24 octubre 2009

Estoy de vuelta

Si habéis sido seguidores a través del blog de mi plan de preparación para la Maratón del Valle, sabéis que los sábados de los últimos meses los he dedicado a meter mis mayores fondos, incluyendo jornadas intensivas de CACO (Caminar-Correr) durante largas horas.


Hubo días en que me encontré mejor y otros en los que casi llegué arrastrándome a casa. Había veces que tumbado en la cama después de ducharme, con las medias recovery puestas, me cuestionaba a mi mismo si todo ese esfuerzo valía para algo o solo era una manera acelerada de desgastar mi cuerpo y de llevarlo al límite.

A mediados de este año estuve a punto de abandonarlo todo. La repentina muerte de mi padre en España me dejó en un estado de total desconcierto y dolor. Mi fuerza de voluntad era incapaz de imponerse, y siempre tomaba por el camino de abonarme a lo más fácil. Fueron unos meses en los que no era capaz de concentrarme, nada parecía tener sentido, y por mucho que buscaba dentro de mi no me reconocía. Mi esposa me recomendó incluso acudir a algún grupo de apoyo o recibir ayuda psicológica.

Recién ayer publicaba un escrito en el blog sobre aquel día ya hace mas de 20 años en los que de manera sorpresiva completé mi primera Maratón y como ese hecho me marcó para el futuro. Siguiendo un paralelismo, la Maratón del Valle ha supuesto para mi volver a tomar un compromiso con el deporte, con la vida, y con mi padre. Por primera vez en muchos meses he vuelto a ser la persona constante y determinada que siempre me había caracterizado. He vuelto a sacar el carácter, las ganas de superarme, de luchar, de sufrir y de triunfar.

Han sido muchas solitarias subidas a las Antenas de TV trabajando la fuerza; muchas vueltas a mi circuito del Lago que de solo pensarlo me mareo; muchos entrenos de 21 km a ritmos altos cercanos a los de competición. Han sido en definitiva muchos días en los que me he tirado a la carretera o a los trails, con sol o con lluvia, con frío o con calor, casi siempre en solitario con un único y claro objetivo: volver a sentirme persona y atleta.

Hoy a falta de una semana para mi mayor compromiso de la temporada, la Maratón del Valle, quise probarme y hacer el último test en trail sobre una distancia de media-maratón. Me ha costado unos cuantos meses descifrar el enigma pero hoy por fin tuve la respuesta que andaba buscando: Papá..., estoy de vuelta! ! !

3 comentarios :

  1. muy buen pensamiento Fer...se nota que estas listo para el Valle!!!
    que toda la fuerza mental te acompane.

    ResponderEliminar
  2. buen pensamiento...se nota que estas listo...que la fuerza mental te acompane y suerte!

    ResponderEliminar
  3. Mi primer recuerdo del atletismo se remonta al año 72-73. Corríamos un cross en el pinar, Santi y yo. Papá nos animaba corriendo a nuestro lado, cargado con nuestros chandals y abrigos. Esa imagen se repitió, decenas, centenares de veces. Jamás nos riñó porque corriésemos poco o quedásemos mal clasificados. El próximo domingo, cuando te sientas morir en medio de la maratón, si miras al cielo, sabrás, como yo ya lo sé cada vez que corro, que papa sigue corriendo a nuestro lado. Un beso.
    Tu hermano Carlos

    ResponderEliminar