03 octubre 2009

Junta de Embarre

Una de las tradiciones mas arraigadas en el interior de la República de Panamá es la Junta de Embarre. En esas oportunidades, los vecinos de un pueblo o área se juntan en un día laboral-festivo para ayudar a construir entre todos una nueva casa a alguna familia. Adicional a trabajar, aprovechan también para comer, beber, y bailar en conjunto. Lo del "embarre" está referido a que el elemento básico de construcción es el barro, el cual se forma de arcilla con agua y es pisado por los vecinos de manera constante como en una especie de piscina, hasta que adquiere la consistencia necesaria para pegarlo a las paredes. Para que lo entiendan en la madre patria, es como si se estuviera pisando uva por vendimiadores.

La cuestión es que hoy me tocaba jornada de CACO. Dormí hasta las 6.00 am y cuando me despertó el reloj la verdad no tenía muchas ganas de salir a entrenar. Poco a poco me fuí alistando y cerca de las 7.00 am ya estaba con el camelback a la espalda en la puerta de casa. El clima estaba de nuevo nublado a esas horas, lo cual me animó. De hidratación llené el depósito de la mochila hasta arriba, como unos 3 litros de agua. Adicional, y como el "bebedizo" salino casero de la semana pasada estaba realmente intragable, lo sustituí por un sobre de suero oral con sabor a naranja que preparé en 1 litro de agua y guardé en un botellín grande. De alimento hoy no llevé gel, y si Tricopilia de guayaba, 8 porciones de 60 calorías cada una. Para darme el gusto, también incluí un sobre de cranberries secas de 100 calorías. Junto con el celular, el dinero, y el propio camelback, yo calculo debía estar por los 5 kilogramos de peso en la espalda.

Corriendo en panama

Empecé a correr sin ningún plan en la mente. No sabía si acortar el CACO respecto de otras semanas, ya que hacer 4 horas como el sábado pasado no se me hacía nada alentador. Tampoco tenía muy claro que ruta tomar, salvo que la primera hora definitivamente sería por la paralela de Chilibre hasta Calzada Larga. Así las cosas, seguí el sistema de 15 minutos de carrera seguida de 5 minutos de caminata rápida. En mis tiempos jóvenes fui marchador, y llegué incluso a ser seleccionado y participar en Campeonatos de España de la especialidad, así que cuando camino rápido, ...significa rápido. Por eso los tiempos no me empeoran tanto de los sets de carrera a los que son de caminata, y las medias por km me salen bastante aceptables.

Debido a las últimas lluvias el camino de tierra estaba "vuelto leña",...todo embarrado,...y batido por las pezuñas de ganado de los potreros cercanos. Fui con la máxima precaución para intentar mantener el calzado en las mejores condiciones dentro de lo posible, ya que correr desde el comienzo del entreno con el chofff, chofff, chofff en los pies no es nada atractivo cuando por delante se tienen unas cuantas horas mas. Creí haber superado lo peor y andaba ya todo ufano muy cerca de tomar la calle de asfalto de Calzada Larga, cuando de pronto y sin previo aviso pisé en un área del camino y de pronto ha hecho chuffffffffffffff,....se me ha quedado todo el pie metido en un barro grisaceo, y la siguiente zancada del otro pie de igual modo ha desaparecido dentro de la tierra. Así me he quedado "anclado" sin poder moverme y con el desequilibrio he tenido que apoyar una de las manos y esta también se ha zambullido en una sustancia mezcla de arcilla, agua, y seguramente excremento del ganado que por allí transita.

Correr con barro

En segundos traté de sacar la pierna que se había sumergido primero en el lodazal, y salió aparentemente sin problemas, pero enseguida me di cuenta que venía sin el zapato. Al sacar el pie el barro se cerró de inmediato, y no sabía donde estaba ni a que profundidad metido. Tuve que pisar con el pie descalzo en todo ese barro, y meter la mano para palpar hasta que he logrado sacarlo. Para resumiros, cuando al final he logrado salir de esa zona, tenía ambos zapatos y calcetines como barnizados de barro aguado gris, parecido a concreto ligero, y ambas manos todas embarradas.

Zapatillas con lodo

Por un momento me puse a maldecir en todos los idiomas,...fueron segundos que no sabía que hacer, si quitarme los calcetines,...si meter los zapatos en un charco para lavarlos,...si regresarme para casa,...fatal ! ! ! Al final, creo que fue una suerte que me pasara este episodio, porque ha sido tal el coraje que me ha dado, que he dicho, "vamos pa lante", me he puesto el zapato con el calcetín chorreando en lodo, me he lavado las manos en una charca inmunda que debía de tener gérmenes por todos los lados, y he seguido con el entreno, no sin antes hacer una reseña fotográfica del suceso. Creo que hoy tuve mi particular "Junta de Embarre".

