29 agosto 2009

Trabajando la Fuerza

Aprovechando que era sábado he dormido un poco mas de lo habitual, y algo antes de las 7 am me he tirado de la cama. El día amaneció nublado pero sin lluvia, aunque con una gran humedad. Me "disfracé" de corredor y salí de una vez en subida, ya que vivo justo en una carretera en pendiente, por lo que siempre es salir en ascenso o en descenso. Hoy me tocaba trabajo de fuerza, así que a tirar para arriba por unos 3 km seguidos, al comienzo calle de cemento, y luego ya bastante descarnada con piedra suelta subiendo con una buena pendiente al Peñón, hasta a los 4x4 les cuesta agarrar tracción. Es la típica senda que solo utilizan los 4x4 que suben a una estación repetidora de Tv, radio y telefonía, así que está totalmente aislada. Uno corre en medio de la naturaleza, y las palmeras y demás vegetaciones tropicales cubren por encima la propia senda. Muchas veces no se ve el cielo, solo se escuchan ruidos de animales, especialmente pájaros, y es muy frecuente encontrar fauna salvaje, como ñeques, perezosos, monos aulladores, tucanes, iguanas, tarántulas, escorpiones, y sobre todo culebras. Con las culebras hay que tener especial cuidado, pues abundan varias razas venenosas como la X (equis) coloquialmente llamadas 30 minutos (ya os imaginareis el motivo,...ese es el tiempo que te queda después de que te muerdan), y las corales (que tienen anillos rojos, amarillos y negros). Hoy precisamente vi una coral chiquita atropellada nada mas salir de casa.

Correr en trail

Si tuviera que definir a Panamá diría que es un "País de contrastes", con una gran pluralidad y variedad de razas, nacionalidades, clases sociales, paisajes, climas, etc. Tan pronto te encuentras con un área super poblada y totalmente intervenida, llena de casas hechas de bloques (ladrillos de cemento), precarios tejados de hojas de zinc, y rodeada de basura y desperdicios de todo tipo,....como a los 5 minutos de allí te encuentras inmerso en medio del bosque tropical húmedo alejado de todo y como un auténtico explorador machete en mano, sin visos de civilización por ningún lado. Para mi es una suerte vivir en el área de Las Cumbres, una zona que todavía se mantiene relativamente poco intervenida a unos 25 km de la Ciudad de Panamá, que como todas las grandes ciudades cada vez está mas deshumanizada, poblada, y llena de tráfico.

Durante el entreno de hoy, había muchas zonas de arcilla roja resbalosas, y gran cantidad de barro, pero gracias a las polainas logré mantener mis SAUCONY Cohesion bastante secas y en buen estado. No son un modelo para campo pero se comportan admirablemente bien mientras mi patrocinador me suministra las de trail. En algunos sectores la senda se estrecha totalmente, queda cubierta por vegetación, y casi uno no sabe por donde seguirla. Varias veces he tenido que regresar sobre mis pasos porque las sendas llegaban a puntos sin salida. Las polainas también ayudan a no cortarte con las ramas y plantas que vas separando según corres, aunque varias veces me he golpeado con ramas en la cara y los brazos especialmente. En determinados momentos, el bosque y la exhuberante vegetación desaparecen, y uno puede ver desde las zonas mas altas kilómetros y kilómetros de paisaje todo alrededor, unas vistas impresionantes, lástima que la cámara no pueda captar ni un 10% de esos magníficos paisajes. En algunos de los tramos ya el cansancio acumulado me ha hecho subir caminando, casi apoyando las manos en las rodillas, ha sido un buen trabajo de fuerza y resistencia.

Esta tarde marcho con algunos amigos de Panama Runners y Pura Voluntad al poblado del Valle de Antón, que está en la Provincia de Coclé, ya que mañana desde temprano vamos a recorrer el circuito donde organizaremos para el 1 de noviembre de este año la 1a. Maratón de Montaña que se va a correr en Panamá. Es una zona de origen volcánico, muy bonita y llena de vegetación. Llegan bastante turistas ya que entre sus atractivos tiene unos árboles cuyo tronco es cuadrado, no es broma, parece que los hubieran hecho con unos moldes, adicional a las "ranas doradas", una especie que casi se extingue y que son muy pequeñitas, de un amarillo muy vivo, y con una textura que parecieran de plástico, como esas con las que juegan los niños. Espero sacar fotos y contaros algunas anécdotas del trip.

No hay comentarios :

Publicar un comentario