en el medio.


Como viene siendo costumbre los últimos domingos, quedé con mi amigo Patrick temprano a las 5.15 am para ir desde Las Cumbres hasta Gamboa. Aparcamos en el área donde se suele quedar la gente que va a pescar cerca del Lago y comenzamos desde allí mismo a correr en dirección al puente. Eran las 6.00 am cuando iniciamos la trotada y todavía no había amanecido. A pesar de eso, o quizás debido a eso, sentimos una sensación mágica corriendo todavía entre penumbras. Cruzamos el puente de Gamboa y seguimos camino al Pipeline. La idea era hacer un fondo de 2h30 minutos, así que entramos en el Camino del Oleoducto hasta que cumplimos 1h15 minutos, meadita y regreso. Lo pasamos excelente y con lo único que tuvimos que lidiar fue con la humedad del lugar, y algunos monos aulladores que nos gritaron desde lo profundo de la jungla.



No coincidimos con ningún corredor, se ve que pasada la Media-maratón de Summit del domingo la gente prefirió buscar otras rutas. Nuestros únicos encuentros fueron con un par de mountain bikers, y grupos de turistas extranjeros en actividad de "bird watching" con enormes cámaras y teleobjetivos. Hoy los turistas nos saludaron muy cortésmente y hasta nos cedieron el paso. Gracias a que allí no llegan mas que turistas, todo el área está en perfecto estado y no se ve ni un papel o lata en el piso. Ojalá este sitio se mantenga por muchos años oculto de la gente para que no se destruya como otros hábitat. De regreso ya por el puente de Gamboa tomé unas fotografías en movimiento y no quedaron del todo mal.

En resumen, un excelente entrenamiento de fondo aeróbico, en buena compañía, y por un área preciosa llena de fauna y exhuberante vegetación. Así si que se puede entrenar ! ! !


Vista del Puente que cruza el Lago Gamboa en su desembocadura al Canal de Panamá. Como se aprecia está en un estado rústico pero que le da un enorme atractivo. A la izquierda justo hay un pequeño pasillo de maderos para paso de peatones, separado del único carril de carros por un bordillo amarillo. A la derecha se aprecia otro carril separado por unas planchas de metal por donde transita el Ferrocaril de Panamá. El Canal de Panamá (el sector que se llama Corte Culebra), discurre justo en paralelo a mano derecha del puente. Mientras no pasan carros se puede correr por el medio, pero como se ve en la imagen Patrick ya está cruzándose al lateral izquierdo porque se viene circulación de frente.

Saludos,

FER

26 noviembre 2009

Se acerca la Navidad

Que duro se me está haciendo entrenar esta semana. Pasadas las 2 citas importantes del mes de Noviembre, la Maratón del Valle y la Media-maratón de Summit, nos abocamos a un final de año que por definición debería ser de bajada. Vienen las fiestas Navideñas y eso es sinónimo de celebración, y celebración a su vez es sinónimo de "comilonas" y mas fiesta, lo que a su vez es sinónimo de dormir menos y entrenar poco. Todo es como una cadena. Claro que uno puede romper esta dinámica, pero para ello debe de contar con una buena motivación detrás. Siempre acabamos volviendo al famoso tema de la motivación.

Una vez descartada la Maratón de San José, de nuevo ando con las piezas del puzzle sobre la mesa todas desordenadas. Y la verdad es que ahora mismo no tengo muchas ganas de organizarlas. Necesito fijar objetivos claros y definitivos para poder hacer una buena programación. Y cuanto antes mejor.


El entreno de hoy estuvo en la cuerda floja por decir lo menos. Llegué a Las Cumbres a las 4.30 pasadas de la tarde y estaba cayendo un palo de agua horrible. No había tormenta, pero estaba con sueño, hambre, mal humor,...vamos, de todo un poco. Opté por lo mas fácil. Ponerme a comer, ponerme ropa cómoda y pensar en tirarme en la cama a ver un poco de TV. Pero en esas vi que como por milagro había parado de llover. El cielo que estaba absolutamente cubierto se abrió y aparecieron espacios en tono azul. Miré el reloj y eran ya las 5.10 de la tarde,...pensé "entre que me visto, las 5.15,...si entreno 1 hora las 6.15,...ya de noche",....pero bueno,...vencí la pereza y el cansancio y me puse la ropa de ejercicio.

Salí como los últimos días por la base del Cerro El Peñón. Supongo son manías, pero ahora me encuentro muy cómodo en ese circuito. Hace solo unos meses me parecía un aburrimiento ya que es exigente por el perfil que tiene y me agotaba, pero actualmente lo hago bastante suelto. Como a los 5 minutos de salir, cuando llegué a la zona mas alta del circuito, vi que era muy improbable que fuera a llover mas así que me quité el impermeable y lo escondí entre la maleza para recuperarlo al final del entreno. Corrí 1 hora en progresivo y al final me alegré mucho de haber entrenado en vez de quedarme en casa.

En otro tema la Navidad ya está a la vuelta de la esquina. La verdad no es una época del año que me guste especialmente, supongo echo en falta el ambiente de frío y hasta nieve que vivía cuando estaba en España. Allí son dos semanas desde el 24 de diciembre hasta el 6 de enero que llegan los "Reyes" de auténtica fiesta y expectación. Se hace muy difícil para mi sentir el espíritu navideño a 30 grados y con suéter de manga corta. Adicional este año será especialmente triste para toda mi familia ya que contaremos con un miembro menos, mi padre que nos dejó a mitad de año con un vacío enorme. De todas maneras habrá que hacer "de tripas corazón", ya que mi hijo anda todo ilusionado con el árbol, los regalos y demás, y aunque solo sea por él, tendremos que esbozar una sonrisa aunque por dentro tengamos el alma rota.

Va a ser un mes bien duro, y espero contar con el apoyo de mi familia, amigos y conocidos para superarlo de la mejor manera posible.

Un abrazo,

FER

24 noviembre 2009

Recuperando la Musculatura

Ayer lunes en la tarde entrené 1 hora por la base del Cerro El Peñón.

El día estaba totalmente diferente a lo que vivimos el domingo en Summit. Frío, niebla, y amenaza de lluvia. Que distinto hubiera sido tener un clima así. En contra de lo que generalmente piensa mucha gente, la jornada siguiente a una competencia fuerte no debe de ser de descanso. En las piernas se han acumulado muchas sustancias y residuos generados durante el ejercicio, y eso es precisamente lo que nos hace tener la musculatura agarrotada. En lo personal tengo una rutina bastante exigente para estos casos pero que me da muy buen resultado.


Se trata de calentar muy suave para evitar cualquier clase de tirón, ir rodando en progresivo, e incluir de 4 a 5 series fuertes como de 200 o 300 metros. Ayer sentí que era necesario hacer ese trabajo pues me noté todo el día como un robot. Fue bastante cansado y llegué a casa ya con las luces de las farolas encendidas pero mereció la pena. Mi cara lo dice todo.


Hoy en cambio me limité a una rodada suave a ritmo totalmente aeróbico de 50 minutos. Del domingo me quedan algunas pequeñas molestias repartidas en ambas piernas, pero por lo general creo estoy listo para retomar los entrenamientos normales a partir de mañana.

Analizando todo lo acontecido y las sensaciones que tuve en los 21 km de Gamboa, tomé la decisión el mismo domingo en la tarde de no acudir a la Maratón de San José prevista para el 6 de diciembre. Realmente aunque terminé contento por el puesto obtenido, no acabé convencido de poder atacar con tan solo dos semanas de descanso una buena marca en la prueba de Costa Rica. Adicional, la organización no ha sido capaz de mandarme a 10 días vista ninguna información de la prueba, ni tan siquiera ha contestado un correo que mandé hace varias semanas. No se si hay hotel oficial, ni tengo referencias del circuito ni de nada. Solo por atletas ticos con los que he conversado en el facebook he podido obtener un poco de retroalimentación. Me comentaron que los 42 km han estado en duda hasta ayer mismo. Así no se puede planificar una competencia y menos una Maratón. El año pasado la prueba fue un auténtico caos porque se corrió sin los permisos y la protección del tránsito. Por ello la organización fue sancionada por la Federación de Costa Rica de Atletismo que le retiró el aval. No estoy dispuesto a pegarme un viaje para llegar allá y enterarme que al último momento no hay prueba, o vete a saber que otra sorpresa. 

Sed buen@s ,...e hidrataros bien.

FER

23 noviembre 2009

21 Km a orillas del Canal

"Lulú, déjame en paz ! ! !".

La perra tinaquera me mira con sus grandes ojos y repitiendo el gesto se me pone panza arriba en el piso para que la acaricie. Son las 5.10 de la mañana y es noche cerrada en Las Cumbres. Estoy sentando fuera del portón de casa esperando a mi amigo Patrick que pasará a recogerme para ir a Summit. Mientras llega la hora, Lulú que vive en la calle pero está medio asilada con refugio, comida y cariño, vuelve a ladrar para captar mi atención. "Chisssttt silencio, coño,...vas a despertar a todo el mundo",...pero a ella poco le debe de importar porque sigue jugando y moviendo la cola.

