15 septiembre 2009

Viviendo deprisa en Quincena

Hoy fue uno de esos días en los que no tuve casi un minuto de tranquilidad. Desde temprano tenía compromisos, y así me la pasé en corredera de un punto a otro de la Ciudad. No se si es mi impresión personal, pero el trasladarse en carro por la zona centro cada vez se convierte en una tarea mas complicada y tediosa. Recuerdo que hace unos años se diferenciaban claramente las horas pico de salida y entrada de las oficinas, pero durante el resto de la jornada el tráfico estaba mas o menos tranquilo. Actualmente, eso de las horas pico ha desaparecido y desde temprano las calles ya se saturan de carros particulares, y sobre todo de taxis y buses a cual mas ruidoso e imprudente. La cortesía en el manejo no existe, y cada vez que uno llega a su destino y se baja del carro suspira, ya que en vez de un simple traslado como debería de ser, es como si hubiera salido indemne de correr las 500 millas de Indianápolis. Este caos circulatorio habitual, ya se convierte en algo desmedido cada quincena de pago, es como si todo el mundo fuera acelerado por cobrar su cheque y hacer compras o pagar deudas.

La cuestión es que hasta por la Presidencia estuve hoy, nunca había estado en el propio Palacio y me gustaron mucho las tres garzas que estaban en la puerta de entrada tan tranquilas al lado de forzudos miembros del SPI. Pensaba que eran blancas, pero dos de ellas eran de un gris plateado espectacular. Hubiera sacado una foto para el blog, pero no creo que los de seguridad me lo hubieran permitido,...lo único que me faltaba es acabar en la "Joyita".

Entrenamiento atletismo

Con toda esa corredera, y el tremendo tranque que había para salir de la Ciudad, llegué a la casa mirando el reloj y a la carrera. En 5 minutos me cambié como si fuera la transición de un triatlón, y salí a entrenar ya cerca de las 5.00 pm, con la certeza de que la noche se me iba a venir encima terminando la sesión. Después del día de descanso de ayer, me encontré muy relajado, y a partir de los primeros 15 minutos ya cogí el ritmo e hice un entreno muy cómodo. Al final me salieron algo mas de 21km por los caminos del área de Ciudad Bolivar y Calzada Larga, a una media algo por debajo de 5m/km.

A diferencia de otros días, las huellas de ganado estaban secas, con lo cual se hacía en ocasiones complicado mantener la verticalidad. Cuando pisas el barro ya seco se resquebraja y se pierde continuamente tracción. La única molestia que noté fue como una pequeña distensión en el empeine de un pie, y creo fue debido al trail del Pipeline del Domingo ya que en un momento el apoyo me falló y noté que se rotó el pie sin llegar a ser un esguince. Me he puesto hielo y ahora vendrá el turno de las medias de recuperación.

Por otra parte hoy hablé por teléfono con Fernando Blanco, que acababa de regresar de la media Maratón de Medellín en Colombia en la que hizo 1h 18, y eso que dice que no se encontró bien hasta pasado el ecuador de la prueba. Ahora le toca seguir con la preparación del Maratón de Chicago, y luego irá también a los 42km del Valle para cerrar un año muy exitoso.

Recibí también varios correos de felicitación por el blog, de Alvaro de Salamanca, de Simón Alvarado, de Climido Rivero, de Luigi López y de Iris Regalado, la cual ya se apuntó en el día de hoy a los 42 km del Valle. Gracias a todos por seguir mis entradas, saber que estáis ahí apoyando me da mucho ánimo.

Espero el día de mañana sea un poco mas relajado y encontrar tiempo para hacer las cosas con mas calma. 

Buenas noches compañeros ! ! !

FER

No hay comentarios :

Publicar un comentario