18 noviembre 2009

Arreando Ganado

Hola mis lectores. Aquí estoy para contaros las venturas y desventuras del día.

En teoría hoy debería haber sido un miércoles tranquilo, de descanso activo a mitad de semana, pero ayer no pude salir como previsto a hacer el fondo que tenía programado de 21 km. ¿Los motivos??? La tarde estaba muy nublada, amenazaba tormenta, y adicional no estaba en uno de mis mejores días. Mi psicología no fue lo suficientemente fuerte para imponerse a los elementos.


Así que lo re-programé para hoy y esta tarde salí temprano como a las 2.00 pm en un intervalo en el que dejó de llover. Sabía que me iba a mojar, pero ya no podía volver a re-programar de nuevo. No se lo que está pasando en estas últimas semanas, pero es que no hay día que no llueva por el área donde vivo en Las Cumbres, ya me está empezando a cabrear el tema.

Algunos conocidos me han dicho que no debería de hacer un 21 km a mitad de semana previo a competir en una Media-maratón el domingo, pero realmente lo necesitaba. Quería echar fuera mucha tensión y cabreos que me estoy cogiendo, y que me están haciendo coger estos últimos días, y la mejor manera era saliendo a correr en solitario en plena naturaleza. No soy el único que rompe las reglas, y ahora en el repaso de los blogs de mis amigos vi que Ricardo Abad se había hecho hoy entrenando 42 km (y sus 195 mts) en 3h15, cuando el domingo tiene competición en la Maratón de Zaragoza buscando bajar de 2h48. Claro, que el es Ricardo Abad y se corrió 150 maratones en 150 días consecutivos, pero no deja de ser algo inusual conforme a los cánones.

Sobre el entrenamiento lo realicé por la paralela de Chilibre, en ese circuito que tengo de 21.4 km, y que en su mayor parte es terreno de camino de tierra y trail. Debido a las lluvias estaba "pesadito" en algunas partes, pero logré mantener el calzado en buenas condiciones.

Como anécdota, quizás por lo inusual de que era bastante temprano para las horas a las que suelo entrenar, me encontré con un rebaño de ganado vacuno pastando en medio del camino. Con anterioridad en alguna ocasión me había cruzado con unas pocas reses, pero esta tarde era un grupo muy compacto como de 50 cabezas. No soy un experto en determinar el sexo de los animales como lo son por ejemplo los "sexadores de pollos", pero por las pintas del ganado me pareció que casi todas debían ser hembras, y había pocos machos. Cuando me vieron venir de lejos fue curioso, porque todas las reses se quedaron al mismo tiempo inmóviles mirando en mi dirección. Estaban justo paradas en medio del camino por donde yo debía de pasar, y parecían desafiantes. En un momento determinado todas se pusieron a correr de golpe, como si fueran un banco de peces, siguiendo un mismo patrón. Si el camino ya estaba en esa zona bastante "vuelto leña" de marcas de pezuñas, se puso peor porque al barro iban mezclando otro ingrediente de color mas oscuro y oloroso. Así que yo iba como en un campo minado intentando esquivar los "plastones", y con cierto temor de que en cualquier momento se giraran y vinieran contra mi. Fui casi corriendo 1 km detrás del rebaño, y como se ve en la foto al ser un área delimitada por vegetación pues no había modo de escape.


Por fin en la zona final de ese praderío se salieron del camino y quedaron agrupados en un círculo, como en pie de guerra. Especialmente temible era uno de los machos, que seguramente debería ser el jefe de la manada. Era mucho mas grande que los demás y de color oscuro. Si agrandáis la foto lo veis en el medio, y no dejó de mirarme desafiante mientras paré a sacarla.

Justo en el medio de traje oscuro, el toro desafiante.

A partir del kilómetro 9 hice un progresivo y terminé bastante cómodo con una media total como de 4.50 por km. Gracias a dios no tengo ninguna molestia muscular, y sorprendentemente tampoco he caído resfriado a pesar de haberme mojado casi todos los días, y de estar rodeado de familiares y amigos enfermos. No se si es que mis defensas están mejor o que, pero antes me resfriaba con mayor frecuencia.

En cuanto al peso que algunos me han comentado estoy muy delgado, hoy estaba en 150 libras y llevo ya como 1 mes que no me muevo mucho arriba ni abajo de esa cifra. Para mi altura creo es un peso ideal y lo mejor es que estoy comiendo muy bien. No me salto ninguna de las 3 comidas principales, y le pongo mucha atención a balancear proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Como ejemplo hoy desayuné una tortilla francesa de 2 huevos con 2 lascas de queso y 2 de jamón york picadas, acompañado por 1 pan pita integral grande, y un vaso de leche descremada como de 330 cc. En el almuerzo comí una buena ensalada de garbanzos con tomate natural, acompañada por aceite de oliva virgen y balsámico. El pan-pita no faltó tampoco. Para cenar, 4 presas de pollo al horno, pan-pita normal (el pan me fascina como buen español), y una ensalada enorme de lechuga y tomate aliñada con su aceite y balsámico. De beber, agua. Adicional, al llegar de correr suelo tomarme una botella de powerade mientras estiro, y un puño (o varios), de algo bien calórico, como esos mix de pasitas con frutos secos, chocolatitos, cramberries, 1 lata de Ensure, unas tricopilias (membrillo), o una pieza de fruta. No paso nada de hambre y me siento super satisfecho. Desde que sigo esta rutina no he vuelto a tener ningún episodio de desfallecimiento o "pájara" que antes me daban a veces a pesar de que en teoría comía mucho mas que ahora. Seguramente ingería mas cantidad de alimentos pero comía peor y sin respetar las horas. Había días que por el trabajo y andar apurado, ni desayunaba ni almorzaba, o poca cosa, así que las cenas eran una brutalidad y el cuerpo andaba obviamente descompensado.

Me voy para la cama a descansar y ver un poco de TV con Lisette. Ella gracias a dios ya está mejor de su bronquitis.

Sed buen@s

FER

1 comentario :

  1. Jajaja. Me ha encantado la anécdota de las vacas. ¡Qué difícil correr por ahí! :)

    ResponderEliminar