Patrick llega con puntualidad europea. "Como estamossss???" me dice con su acento afrancesado. Subo al carro y me reconforta la cálida temperatura del mismo. Según vamos hacia Chilibre conversamos sobre los planes de cada uno. El quiere hacer 3 horas de fondo suave, mientras que yo correré la Media-maratón de Summit. En los márgenes de la calle vamos dejando toda clase de variopintos jardines (bares musicales) llenos de gente todavía celebrando. "Ten cuidado Patrick, solo falta que nos volemos a algún borracho a estas horas".

A las 5.45 am todavía es noche cerrada pero en los aparcamientos del Parque Summit ya se presiente agitación y actividad. Patrick inicia su fondo en dirección a Gamboa, mientras yo tomo mi mochila y voy a la mesa de inscripción. Las primeras luces del día despuntan y los rostros de los presentes se van volviendo cada vez mas nítidos y visibles. Muchos amigos y conocidos se acercan a saludar. "Viene Blanco"??? me preguntan. Fernando Blanco es el actual Campeón de Panamá de Maratón y todo el mundo lo tiene como uno de los favoritos. "No, no viene,...hablé con él y no quiere forzar,...lleva un año muy cargado" respondo en varias ocasiones. Lo siento por mi tocayo Fernando ya que somos muy buenos amigos y adicional compañeros de equipo en SAUCONY. Nicolás García se me acerca y nos abrazamos. "Que tal Nicooooo???,...como ves la vaina"??? Nicolás y yo hemos compartido cantidad de batallas juntos, y aunque rivales nos respetamos mucho. Me comenta que el vencedor de las 2 últimas ediciones Saturnino Camacho no será de la partida esta vez. No habrá triplete.

A esas horas ya hay una marea de gente en los alrededores entre competidores, familiares, miembros de la organización, prensa y curiosos. Saludo a muchos otros amigos, conocidos de vista, y algunos mas con los que todavía solo tenía contacto por facebook. "Enrique Vergel", se presenta y me da la mano. "Hola Enrique, por fin nos conocemos". Enrique tiene un interesantísimo proyecto llamado Fondismo en el que está recopilando gran parte de la historia del atletismo y otros eventos de fondo de Panamá. Que buena iniciativa. Se me abraza Guillermo Zaldivar, del team Running Balboa,..."ayalá vida, si aprieta duro este montañero" pienso para mis adentros. A su lado soy como un fideo. Me cuenta de sus planes y trips, y de como el trail desde la prueba del Valle le ha enganchado. A un lado se empiezan a congregar un poco de chicas con camisetas rosadas,..."Donde está Iris????" me preguntan. Están buscando a Iris Regalado para la foto. Son 8 chicas de PURAVOLUNTAD y del X Team de Emmanuel Lemma que están haciendo causa contra el cáncer. Intento colarme en la foto y al final lo consigo. "No estaba con tantas mujeres desde la Universidad" les digo riendo.


Veo a Julio Calvo pensativo. "Ehy Pochi, que tal las zapatillas???". En esta semana lo estuve acompañando a comprarse unas nuevas. Conversamos y nos deseamos suerte. Que buen tipo este Pochi de verdad, de lo mas sano que he conocido en el mundo del deporte. Choco manos con Víctor Liao, y hago calentamiento con Eduardo Fergusson. Aparece también Kariné Dolabdijan "la uruguaya" y mientras trotamos conversamos un poco de todo. Cantidad de Argentinos y Uruguayos que hay en Panamá últimamente. Hablando del rey de roma "Que pasa Fer" ! ! !,...me saluda desde detrás de sus lentes Gabriel Gonzalez. Este si me "tiene podrido" del todo como dicen en el cono sur,....jajajaa,...todavía recuerdo nuestras batallas en los duatlones y demás carreras. Me dice que está como apoyo de su grupo del Top Training Club y seguirá la prueba desde la bici. Cuanta buena vibra se va sintiendo. Como no podía faltar, aparece Vladimir Bolaños con su característico bigote,....el día que se lo corte va a pasar desapercibido y no lo vamos a reconocer. Le deseo suerte para Cozumel pero me aclara que en esta vuelta no va. Demasiado tiempo de entreno y una familia que cuidar no son buenos aliados. Isabel Sirera en cambio si va y mientras calentamos luce toda orgullosa su bonito atuendo especialmente diseñado para la ocasión.

La salida está prevista a las 6.30 am, un poco tarde para mi gusto pero llega la hora y todavía hay una larga cola de corredores enfrente de la mesa de inscripción. Yo ya hice mi calentamiento y estoy sudando. Ni modo, toca esperar. Veo a Margaret Von Saenger y su amiga Nina, y cambiamos unas cortas frases en inglés. Joakim el "sueco demente" está con su esposa. "Hoy tienes el chance de ganarme y tomar revancha del segundo puesto del Valle", le digo. Se ríe y tuerce el gesto. Que buena gente este sueco, lástima pensar que en poco tiempo se regresa para su tierra, una enorme pérdida para la comunidad de corredores y para los locos del ultrafondo. Desde un carro me saluda Carlitos Rettally que va llegando a última hora. "Y este????...No va a correr"???. Al poco me aclara que está apoyando al grupo de PURAVOLUNTAD del cual es Presidente y adicional está debutando su esposa Lorena en los 21 km. "Waoooo, si le dió fuerte a Lorena, que máquina",...hace solo unas semanas la mujer estaba bien malita.

Pocas veces había visto tantos fotógrafos,....click, click, click,...parecemos celebrities. El calor ya empieza a apretar y creo todos vamos tomando conciencia de que hoy no será un día para records o marcas personales. Parece vamos a sufrir bastante. Por fín a las 7.00 am el Sr. Miró presidente de CORREDORES DEL ISTMO altavoz en mano nos alista en la salida y da la largada. Por los atletas que he ido reconociendo durante el calentamiento, estar en el top-10 como es el objetivo que me he marcado va a estar complicado. Hay 4 ó 5 corredores fuera de mi alcance ahora mismo. El resto depende de mi.


Agustín "pelencho" Alcazar y César Muñoz toman la cabeza desde los primeros metros. Los dos se conocen bien y son del mismo equipo. Imposible seguirlos, un suicidio. A su estela me junto con Nicolás García. Parece que el destino de Nico y el mío siempre están unidos en estos 21 km de Summit.


Al kilómetro 1.5 giramos en un cono de regreso y entonces empezamos a cruzarnos de frente con los demás competidores que nos siguen. Montones de caras conocidas que pasan rápidamente como en una película de alta velocidad, y muchos gritos de ánimo, "venga Fer", "aupa Nico", "dale, dale", "ale Tripi". En el kilómetro 2.5 veo que el paso que llevo con Nicolás es demasiado exigente para mi. Me resigno y le tengo que dejar marchar. Lástima porque Nico es un seguro de vida, sabes que el 99% de las veces es exacto en los ritmos como un reloj. Pero las cosas son como son. De los recuerdos de los años pasados no se vive. Yo recién estoy comenzando a coger la forma y el viene de ganar hace varias semanas los 15 km de Clayton con total autoridad. No hay color por el momento. 


Pasamos en el kilómetro 3 de nuevo por el área de salida y recibimos decenas de gritos de apoyo. Entre la multitud distingo a Carlitos Rettally que cámara en mano está sacando fotos, "Vamos Ferrrrrr".



A partir de ahí ya se entra en un ida-vuelta por medio del Parque Soberanía en dirección a Gamboa. Terreno picando hacia abajo a la ida pero con 4 buenas lomas, y calle picando hacia arriba en el regreso con 5 repechos. Resumiendo, 9 subidas en total.


Son solo las 7.15 de la mañana y me alegro de haber tomado la visera. A pesar de la abundante vegetación, donde se filtra el sol comienza a calentar de verdad. Muchos familiares, amigos, y fotógrafos van siguiendo la prueba en carros y bicicletas. Cada poca distancia recibimos ánimos y somos inmortalizados por los objetivos y lentes de las cámaras.