Calcetin lleno de barro

Lo cierto es que a los 5 minutos ya estaba corriendo de nuevo tan plácidamente por asfalto, obviamente con una sensación en ambos zapatos como de llevarlos rellenos de "mermelada". De ahí en adelante, he seguido con los sets de 15 + 5, hidratando y comiendo regularmente, y al final me ha salido un entreno súper completo de 4 horas 36 minutos, para 45 kilómetros de distancia.

Creo que adicional al fondo físico, estoy ganando muchos enteros en el plano psicológico. Un suceso de este tipo hace solo un par de meses me hubiera hecho regresarme anticipadamente a casa de muy mal humor. Hoy en cambio, fue el incentivo que necesitaba para sacar mi coraje y determinación. Ya terminando el entreno, me llovió como la última media hora y fue una bendición porque el clima se había puesto súper caliente. Pensé incluso para mi riendo, "hoy me vale bestia todo ya,....como me salga una serpiente Boa me hago con su piel un chaleco y unos zapatos",...jajajaja.

Al llegar a la casa si me salió el cansancio, me puse las medias recovery y me regalé una tremenda siesta. Para mañana, y cumplido con el long run del fin de semana, me gustaría correr un par de horitas por grama y terreno plano, metiendo algunas series de velocidad. El grupo de entreno de trail tiene pensado hacer unas subidas al Cerro Ancón desde las 5.00 am, pero ya les dije que no iba en esta vuelta. Necesito dormir y descansar así que saldré a entrenar a media mañana aunque haga mas calor.

Peninsula Solidaria

Referente a Ricardo Abad, terminó la etapa 15 del reto Península Solidaria, entre Valencia y Gandía. Hoy fueron 72 kilómetros y según sus propias expresiones se notó cansado por el fuerte calor reinante. Ya se le ve en las fotos que está cogiendo un colorcillo de cara como si estuviera trabajando en una construcción al aire libre. El compañero que aparece corriendo con él es Fran, un admirador que lo ha acompañado durante algunos kilómetros en la jornada de hoy.

Un saludo a tod@s y mañana será otro día. Que os vaya bien en vuestras competiciones y entrenamientos de Domingo.

FER

1 comentario :

  1. Leí muy entretenido y alimento mi conocimiento, tú entrada *corriendo entre serpientes* Sabia de la existencia de la *coral* y la *falsa coral* pero no había oído nunca hablar de la serpiente *rey* ni de su alto parecido a la coral. De hecho como dices, sus vivos colores son preciosos y muy interesante lo del orden de los colores para distinguirlas, solo espero que Riki no lea nunca esta entrada, pues si no, lo vais a tener que llevar atado para allí.
    Pero tengo que reconocer que si ayer tú entrada me resulto así de interesante, la de hoy *junta de embarre* me ha encantado, la he leído en alto para la family y a la vez visionábamos las imágenes de tu encuentro con el barro. Ja Ja Ja, lo has contado tan bien, que es como si estuviésemos viendo todo el acto desde primera fila (el apoyo de la mano por la perdida de equilibrio, el cierre del lodo al sacar el pie y dejar la zapatilla dentro) tengo dos dudas, de las cuatro horas y media que ha durado el entreno ¿Cuánto tiempo corriste o caminaste en ese estado? Y la segunda duda, nos contaste una vez que te gusta ser tu mismo quien se lave la ropa deportiva y el calzado (incluso nos diste un curso de cómo limpiar y tender deportivas) esta vez, ¿también lo harás tú, o se lo encomendaras de tarea a la chica?
    Me alegro por la *boa* que no se cruzo ayer en tú camino.
    Ayer cuando en plena carrera pude hablar con Riki, estuvimos comentando lo de tu solidaridad con el, ya sabes, lo de que después de más de seis meses, tú también padecieses tu molesta *ampolla*
    Bueno amigo, que todo te siga tan bien y que espero seguir disfrutando de tus entradas, (monos aulladores, serpientes, lodazales) Ja Ja Ja, espero que no haya caimanes. Eso si, es lo que tiene vivir en una zona tan privilegiada, lo mismo un día de entreno entablas amistad con el mismísimo *Tarzán Sudamericano*

    Un abrazo para ti y para los amigos del blog.

    Kñi.

    ResponderEliminar