15 noviembre 2009

Corriendo entre Amigos

Como dice el refrán "al que madruga Dios le ayuda", así que a las 5.00 de la mañana ya estaba levantándome para salir a entrenar con mi amigo Patrick Niau, "el francés".

Nos llegamos hasta el área de Summit, y decidimos estacionarnos en la zona del Jardín Botánico. Allí a pesar de lo temprano de la hora ya había una buena hilera de carros parqueados sin sus ocupantes. Como los carros no tenían sistemas de portar bicicletas, me dije que debían de ser de otros corredores que ya habrían iniciado su entreno.

Salimos con la intención de correr un fondo de 2h 30 minutos, a un ritmo relajado que nos permitiera ir conversando. Esa calle se caracteriza por tener unas 5 subidas que no son muy exigentes, pero como es un ida - vuelta, al final las 5 subidas se convierten en 10 repechos que hay que superar y se hace durillo.


Al poco de comenzar el entreno vimos venir de frente a un par de corredores en sentido contrario. Enseguida identifiqué al que venía marcando el ritmo, bajito y con la cabeza agachada. "Ahí viene el mismísimo Agustín Morán" le dije a Patrick. Morán para los que no sepáis es seguramente el mejor corredor en Panamá de Maratón de todos los tiempos. Ganó la Maratón Internacional de Panamá en 4 ocasiones, y otros cientos de pruebas menores mas. Tengo la fortuna de conocerlo bien, ya que vive cerca de mi casa en Ciudad Bolivar y hemos coincidido entrenando. Adicional él también fue miembro a comienzos de este año de ese "impresionante" equipo master que formamos para el Relevo Oceano-Oceano con muchas de las figuras históricas del fondismo panameño. El atleta que lo acompañaba no recuerdo el nombre pero creo reconocerlo de la Academia de Policía (ACAPOL). Me imagino Morán estaba hoy de turno ya que es Instructor de la ACAPOL cuyas instalaciones están justo a la entrada de la calle a Gamboa.

Seguimos corriendo plácidamente bendecidos por una excelente temperatura. El cielo estaba nublado y gracias a eso se trotaba muy cómodo sin calor. Toda esa calle va paralela al propio Canal de Panamá, así que la humedad es muy alta. Adicional hay muchas áreas naturales protegidas por lo que la vegetación y la fauna es impresionante. El único defecto es que no haya unos policías de tránsito a la entrada indicando que los conductores bajen la velocidad, pues casi todos los carros van peligrosamente rápidos. Yo no se la verdad para que tantas prisas pues quitando el Hotel de Gamboa y poco mas no hay muchos destinos a donde ir.

Como a mitad del camino hacia el poblado de Gamboa superamos a un par de chicas atletas que iban en nuestro mismo sentido. Nos saludamos y nos indicaron que delante iba corriendo otro grupo. "Los dueños de los carros" pensé yo. Mientras tanto el amigo Patrick y el que suscribe íbamos bien chévere, corriendo a ritmo aeróbico, lo que nos permitía ir conversando de todo un poco.

Pasamos el centro penitenciario del Renacer, y justo cuando íbamos ya tomando la última bajada hacia el puente de Gamboa vimos venir a otro grupo de frente. Rápidamente distinguí las barbas del amigo Daniel Alveo, y detrás de él otros corredores. Me crucé la calle para chocarnos las manos, y me encontré con que en el grupo iban también mis amigas "superpoderosas" Bellota Liz Ramírez y Bombón Iris Regalado. Abrazo, besito, y a seguir zapatilleando hacia el Lago. Al fondo de la calle de pronto otro corredor que se viene para encima, y digo,...jajajaja,...a este por el estilo de correr también le conozco, otro amigo del grupo de trail, Julio "Pochi" Calvo,...saludos - sin besito esta vez para no alentar ninguna idea Gay - y a cruzar por encima del puente ferroviario que une el Canal de Panamá con el Lago de Gamboa. El puente en realidad es doble, por un lado circulan los trenes que unen la Ciudad de Panamá con Colón en el lado Caribe, y el otro es para carros y peatones. Debido a su mal estado, los peatones -corredores- deben circular por un carril de 1 metro de ancho sobre tablones de madera viejos que dejan ver el fondo del Lago. Los carros tienen un semáforo a cada lado, y la circulación va siendo alterna en cada sentido pues no cabe mas que un vehículo a la vez. En el propio puente 2 corredores mas en sentido contrario, y el consabido choque de manos con los amigos George Shoemaker y César Guillén. Waoooo, que cantidad de corredores y amigos, que divertido ! ! !

Como queríamos hacer 1h15 en cada sentido, al llegar al poblado de Gamboa seguimos de frente por las instalaciones de la Autoridad del Canal de Panamá pasando al lado de la enorme grúa "TITAN" hasta llegar al Pipeline. Entramos en el Pipeline durante un buen rato hasta que cumplimos 1h10 minutos. En ese punto decidimos retornar para dejar algo mas de margen de tiempo en el regreso. Si la ida nos había llevado 1h10, la vuelta fácilmente podría ser 1h20 porque el terreno es mas pendiente, y el cansancio se podría notar. Patrick a pesar de no estar acostumbrado a meter fondos en los últimos meses, se comportaba bien y no mostraba aparente cansancio. Durante el regreso no vimos ningún corredor pero si bastantes bikers con sus "ruteras". Casi terminando el entreno salió un poco el sol entre las nubes, pero no lo suficiente para ser molesto. Llevamos tantos días sufriendo con la lluvia que ver el sol aunque fuera por un corto tiempo fue una bendición.


En contra de lo previsto el retorno solo nos llevó 5 minutos mas que la ida, por lo que a las 2h25 minutos terminamos el entreno en los estacionamientos del Jardín Botánico Summit. Allí seguían gran parte de los amigos corredores, ya cambiados y echando cuentos. Nos sumamos un poco al relajo y sacamos la correspondiente foto para constancia del blog.


En resumen, un entreno de fondo muy relajado, sin molestias, sin lluvia, y con la compañía de Patrick y la ocasional del resto de amigos que hizo mucho mas amena todavía la "corrida".

La próxima semana estaremos de nuevo en este mismo circuito pero entonces será compitiendo en la Media-maratón de Summit de 21km. Quizás ese día no me sea tan sencillo reconocer a los corredores que se me vengan de frente porque imagino iré con los ojos "vueltos".

Buenas noches,

FER

No hay comentarios :

Publicar un comentario