Estamos en el kilómetro 4.5 subiendo la segunda loma por el tanque de agua y comienzo a oir unas zapatillas detrás de mi cada vez mas cerca. Tengo por costumbre nunca mirar atrás en las carreras salvo muy contadas excepciones. Creo es un síntoma de debilidad y prefiero mantener mi mente enfocada al frente. No se ni cuantos atletas vienen ni quienes son. Pero los pasos se aproximan. Por fin se empareja a mi lado un corredor al cual reconozco al instante. Lleva una respiración mas agitada que la mía pero también un paso mas ligero. "Vamos Fernando" me dice. Conversamos unas pocas palabras. Es Marco Coronado, un excepcional atleta ganador de muchisimas carreras durante los primeros años de mi estancia en Panamá. Segundo en esta misma prueba en el 2006 y 5º el año pasado, es de esos corredores que no se prodiga mucho pero que cuando sale en una competencia es porque va a disputarla. "Que cagada", me digo a mi mismo,...eso de perder puestos tan temprano pone en peligro mi objetivo del Top-10. Al menos ya no se oyen mas pasos por detrás. Marco me pasó en plena loma y a pesar de que soy un buen trepador por entrenar en Las Cumbres, me ha dejado enseguida cortado.

Por delante veo en la lejanía como la pareja puntera Alcazar-Muñoz se ha roto y ya todos vamos en fila de uno. Nicolás con su uniforme rojo es al que se le ve ganando posiciones y va de tercero. "Bueno por Nico", dale duro hermano. Si yo no puedo ganar que gane él. Se lo merece. Vamos corriendo por una calle cada vez con mas curvas, y añadido las lomas provocan que según pasan los kilómetros se vaya complicando el tomar referencias visuales. Pronto dejo de ver incluso a Marco que va justo delante de mi. Por momentos la jungla absorve todo. No se oyen ruidos de zapatillas ahora. Solo los sonidos de la fauna, especialmente cientos de aves.



Estudiantes de la Academia de Policía apostados en los arcenes nos van ofreciendo regularmente bolsas de agua. Está caliente pero al menos sirve de hidratación. Al tomar la última loma de bajada hacia el puente sobre el Lago Gamboa se que hay que hacer otro esfuerzo para mantener el ritmo y concentración durante el cruce. Si uno se descuida puede tropezar fácilmente con los irregulares tablones de madera y los tornillos que sobresalen. Me mantengo por el carril de los vehículos pero me encuentro de frente con el tráfico en sentido contrario. Lo esquivo como puedo y me adentro en el poblado de Gamboa. Ahora es el momento de cruzarse con los corredores que me anteceden, ver las diferencias, la cadencia de sus pasos, sus miradas. Es un estudio psicológico para saber como está cada uno. Obviamente nadie ha nacido ayer y todos intentan poner su mejor gesto y zancada. Pero si para otros aspectos del running el sumar años es un lastre, en este tipo de situaciones es un grado y pocos detalles se me escapan.

Pelencho Alcazar viene en la punta,...luce muy fresco y seguro,....cruce de saludos y a seguir. Nicolás viene ya de segundo, ha remontado dos puestos, pero tiene muy complicada la victoria. "Vamos Nico con todoooo", pero siento que de nuevo el primer escalafón va a estar un año mas vetado a mi amigo. Coronado pasa sudoroso corriendo en tierra de nadie. Para mi sorpresa, con el último que me cruzo es César Muñoz, el actual sub-Campeón de Panamá de Maratón y que salió de puntero con Alcazar. Su rostro y paso es un poema. En ese sector pegado al Canal de Panamá no hay nada que pare el viento y entra con fuerza de cara dificultando aún mas el ritmo. Tomo tiempos en el giro y veo que quizás haya opción de atacar ese puesto. Por primera vez en la larga recta de Gamboa veo como viene la gente por detrás. Sonrío cuando no veo a nadie en 300 o 400 metros,..."BIEN" me grito a mi mismo,..."esto está hecho Fernando,...TOP-TEN,...TOP-TEN,.... hay que aguantar,.. hay que aguantar ! ! ! Sigo corriendo camino de nuevo al cruce sobre el puente y me encuentro con mi inmediato perseguidor,...nos saludamos,...Gustavo Román Ávila,...excelente atleta y 6º puesto local este año en la Maratón de Panamá,...muy buena referencia el estar delante de él pero es muy peligroso tenerlo detrás.

Empiezo a cruzarme con el resto de los competidores. Supero el puente y enseguida se vienen dos fuertes lomas solo separadas por un falso llano en El Renacer. El calor sigue golpeando duro. La boca se seca, y el paso se acorta cada vez mas. Se que la marca va a ser mala, pero eso ahora no importa. Estoy corriendo por un puesto como objetivo y salvo catástrofe lo tengo en el bolsillo. Me cruzo con Martín Rivas, ganador de esta prueba en el 2000 que va resoplando camino a Gamboa. Me asombra ver a grandes corredores y buenos especialistas muy retrasados. Otro de los teóricos punteros Antonio Gonzalez viene perdido en medio de la nada. "Waoooo,....esta prueba está haciendo daño a mas de uno". Según van pasando mas y mas competidores se va acrecentando el cansancio en sus rostros, en sus respiraciones y en sus gestos de carrera. Intento ir concentrado al máximo mirando un par de metros por delante de mi paso, pero son continuos los gritos de ánimo que recibo de otros corredores y levanto la vista. En contraposición a sus ruidosas expresiones yo vagamente puedo responder con un contenido "vengaaa" que mas parece un gruñido. Puedo parecer descortés, pero mi respiración no da para mas en esas lomas. Tengo a mi predecesor en la mira y veo como las diferencias se van acortando. Ahora mismo no me importa como venga la carrera por detrás. Entre los rostros con los que me cruzo distingo a amigos y compañeros del asfalto, como Mari Matos, George Shoemaker, Javier Gonzalez, César Guillen, Lizbeth Campos, Alicia Zorrilla, Daniel Alveo, Iris Regalado, Liz Ramírez, Jorge Kolon, Ismael Palma, Jorge Riba, Tony Cadogán, y muchos otros, perdón a los que se queden en el tintero. Es una columna multicolor que parece no tener fin. Otros como Jose Sánchez, Ilo, Rolo o el Pana Gabriel animan desde los carros y bikes. 

A falta de unos 5 kilómetros para meta me pongo a tiro de César Muñoz. Que clase de corredor el que llevo delante. Tan solo 26 años pero está llamado a ser uno de los mejores maratonistas panameños en un futuro cercano. Por su ambición y manera de correr es un atleta de 2h30 no tardando si logra una buena orientación y apoyo. Siento admiración por él porque otro en su caso hubiera tomado el camino fácil de optar por el abandono. Pero él está ahí sufriendo en el ardiente asfalto, aprendiendo una lección de humildad que a buen seguro le vendrá muy bien para otras competencias. Todas estas consideraciones están muy bien pero tengo que volver a la realidad y en esos momentos es un rival mas. No puedo andar dándole palmadas en la espalda. Un atenuado "vennngaaa" es todo lo que me sale cuando me pongo a su par con un ritmo falso, pues lo acabo de incrementar solo unos metros antes. No hay ninguna respuesta y me voy por delante.


Los últimos kilómetros se hacen muy duros. El paso se cae tremendamente, y la falta de hidratación empieza a pesar. El poco agua que nos ofrecen está a temperatura ambiente. Ya solo quedan dos lomas y después la meta. Pero antes hay una larga recta en la que no se detiene el calor. No veo a nadie delante desde que pasé a Muñoz. Parece me llevan una ventaja enorme. Cuando uno pierde las referencias queda sin rumbo en medio de la nada. Instintivamente caes en ritmo de supervivencia con el único objetivo de terminar. Miro el crono y confirmo que el ritmo es ridículo. "Yo entreno mas deprisa que esto" me digo. Es de locos. La carrera no se termina nunca. El último agua que me lancé por la espalda no hizo ningún efecto.

Ya veo la recta de meta y por efecto psicológico doy el último acelerón. Mi sonrisa inicial se convierte en mueca cuando miro el crono, 1h26 largos,...."vaya mierdaaaa" se me escapa de los labios,...."puffff", resoplo....pero bueno, es lo que hay.


Mi instinto de supervivencia de inmediato me hace pedir hidratación. Todavía estoy jadeando y no bocalizo bien. Hago señas con la mano hacia mi boca, "bebida, bebida",..."agua, agua",...Pero no hay agua. Ni Gatorade. Ni nada. En esos momentos no pienso en ninguna consideración o reproche sobre este aspecto sino que necesito hidratarme con urgencia. En el carro de Simón tengo hidratación, powerade, ensure y comida de sobra, pero el tiene las llaves. Se me olvidó que hoy no disputa, todavía va a demorar. Hay una máquina de sodas en el zoológico cercano pero no tengo tampoco plata. Pido a todo el mundo por allí concentrado si tienen algo de beber,....pero nadie tiene nada. Milagro encuentro a Luis Vega del Hash y le pido agua. Tampoco tiene,..."Luisito cómprame una soda o lo que sea en la máquina please". Su cara se ilumina, "Si quieres tengo cerveza fría en un cooler en el carro". Jamás había tomado una cerveza con tantas ganas. Doy gracias a dios de que exista el Hash y gente como Luis, Rompy, Tony y demás amigos que siempre tienen un cooler dispuesto para estas urgencias de primera necesidad. Si el Hash no existiera habría que inventarlo ! ! ! Me la meto de un solo tiro y recupero algo de aliento.

Veo llegar a meta a Muñoz desencajado, pocos segundos por delante de Gustavo Ávila. Miro el crono,...increible ! ! !...Corredores fácil de 2h50 en 42 kms y están entrando rotos en 1h30 en una half ! ! ! Que locura de prueba ! ! ! Felicito a Nicolás que está sentado con rostro cansado y no hace ni por pararse. Le digo que corramos un poco suavecito para estirar. No quiere y le tengo que insistir varias veces. Por fín empezamos a trotar en sentido contrario al de meta y vemos llegar a los siguientes competidores. Pocas veces habré sido espectador de una situación tan penosa y dantesca. Gente totalmente desorientada, con el arco de meta a 200 metros delante de ellos y casi sin saber para donde correr. "Agua, agua" piden algunos. "No tengo nada" les digo con resignación. Aparece Hector Pacheco que ha estado siguiendo la prueba desde un carro. De una vez le pido cerveza. Lamentablemente aunque fiel Hasher esta vez no tiene ninguna. "Mierda,..que cagada",...Nos comenta que ya el agua se acabó en la ruta hace rato y casi todo el mundo está regresando de Gamboa sin hidratación. Los familiares y amigos de corredores son los que están repartiendo el poco líquido que tienen entre propios y extraños. La calle está abierta al tráfico y se hace peligroso. Pasan varios triatletas del TTT algunos de ellos como a punto del colapso. Gente totalmente descompensada corriendo por instinto, con mirada perdida, zoombies. El clima definitivamente estuvo canalla. Mucha humedad, mucho calor, y poca o nula hidratación,...una mezcla potencialmente explosiva.

"Un médico, un médico",....un competidor ha colapsado cerca de donde estoy hablando con Carlitos Rettally y éste como buen doctor sale disparado a auxiliarlo. Momentos de preocupación y tensión. La cara del joven un poema. Se ha ido de frente y tiene cortadas y hematomas múltiples. Se le logra estabilizar poco a poco. "Paramédicos,....paramédicos", gritan desde el otro extremo de la calle,...Otro corredor en situación similar,...pero como pasa en estos casos no hay dos sin tres, y una chica también requiere de asistencia médica urgente. A duras penas conseguimos algo de hidratación y alimento para el chico que está atendiendo Carlitos. El único agua disponible sale de una manguera de regar cercana de la cual en esos momentos poco importa si es potable o no. Adicional a la falta de agua no hay nada que comer. Gracias a dios ya recuperé mi mochila y le sugiero a Carlitos darle al chico unas cramberries secas que tengo para subirle rápido el azucar. La situación es tensa y para relajar el ambiente bromeo con nuestro nuevo amigo "Cuando tengas que dar explicaciones sobre tu aspecto di que te diste de trompadas con alguien,...que tu quedaste mal,....pero que el otro quedó mucho peor". Parece surte efecto y al menos se rie con buen humor. Es su debut en 21 kilómetros y siento la triste imagen que se pueda llevar. Poco después es evacuado para asistencia hospitalaria.

Regreso a la ciudad con mi esposa, Nicolás y su hijo. Tengo un sabor agridulce. Por una parte de satisfacción porque en lo deportivo di todo lo que tuve y alcancé el objetivo buscado, ya que los resultados oficiales me otorgan el cuarto puesto. Por otra, con un sentimiento de tristeza porque la situación vivida va mucho mas allá de lo exigible a un deportista y roza ya con la temeridad y la integridad de su salud.

Gracias por las fotografías a Pablo Quintero, Enrique Vergel (Fondismo), Trois.com.pa, Carlitos Rettally, Panama Sports Magazine, y Corredores del Istmo.

FER




FOTOS DE TROIS.COM.PA (1) en Facebook.

22 noviembre 2009

Un Millón de Gracias

GRACIAS, GRACIAS, y UN MILLÓN DE GRACIAS !

Jamás en mi vida deportiva desde que estoy en Panamá me había sentido tan querido y arropado por la gente como durante la Media-maratón de Summit celebrada hoy, oficialmente renombrada como los 21 Km de GAMBOA Fiestas Patrias.


Tanto antes, durante, como después de la prueba, he recibido cientos de saludos y felicitaciones de amigos cercanos, conocidos, o sencillos atletas anónimos. El blog que comenzó siendo un pequeño espacio en el que empezar a compartir mis emociones y experiencias en el mundo del running, ha calado profundo dentro de la comunidad de atletas y triatletas de Panamá, y hoy he podido por fin poner rostro a muchos de esos seguidores a los que solo conocía por medio del aséptico contador de visitas.

Durante la prueba he escuchado gritos de aliento y ánimo en cada loma, en cada giro, allá donde había alguien siguiendo la prueba, así como de los mismos participantes. Del "Tripi" que era mi santo y seña hace años por el nombre que figuraba en mi uniforme, o del típico del "Español",...he pasado para muchos a ser simplemente "Fer",...el del blog. He sentido un real entusiasmo al cruzarme con vosotros y como intentabais inyectarme algo de vuestras fuerzas, de vuestro espíritu y motivación.

Sois la fuente de energía que me impulsa y definitivamente he vuelto a casa con el tanque lleno dispuesto a seguir devorando kilómetros con vosotros allá donde haya un trozo de asfalto o camino que recorrer. Sin vuestro empuje hoy no habría sido capaz de exigirme al nivel que lo he hecho. De dar todo en la carretera. De propulsarme en cada zancada sabiendo que corría por mi mismo pero también en muchos de vosotros. Consciente de que por encima de sexo, edad, origen, club, o afinidades,...con el dorsal en el pecho todos somos iguales,...somos corredores y lo proclamamos con orgullo.

La Media-maratón de Summit, - lo siento pero me sigue gustando llamarla así -, ha vuelto a ser una fiesta deportiva en un escenario soñado como son las riberas del Canal de Panamá. El clima, ese elemento incontrolable, no quiso sumarse a la celebración y nos golpeó a todos con extrema dureza la mayor parte de la prueba. Eso dio mas valor a cada uno de aquellos que hoy se aventuraron a participar en este evento y que lograron cruzar la ansiada línea de meta.

En el epílogo de la entrada de ayer planteaba muchas interrogantes sobre lo que hoy podría suceder. Finalmente no hubo triplete para nadie, y un fenomenal atleta como es Agustín Alcazar, mas conocido por "pelencho", inscribió con letras de oro su nombre como ganador por primera vez en esta prueba. En otra de las incógnitas, Nicolás García en una carrera de tremendo pundonor y coraje, se alzó una vez mas con la segunda posición, en una de las pocas pruebas del calendario que se le resisten año tras año. Por mi parte, mi objetivo soñado del top-ten en el regreso después de casi 6 años de haber dado por terminada mi carrera deportiva se cumplió y alcancé un 4º puesto final que me supo como la mejor de las victorias.

Mañana habrá tiempo para analizar mas la carrera y contaros detalles de la misma; de su desarrollo; de como se vivió desde dentro y desde fuera; de aquellas cosas que fueron un éxito y de otras que se pudieron mejorar. Espero poder contar ya para entonces con las clasificaciones oficiales y mas fotos. Os agradecería a todos aquellos que tengáis alguna que queráis mandarme al blog enviarla a frevuelta@cableonda.net. Por el momento os adjunto una que recién me envío Enrique Vergel de Fondismo, la cual he puesto también como nuevo fondo de cabecera.

Sois Geniales. Un Millón de Gracias.

FER

21 noviembre 2009

Estiramientos y Masaje

Como señala el título de la entrada, hoy va a ser un día de descanso total previo a la Media-maratón de Summit.

Solo he realizado unos estiramientos especialmente en piso sobre la mat, y luego ha tocado sesión de masaje. Ninguno de los músculos o articulaciones ha protestado, así que todo está a punto para mañana a las 6.30 am iniciar una nueva participación en esta preciosa prueba. Ya tengo alistado el uniforme de competición, que en esta ocasión será de color verde para ir mas en armonía con la vegetación reinante,...jajaja.


Hoy termino la trilogía de escritos referente a mis participaciones previas en esta prueba. Cerraba ayer la entrada comentando que durante el 2002 estuve alejado de los entrenamientos y competencias, principalmente por motivos de trabajo, mi hijo de corta edad, y también supongo una necesidad de tomarme un respiro después de muchos años de competición.

Así que comenzando el 2003 retomé de nuevo la vuelta al ejercicio. Me había engordado bastante hasta el punto de que muchos al verme en ropa deportiva no me reconocían. Bajar peso cuesta mucho tiempo y esfuerzo, pero subirlo es super fácil, mas cuando pasas de hacer mucho ejercicio a no hacer nada, y adicional te llenas la boca con todo lo que te apetece y se te cruza por delante. Decidí que tenía que establecer una rutina, y eso me lo facilitaba ir al gym. Así que empecé a ir los mediodías al Power Club del Cangrejo, donde coincidía en esa época con Gabriel Gonzalez y Evencio Geant que eran monitores, adicional a Pedro Cordovez, Pablo Testa y otros muchos triatletas que frecuentaban también las cintas de correr y sala de pesas.

Poco a poco fui quitando peso de encima y recuperando forma, hasta que volví a correr a los ritmos acostumbrados. Durante ese año hice pruebas de fondo, mountain bike, hasta me metí a practicar rappel. A final de año se programaron un par de duatlones de la serie Reebok, así que incorporé algo también de rodillo en casa, ya que la rutera nunca la sacaba a la calle.

La Media-maratón de Summit del 2003 se celebró un 16 de noviembre, con partida a las 6.00 am. Yo estaba en buen estado de forma pero no tenía demasiado fondo. Mis competencias se habían reducido prácticamente a pruebas cortas de 6 u 8 km. Solo un par de semanas antes a esta Media-maratón había tenido un duelo impresionante con mi amigo y compañero de gym el pana Gabriel Gonzalez en la Duatlón de Avenida Balboa. Yo estaba mejor en la carrera a pie que él, y de hecho llegué tras la primera corrida en la punta con Guillermo "mello" Ramírez y José Guitian que iban compitiendo en la modalidad de equipos, pero en el sector de bicicleta me alcanzó desde atrás a relevos con un ciclista. Eso fue decisivo para que Gabriel ganara esa prueba adelantándome al final por tan solo 6 segundos.

Los otros atletas que estaban mas finos a final de esa temporada eran Nelson Piedra, Nicolás García, Fernando Blanco, y René Guerra que se había impuesto en la Media-maratón de Albrook ese mismo año con 1h-18-30. En esa misma prueba Fernando Blanco había sido 4º y Nicolás García 6º. Junto con ellos cuatro precisamente había formado equipo solo unas semanas antes de Summit en el 1er Relevo Paseo de Las Banderas de Amador, bajo el patrocinio de New Balance y UTP. Como team ganamos sin problemas, y en lo personal hice el tercer mejor registro absoluto de todos los participantes y el mejor del team. Todos éramos de un nivel muy homogéneo, e hicimos una gran amistad que se mantiene hasta el día de hoy.

Recuerdo que el día de la Media-maratón de Summit mientras iba de madrugada con mi esposa para la salida desde Las Cumbres, nos encontramos con un grave accidente que tenía paralizada la vía hacia Chilibre. Estábamos totalmente varados y no había manera de moverse. Al final un vecino del área nos indicó un "atajo" por un camino en medio del monte, pero estaba en pésimas condiciones y la poca visibilidad no ayudaba precisamente. Por fin pudimos retornar sanos y salvos a la carretera Transistmica y llegué a la zona de partida solo con un par de minutos de antelación. Me inscribí a toda prisa y de una vez anunciaron la salida de la prueba. No tuve por lo tanto mucho tiempo de ver que atletas habían ido a correr, y siendo todavía de noche comenzó el evento.


Enseguida me junté en la punta con Nicolás García y un chico muy joven al que ninguno de los dos conocíamos. Sin pretenderlo, comenzamos a hacer un hueco importante, Nico y yo en paralelo conversando a nuestro ritmo, y el chico joven que iba corriendo de manera muy extraña dando aceleraciones. Al llevar una respiración super agitada y no ser de los habituales, supusimos debía ser un cadete de policía de ACAPOL. Yo sabía que Nicolás ya habría aprendido la lección del año 2001 cuando le gané por poca distancia, así que en esta ocasión me iba a tener mas controlado.


Fue una carrera muy lenta en comparación con las anteriores y sin alternativas en los primeros puestos. Llegando al giro de mitad de carrera en el poblado de Gamboa, sucedió lo mismo que en el año 2001 pero con diferentes actores. El chico joven metió otro de sus sprints como si le fuera la vida en ello y la carrera fuera a terminar en ese punto. Yo simplemente subí el ritmo y lo seguí. Cuando llegamos de regreso al puente sobre el Lago Gamboa me percaté que Nico se había quedado cortado. Yo no había provocado el ataque pero tampoco me iba a quedar a esperarlo.

El chico siguió con sus aceleraciones en las lomas, y a mi ya me estaba cansando un poco esa manera de correr porque me sacaba del ritmo homogéneo que quería llevar. En la subida tendida después del Renacer el joven pegó ya tal acelerón que la respiración parecía le iba a explotar. Así que decidí tomar la iniciativa, y en la cima cuando vi que él llegaba con lo justo le cambié el ritmo y de una vez me quedé solo en cabeza. Quedaban unos 9 kilómetros y ya puse un ritmo sostenido sacando cada vez mas distancia hasta cruzar la meta. Gané así mi segunda Media-maratón de Summit con un tiempo de 1h-18-09.


En segunda posición arribó Nicolás García a mas de 2 minutos con 1h-20-13, y completó el podio Javier García con 1h-20-50, repitiendo el tercer puesto que había obtenido en la Media-maratón de Albrook solo unos meses antes. El jóven en cuestión que nos había llevado a acelerones pagó caro su esfuerzo y se desfondó, cayendo hasta el sexto puesto final con 1h-24-22.

Os adjunto el diploma de la prueba y algunos recortes de prensa.



Diploma de participación



Diario LA CRÍTICA



Periódico MI DIARIO


Periódico LA PRENSA

Para completar desde entonces lo que han sido las siguientes ediciones de la Media-maratón de Summit, en el año 2004 la prueba vio la victoria de Agustín Santamaría con 1h-16-29 (el atleta si recodáis de mi entrada de ayer que encabezó en solitario la prueba hasta el km 12 en la edición del 2001). Segundo una vez mas, en lo que parece su prueba maldita, fue Nicolás García con 1h-16-43, y tercero todo un especialista de fondo como Fernando Blanco con 1h-19-23.

En el 2005 se corrió la que durante esta última década ha sido la prueba mas rápida en tiempos. En un duelo cerrado Guillermo "mello" Ramírez se imponía con 1h-13-33 sobre otro de los históricos del fondo Panameño, Simón Alvarado con 1h-14-04. En el tercer escalón del podio aparecía de nuevo el incombustible Nicolás García con 1h-17-56.

Para el año 2006 Guillermo "mello" Ramírez conseguía repetir su victoria del año anterior con registro de 1h-15-26. En el segundo lugar arribaba otro de los históricos que ya había sido protagonista en la edición del 2000 con un quinto puesto final, Marco Coronado con registro de 1h-16-32. Cerraba los puestos de honor con 1h-18-51 el considerado como mejor maratonista panameño de la última década merced a sus 4 victorias absolutas en la Maratón Internacional de Panamá, Agustín Morán. Nico García por su parte con un tiempo de 1h-22-24 alcanzaba la sexta plaza.

La edición del 2007 vio coronarse a un joven Saturnino Camacho con 1h-15-46, que cerraba las opciones de una tercera victoria consecutiva a Guillermo "mello" Ramírez que finalmente fue segundo con 1h-17-10. Repitió tercera posición como en el 2004 Fernando Blanco con tiempo de 1h-17-33. Por su parte Nicolás García empeoraba su registro y con 1h-24-50 se alejaba hasta el séptimo puesto.

En la edición del año pasado por último, Saturnino Camacho en lo que ha sido el final mas cerrado, se impuso con 1h-18-30 sobre Teresín Avila que entró un segundo mas tarde con 1h-18-31. Otro de los habituales de las pruebas de fondo Nelson Piedra, vencedor en la edición de esta carrera del 2002, completaba el podio con 1h-20-44. En cuarta posición entraba finalmente Simón Alvarado que ya había sido segundo en el 2005 registrando 1h-22-36 y como quinto Marco Coronado que también había sido ya segundo en el 2006 y quinto en el 2000, con 1h-23-19. Nicolás García de nuevo acudía a la competencia pero no tuvo su día y con un modesto tiempo de 1h-27-37 salía por primera vez del top-ten bajando hasta la plaza número 12.

La carrera de mañana se presenta con muchos interrogantes y perspectivas. ¿Quién impondrá su nombre este año como vencedor de esta prestigiosa prueba?; ¿Podrá Saturnino Camacho sumar su tercer triunfo consecutivo?; ¿Será en cambio Guillermo Ramírez el que sume una tercera corona a su palmarés?; ¿Podrá Nicolás García por fin vencer en una de las pocas pruebas que año tras año se le resisten?; Seré yo capaz en el año de mi regreso después de 5 años de ausencia colarme dentro del top-ten?.

Muchos serán los competidores mañana en la línea de salida, cada uno con una meta y objetivo distinto en su mira. Pero todos disfrutaremos de la que en mi opinión es con diferencia la carrera de 21 km mas bonita y que mas me gusta del calendario nacional. Correr al lado del Canal de Panamá, en medio de un Parque Natural lleno de exhuberante vegetación, viendo en el camino decenas de mariposas morpho azules, oyendo de fondo a los ruidosos monos aulladores, con cientos de parejas de papagayos volando sobre nuestras cabezas, cruzar el lago de Gamboa por un vetusto puente de madera y con suerte ver pasar en paralelo el ferrocarril de Panamá...definitivamente que no tiene igual. Me gustaría conocer las demás opiniones y por eso ayer abrí una encuesta para conocer vuestra preferencia. Como veis la pregunta se circunscribe a cual de las pruebas es vuestra preferida y año tras año la tenéis como fija en vuestro calendario. No se trata de hacer comparaciones entre los distintos Organizadores, si corren mas atletas de renombre, o hay mejores premios. El 95% de los atletas en Panamá que son sencillos aficionados que nunca ganan premios no toman en consideración ese tipo de hechos al elegir una competencia. En mi condición de atleta felicito a aquellos que tuvieron la idea en su momento de iniciar esta prueba de 21km Summit-Gamboa, y exhorto a Corredores del Istmo que la mantenga por muchos años dentro de su calendario de carreras.

Suerte a todos,

FER

20 noviembre 2009

Sesión de Fartlek

Como indica el nombre de la entrada, hoy tuve la última sesión de entrenamiento previo a la Media-maratón de Summit del próximo domingo. 

Quise despertar un poco la musculatura y realicé una sesión de fartlek de 1 hora por el área del Cerro El Peñón. Estuve tentado de subirme al propio Cerro por una trocha que hay, desde donde se puede incluso hacer rappel y descolgarse hasta la base, pero a escasos 2 días de la prueba el sentido común se impuso finalmente sobre mi deseo aventurero. Cualquier resbalón o caída me hubiera sumado fácilmente a la lista de atletas lesionados que mencionaba ayer en este mismo blog. Mientras iba corriendo pensaba que no estaba solo, sino que me acompañaba Ricardo Abad, y en parte era así porque me puse la camiseta conmemorativa del Record de 150 maratones en 150 días, donde aparece la alargada silueta del propio Ricardo


Después del entreno estiré especialmente bien y con mucho cuidado, para dejar todos los músculos y articulaciones listas para los 21 km del domingo. Las sensaciones fueron excelentes, y estoy convencido me va a salir una buena carrera. Por supuesto que habrá durísimos rivales, muchos de ellos casi con la mitad de mi edad, pero eso es ley de vida y hay que suplirlo parte con experiencia, y parte con otra cosa que tenemos los hombres entre las piernas,...jajajaja ! ! ! 

Tras esta introducción, paso al capítulo segundo de la saga dedicada a la Media-maratón de Summit, que hace referencia a mi participación en la prueba del 2001. A diferencia del año 2000 en que me concentré casi exclusivamente en el Campeonato atlético de Corredores del Istmo, en el 2001 decidí darle un poco mas de variedad a mi actividad deportiva. Empezaban en esa época los triatlones y duatlones de UTP en Panamá, así como también se iniciaban las pruebas de multiaventura y ciclismo de montaña. El ciclismo fue realmente mi deporte de origen y el que siempre me gustó mas, así que me traje varias de mis bicicletas de España y comencé a entrenar por los alrededores de mi casa en Las Cumbres. Enseguida me di cuenta de que salir a hacer fondos en bicicleta por Panamá era bastante peligroso, especialmente si se iba solo. Con la excepción de la antigua Zona del Canal, no encontraba carreteras donde montar tranquilo sin temor a ser atropellado en cualquier momento. Ante eso tuve que traerme también el rodillo de España y las prácticas de ciclismo quedaron casi reducidas a trabajo estático en la casa. En el plano atlético seguía manteniendo un buen nivel, siempre en las primeras posiciones de las pruebas en las que participaba. Con especial cariño recuerdo la victoria que obtuvimos un quinteto representando a la UTP en los Relevos Balboa-Gamboa de Corredores del Istmo, en donde me tocó realizar el 3er tramo desde las Esclusas de Pedro Miguel hasta Summit, ascendiendo la dura loma de Paraíso

La Media-maratón de Summit se celebró en el 2001 el día 25 de noviembre casi cerrando el calendario atlético del año, circunstancia que ya se ha mantenido hasta la actualidad. Yo llevaba unos meses preparando la Maratón de San Diego, la cual iba a correr acompañado por Nacho Domínguez, un amigo atleta de Valladolid perteneciente como yo al Club TRIPI, y que se encontraba de profesor en Los Angeles. Nacho era y sigue siendo un excelente corredor, con registro de 2h30 en Maratón, por lo que los planes eran que me marcara el pace para buscar un registro alrededor de 2h40. Realmente llevábamos una planificación muy científica y personalizada, en mi caso por e-mail desde España con varios atletas/entrenadores de primer orden. Mis entrenos se circunscribían en su mayoría al área de Las Cumbres, donde coincidía haciendo fondos con el mismo Agustín Morán. La Media-maratón de Summit por lo tanto no era para mi un objetivo en si mismo, sino un test dentro de la programación que estaba siguiendo para correr en enero en California. En el 2001 si recuerdo bien que la prueba inició del cruce de la calle de Summit con la carretera del Parque Soberanía. Entre los atletas que serían de la partida había muy buenos corredores de fondo y con amplia experiencia en esta ruta, como Nelson Piedra, Nicolás García, Agustín Santamaría, Bruno Ramos, Ricardo Concepción y Diego Coronado, adicional a otros jóvenes corredores de pista y distancias menores como Braulio Castañeda y Juán Alvarado. Así que la competencia se presentaba bien difícil e interesante. Nelson Piedra ese año estaba ganando muchas de las pruebas previas, pero para mi alivio me comentó antes de la partida que se iba a tomar el evento como un entrenamiento y no en plan competitivo. Mi táctica a diferencia del año anterior en que estaba disputando el Campeonato General de Corredores del Istmo, era reservarme al máximo y buscar una buena clasificación, mejorando de ser posible el 4º puesto de la edición pasada. 

Se dio la partida a las 6.00 am y rápidamente varios corredores tomaron unos metros de ventaja, entre ellos Agustín Santamaría y Diego Coronado. Detrás nos juntamos un amplio grupo de otros 7 atletas, incluyendo a los teóricos favoritos Nicolás García, Bruno Ramos y Ricardo Concepción. Nadie quería tomar la responsabilidad de organizar la caza, y simplemente se iba marcando un ritmo para que los 2 atletas fugados que nos predecían no tomaran excesiva ventaja. Yo me mantuve casi todo el tiempo corriendo cómodo cerrando el grupo, esperando el momento en el que se desataran las verdaderas hostilidades. Así que logré mantener la cabeza fría y no lanzarme a la persecución de los punteros. Varios atletas del grupo hacían la goma en las subidas, pero luego volvían a reintegrarse aprovechando los descensos. Agrupados nos fuimos hasta cerca del km 10 cuando se produjo el primer tirón serio, creo que por parte de Bruno Ramos, y al que solo respondieron Nicolás García, Ricardo Concepción y yo. Fruto de esa aceleración, absorvimos rápidamente a Diego Coronado antes de cruzar el puente del Lago Gamboa, y nos convertimos en un quinteto. Yo tenía claro que la carrera iba a ser por eliminación. Ya se habían descolgado 3 atletas del grupo original, pero por mi parte no iba a hacer ningún esfuerzo mientras el grupeto fuera todavía tan numeroso. 


Después de cruzar el puente del Lago Gamboa en dirección al giro de mitad de carrera en el poblado del mismo nombre, nos encontramos de frente con el puntero de la prueba Agustín Santamaría. La diferencia que nos llevaba al grupo era en esos momentos como de 1 minuto. No se si el verlo tan cerca después de muchos kilómetros despertó la "bestia" interna de Nicolás García, pero de modo sorpresivo lanzó en el puesto de agua del retorno un durísimo cambio de ritmo. Yo en esos momentos iba con mucha atención y concentrado, pegadito a su espalda, y no me apercibí de como respondieron los demás compañeros de fuga. Así pasamos de regreso con mucho cuidado por los frágiles y destartalados tablones de madera del paso peatonal del puente de Gamboa, como se aprecia en la instantánea tomada ya en esos tiempos por Martín Rodríguez (paparazixxx). Solamente cuando volvimos ya a la seguridad del asfalto en la calle de Gamboa, ambos nos giramos y para nuestra sorpresa vimos que el ataque había sido definitivo. No se veía a nadie en nuestra persecución.

Eso animó todavía mas a Nicolás que estaba dispuntando el Campeonato de Corredores del Istmo e impuso un ritmo tremendo que nos llevó a sobrepasar al puntero Agustín Santamaría antes del centro El Renacer. Santamaría no hizo ningún intento por seguirnos y nos quedamos Nicolás y yo mano a mano en cabeza de carrera a falta todavía de unos 9 kilómetros para meta. En esos momentos para mi era claro que los dos teníamos tácticas diametralmente opuestas. Por una parte Nicolás no iba a frenarse en ningún momento y marcaría el ritmo hasta meta buscando meter la mayor diferencia de tiempo a sus rivales en el Campeonato. Yo por el contrario, no tenía ningún objetivo de tiempo, solo de puesto. La marca por el ritmo lento de la ida no iba a ser ya buena, y a esas alturas de la carrera mi único pensamiento era hacerme con la victoria. Así que le dejé a Nicolás todo el peso de la carrera, y fue él quién marcó el ritmo mientras yo iba cómodo pegado a su estela. Según pasaban los kilómetros me apercibí que en las subidas era donde Nico flaqueaba mas en su paso, y yo sin gran esfuerzo me ponía entonces en paralelo con su cuerpo. Los duros entrenamientos en las lomas de Las Cumbres definitivamente estaban haciendo efecto. Decidí seguir con la táctica de no dar una zancada de mas a la espera de la última loma de acceso a meta antes del Parque Summit, y lanzar mi ataque en ese punto. Era un todo o nada, pero si podía sacar unos segundos en la cima estaba convencido de que Nicolás ya no sería capaz de engancharme en la zona de bajada y posterior plano como de 1 kilómetro hasta meta.

La táctica salió a la perfección y el ataque fue inesperado para Nicolás que no pudo seguir mi ritmo. De ahí a meta apreté los dientes y así conseguí mi primera victoria en esta prueba, con un aceptable tiempo después de todo para haber sido tan táctica y especulativa de 1h-16-20. Nicolás por su parte y tras una magnífica carrera llegaba en segunda posición con un registro de 1h-16-54. En meta me comentó que para nada se esperaba mi ataque final, ni que yo tuviera a esas alturas de la prueba reservas, ya que durante toda la carrera me había visto cerrando los diferentes grupos.


A distancia fueron llegando de uno en uno los demás componentes de la fuga inicial, siendo 3º Bruno Ramos con 1h-18-05, 4º Ricardo Concepción con 1h-18-37, 5º Juan Alvarado con 1h-18-48, 6º Diego Coronado con 1h-19-35, 7º Agustín Santamaría con 1h-20-03, 8º Braulio Castañeda con 1h-23-04, y 9º Fernando Barsallo con 1h-23-13. Por su parte Nelson Piedra llegaba en la posición 11º con 1h-30-09, lo que es síntoma de las grandes diferencias que marcamos el grupo de cabeza con relación al resto de corredores.

Si bien ya había ganado competencias de Corredores del Istmo de menor distancia, esta victoria en Summit fue la guinda de un año 2001 muy exitoso en el que logré numerosos primeros puestos en carreras de fondo, mountain bike, duatlones, triatlones, y raids de multiaventura. El 2002 por el contrario fue un año sabático en el que estuve alejado totalmente del deporte. Supe que en la edición de ese año de la Media-maratón de Summit, Nelson Piedra obtuvo por fin su ansiado título en esta prueba con un tiempo de 1h-15-49, mientras que García volvía a estar en la pelea obteniendo finalmente un cuarto lugar. Para el año 2003 retomé otra vez el deporte dentro de mi rutina, volví a correr la Media-maratón de Summit, y de nuevo tuve un bonito duelo en la punta con mi entrañable amigo Nico. Los detalles los dejo para la última entrada de esta trilogía que será mañana.

Os adjunto el diploma de la prueba del 2001 y algunas reseñas de las que salieron en Prensa.

Sed buen@s,

FER


Diploma


La Estrella de Panamá


La Prensa


19 noviembre 2009

Lesionados a Pares

Buenas noches amigos.

Sean mis primeras palabras para mandar un mensaje de apoyo a dos atletas que en diferentes circunstancias se encuentran en el "dique seco". El primero Victor Mojica, el cual en la Media-maratón del Valle sufrió un problema en el tobillo del pie que le dio muchas molestias y dolores, pese a lo cual no arrojó la toalla y logró completar con éxito la prueba. Hoy colgaba en facebook unas fotos de su pie en sesiones de terapia, lo que es señal de que todavía sigue con la fase de recuperación. El segundo Ernesto Durán, que hoy nos sorprendía en su blog con una foto de su brazo en cabestrillo, y la noticia de un desgarro en la clavícula producido jugando flag football. Lesión inoportuna como todas pero que al menos le viene una vez cumplido con creces el objetivo de clasificar para la Maratón de Boston al conseguir un tiempazo de 2h58 hace tres semanas en la de Nueva York. Para los dos mucho ánimo y una pronta y exitosa recuperación. Sabéis que en este blog se os aprecia.


Con referencia a mi entrenamiento, no hubo realmente mucho que destacar. Ni lluvia en el cielo, ni perros en el camino, ni conductores ebrios, ni ganado en rebaño como ayer. Algo de lo que ya casi tampoco me acuerdo es del tema de las serpientes. Los mas fieles lectores recordaréis que hace un par de meses era un día si y otro también que tenía encuentros con ofidios. Ahora echando la memoria en reversa, desde la semana antes de la Maratón del Valle - que de eso hace casi ya un mes - no he vista ninguna serpiente ni viva ni muerta. Creo pudiera ser debido este hecho a la temporada de apareamiento y reproducción, o a la abundancia de lluvias que estamos teniendo últimamente. En cualquier caso no las echo en falta, así que por mi que se queden en sus madrigueras por otros cuantos meses mas.

Después de los 21 km de ayer, hoy me subí de nuevo 1 horita a la base del Cerro El Peñón, que se está convirtiendo en uno de mis circuitos favoritos. A su favor, el hecho de que está bastante tranquilo, no tiene casi circulación, está rodeado de vegetación, es bonito visualmente, tiene partes de grama donde se puede correr por el arcen, está cerca de mi casa, y el terreno aunque es sube-baja pero no tiene excesiva pendiente. Lo que hago es correr en loops y ocasionalmente me meto por el camino que lleva a las Antenas repetidoras de TV para trabajar la fuerza. Hoy hice una subida solamente y en la bajada tomé la foto que encabeza la entrada. Ya veis que la exhuberante vegetación de la jungla hace que uno corra como por debajo de un arco de troncos de árboles y lianas. La verdad que este camino es bien chévere. Muchos lo conocereis de haber pasado por el en una prueba que organizaba RALI de mountain bike, saliendo del Lago de las Cumbres, pasando por Mocambo, y con final en el antiguo cine en Balboa. Yo la hice solo un año y aunque llegué tarde a la salida y tuve que remontar desde el final del pelotón, me metí al final de 4º. Cuando se celebró esa prueba este camino en particular estaba en muchas mejores condiciones de piso. Ahora mismo dudo que nadie sea capaz de subir montado en la bike la mayoría de sus tramos. La única diferencia es que en esa prueba a mitad del camino se tomaba una trocha a mano derecha dirección Mocambo, y yo lo que hago es seguir de frente hasta las propias Antenas. Los amigos del Hash (HHH) me consta que este año también marcaron una carrera en este área, así que mucha gente debe de saber de lo que estoy hablando. No es el Cerro Cariguana del Valle, pero subirlo 2 y 3 veces como yo hago corriendo de seguido tiene su dificultad.

Para terminar y aprovechando que el domingo se corre una nueva edición de la Media-maratón Summit-Gamboa, quería hacer una reseña hoy, mañana y pasado de las 3 ediciones en las que he competido de esta prueba, una de mis favoritas a nivel local. Es un pequeño homenaje y recordatorio de la historia, la cual hay que escribirla para que no se olvide. Me imagino que para algunos serán como las "historietas del abuelo cebolleta", - un personaje de comic -pero para otros que las vivieron de seguro les traerán a sus memorias buenos recuerdos y quizás puedan añadir comentarios y detalles que a mi se me quedaron en el tintero.

La primera vez que corrí esta mítica prueba fue en el 2000, al año siguiente de mi llegada a Panamá. Tengo constancia por el calendario de Corredores del Istmo que en 1999 también se había celebrado, pero desconozco cuantas ediciones mas se corrieron con anterioridad. Quizás el amigo Enrique Vergel de Fondismo, todo un historiador en la materia, pueda dar luz sobre este extremo. De todos modos, pienso es una de las pruebas de fondo de las que se siguen celebrando con mayor tradición, seguramente la Media-maratón con mayor antiguedad, ya que otras que se hicieron algunos años como la de Pedro Miguel o la de Albrook desaparecieron del calendario.

Recuerdo que en el año 2000 había un excelente grupo de corredores de Media-maratón y Maratón en Panamá. Con todos los respetos hacia los atletas actuales mas jóvenes, no se podían comparar con los fondistas de esa época y los registros que hacían. Las competencias eran super duras desde el inicio, no había tregua ni cuartel. Nadie especulaba nada debido al sistema de ranking del Club de Corredores del Istmo. El puntaje de cada corredor no se daba por el puesto obtenido en la misma, sino que lo importante era el tiempo. A menor tiempo mas puntos. Ello provocaba que las carreras no fueran casi nunca tácticas sino a todo trapo desde la salida, al menos por los que estaban disputando el Campeonato al objeto de sacar la mayor ventaja de tiempo en meta. En contra de lo que viene sucediendo los últimos años, y mas a partir de este 2009 con la aparición del circuito paralelo de Panama Runners, el Campeonato de Corredores del Istmo era un título súper disputado y de enorme prestigio, en el que muchos de los mejores corredores del país participaban desde la primera a la última prueba sin faltar ninguna. Ahora esto se ha perdido, y la gente suele preferir hacer solo aquellas carreras que por algún motivo les gusta o atrae mas (muchas veces por el tema premios), ya sean de un circuito o del otro. Creo que muy pocos atletas completarán este año alguno de los 2 circuitos en su totalidad. El tiempo de corrida actualmente no importa tanto y si los puestos obtenidos en la general, o por categorías. Los corredores van mas pendientes del puesto de sus rivales directos por el tema premios que de hacer una buena marca. Los registros son mas lentos y eso se nota comparando las clasificaciones. Los récords de hace años todavía se suelen mantener. Cierto es que ahora corren muchos mas atletas y aficionados que antes, pero hace años el nivel de los punteros era significativamente mucho mayor.

En el año 2000 el circuito nos lo estábamos disputando a "tortazo limpio" un buen grupo de corredores, entre ellos y principalmente Martín Rivas, Marco Coronado, Bruno Ramos, Nicolás García, Nelson Piedra y yo. Cada prueba era un mas de lo mismo, ya que todos estábamos por edad integrados en la categoría abierta en la que no se nos daba un descuento de tiempo por el tema handicap. Estuvimos todo el año super igualados, punto arriba o punto abajo, y nadie aflojaba la guardia. Las carreras seguían siempre el mismo patrón,...Allen Jones gritaba partida y ya nadie paraba hasta meta, sálvese quién pueda ! ! ! Para darle mas sazón al asunto, en esos años estaban en su plenitud muchos de los mejores fondistas de la historia de Panamá, los cuales hacían presencia en algunas de las pruebas para darle mas nivel todavía a los eventos. Entre ellos destacaban excelentes maratonistas como Agustín Morán (2h30), - que ganaba prácticamente todo lo que se le ponía por delante -, Guillermo Ramírez (2h34), Simón Alvarado (2h35), José Santana (2h38), y Abdiel Cianca (2h40), todos los cuales siguen en activo todavía compitiendo con mayor o menor éxito.

Este es un claro ejemplo que confirma mi opinión de que el nivel del atletismo de fondo Panameño, entiéndase de 10.000 para arriba, está ahora mismo en uno de sus momentos mas bajos de los últimos años. Solo hay que echar una mirada a las clasificaciones de las Maratones pasadas para comprobar que son precisamente estos mismos atletas que en el 2000 estaban en su época dorada, los que todavía siguen una década mas tarde, y ya como masters, copando los primeros puestos nacionales, eso si, con registros muy superiores a sus marcas personales.

Volviendo al año 2000, mi única experiencia previa de 21 km en Panamá antes de correr la de Summit se circunscribía a la de Pedro Miguel, celebrada unos meses antes. Allí había ganado Agustín Morán con 1h-14-10 tras un cerrado duelo con Guillermo "Memo" Ramírez. Por mi parte había obtenido un 7º puesto con tiempo de 1h-20-09, no del todo malo visto el perfil del circuito que subía ya de salida en frío la loma de Paraíso, y luego tomaba por la calle de Summit en un ida y vuelta. Al regreso, había que subir de nuevo la loma de Paraíso esta vez por la parte del campo de golf. Supongo que debido a la dureza de la prueba, alguien optó sabiamente por quitarla del calendario.

La Media-maratón de Summit del 2000 se celebró un 3 de septiembre, partiendo de noche a las 6.00 am. Debido al paso del tiempo, no recuerdo donde fue la partida ni la meta. Las dos opciones son desde el cruce que da entrada a la calle de Summit con la calle que atraviesa el Parque Soberanía, o en el propio Parque Summit como se viene haciendo los últimos años. Lo que si recuerdo perfectamente es que en la salida se encontraban todos los que estábamos peleando el Campeonato de ese año y algunos colados, a los que yo todavía no conocía. Entre ellos me mencionaron al chiricano Abdiel Cianca, - ganador de la Candelaria -, y a Ricardo Concepción, ya master y que venía de correr con la selección de Panamá un Campeonato Internacional de campo a través o algo así.

De salida Marco Coronado arrancó como le gustaba hacer, con todo, y enseguida nos quedamos en cabeza un grupo de 4 corredores: el propio Marco, Martín Rivas, el chiricano Cianca, y yo. La prueba fue super rápida, y Marco no aflojaba en ningún momento, ni subiendo ni bajando. Los 4 nos mantuvimos en un grupo cerrado toda la ida mientras por detrás se abrió un hueco considerable. Parecía mas un 10.000 que otra cosa. Pasamos por encima del puente de Gamboa y nos dirigimos hacia el giro de mitad de carrera en el poblado. Ahí tome tiempo que todavía lo tengo apuntado en 36-10. Marco nos había llevado a todos con la lengua fuera. Iniciamos el regreso y tardamos bastante en cruzarnos con los perseguidores que iban de uno en uno a su ritmo: Concepción, Nelson Piedra, Nicolás García, y Bruno Ramos. Superamos la primera loma de regreso después del puente y ahí es cuando Martín Rivas inició sus ataques. Pasado el Centro del Renacer yo fui el que empecé a hacer la goma y perdí primero contacto con el grupo. Ese repecho después del Renacer para mi sigue siendo la clave de esta carrera. Parece suave pero es tendido, tendido, tendido, nunca termina, no afloja y un corredor con fuerza puede sacar mucha ventaja. Continué a mi ritmo pero obviamente perdí el buen paso de competición que llevábamos hasta ese momento el cuarteto. Como en el kilómetro 16 donde hay otra de las lomas y mucha vegetación me sorprendí al encontrar a un lado de la calle parado a Marco Coronado algo así como medio vomitando, o con fuertes malestares. El había estado ganando sin oposición muchas de las carreras anteriores y para mi era el claro favorito. Primera sorpresa ! ! ! Pensé entonces que el chiricano Cianca, - al cual en esos momentos no conocía y luego se ha convertido en un gran amigo - habría ganado la carrera por delante de Rivas. Iba yo tan contento con mi tercer puesto y centrado en mis pensamientos que no me percaté de que por detrás venía con fuerza Ricardo Concepción, el cual me alcanzó en la última loma. El ritmo que había impuesto Marco Coronado en la primera mitad nos pasó factura a todos, y en el retorno subimos considerablemente los registros. La Media-maratón de Summit del año 2000 coronó como Ganador a un muy sonriente Martín Rivas con 1h-15-26, por delante del boqueteño Abdiel Cianca con 1h-15-43. Recuerdo que Rivas estuvo apoyado por sus familiares ese día y estaban tremendamente satisfechos por la victoria. En tercer lugar entró Ricardo Concepción con 1h-16-07, y yo de cuarto con 1h-16-43. Marco Coronado logró recuperarse y finalmente fue 5º con 1h-17-28. Mis otros principales rivales en el Campeonato, Nicolás García, Bruno Ramos, y Nelson Piedra, fueron 7º, 8º, y 11º respectivamente.

Al finalizar el año y después de 17 extenuantes pruebas, incluyendo 2 media-maratones y 1 maratón, logré obtener el 2º puesto del Campeonato de Corredores del Istmo del año 2000, solo adelantado por Guillermo Andrade, un corredor master que aunque no me ganó en ninguna de las 17 pruebas, por el sistema de handicap quedó en la general de primero. De 3º finalmente quedó Nicolás García, y como 4º Nelson Piedra, dos auténticos guerreros del asfalto que al día de hoy todavía siguen sacando candela en los primeros puestos. Del resto, a Bruno Ramos le tengo perdida la pista; a Marco Coronado lo veo de cuando en cuando a buen nivel todavía en algunas carreras, y de Martín Rivas se que ha vuelto este año a los entrenamientos y compite ocasionalmente en algunas competencias en plan mas tranquilo mientras recupera sensaciones.


No dispongo de fotos de esta prueba, pero si guardo un archivo con las clasificaciones y el diploma que os adjunto scaneado como recordatorio de mi primera participación en la Media-maratón de Summit, rebautizada este año como 21 km de Gamboa Fiestas Patrias. Al año siguiente en el 2001 volví a verme las caras con Nicolás García, pero ya esa es otra historia que os contaré mañana.

Saludos,

FER